El litio sube de precio debido a la demanda de automoción

El litio es el protagonista en la composición de baterías para coches híbridos y eléctricos, ya que ofrece muy buena relación de energía por unidad de masa. Debido al aumento de la demanda, el precio está subiendo, pero no para siempre.

Salar de Uyuni (Bolivia) - Fotografía: Danielle Pereira (Flickr) CC BY

Poco a poco los coches eléctricos e híbridos enchufables están empezando a venderse en grandes números, y un elemento fundamental para su fabricación es el litio, que se encuentra en sus baterías. A mayor capacidad de baterías, más litio hace falta. Su cotización está subiendo.

A día de hoy cuatro empresas se disputan el 85% del mercado mundial del litio, y son SQM (Chile), FMC (EEUU), Abermale (EEUU) y Talison (Australia). El precio depende prácticamente de ellos, y la cotización del litio ha aumentado en algunos mercados un 200% en espacio de pocos meses.

La consultora IHS Chemical cifra en un tercio la cantidad de litio que se destina a la producción de baterías. Aunque la electrónica es reponsable en enorme medida de ello, bien es cierto que el consumo de litio asociado a la tecnología crece poco, pero el de coches a baterías sube un 25% anualmente.

Volkswagen y Audi apuestan fuertemente por los coches enchufables, el proceso se ha acelerado a consecuencia del Dieselgate

Para un horizonte de 2025 las matriculaciones de coches a baterías alcanzarán el 40% según previsiones de AlixPartners. Una previsión más modesta -y es muy optimista- es la del Grupo VAG de vender un 25% de coches a baterías para esas fechas. Mucho menos optimista es la previsión de la propia OPEP.

Se investiga en baterías que no usen litio, pero les queda aún mucho desarrollo

El litio necesario para todos esos coches se cifrará en cientos de miles de toneladas al año, pero tranquilos, hay litio de sobra. Solamente Bolivia tiene unas reservas de 40 millones de toneladas según US Geological Survey, y eso da para producir coches a baterías durante décadas.

Dentro de Sudamérica hay tres países que contienen litio en enormes cantidades: Bolivia, Chile y Argentina. Comparten una zona geográfica conocida como "el triángulo del litio" y allí están las mayores reservas de este mineral del planeta. Por lo tanto, la cantidad que se pueda producir no será un problema. Es más, el negocio del litio traerá riqueza a esos países.

Gigafactoría de Tesla en Reno, Nevada (EEUU)

Por otro lado hay que tener en cuenta que las baterías de automoción, una vez que cumplen su ciclo de vida para dicho propósito, se pueden reutilizar para otros usos, como acumuladores domésticos, y en última instancia ser recicladas. Más del 90% de los componentes pueden volver a usarse, y eso incluye al litio.

La consultora IHS Chemical cree que si esos tres países latinoamericanos empiezan a mover su industria de extracción y producción del litio, habrá suficiente cantidad en el mercado como para que los precios sean estables. Otra cosa sería que formen un cártel e impongan su precio, como ya hace la OPEP con el petróleo.

En definitiva, el aumento de precios que está experimentando el litio es más un fenómeno temporal que una tendencia a largo plazo que siga manteniendo a los coches eléctricos lejos del bolsillo de la gente corriente. Además, el reciclaje también irá aportando litio al mercado según se vayan reciclando baterías al final de su vida útil.

Prototipo de Nissan Leaf con el doble de capacidad de la normal, 48 kWh. Más capacidad implica más peso, más volumen ocupado, y obviamente, más precio

A corto plazo, Tesla será el mayor productor de baterías para automoción, más de medio millón anual de unidades. Harán falta ingentes cantidades de litio, pero en la industria cuando uno hace compras a lo bestia consigue mejor precio al bajar el coste marginal de las materias primas. Volkswagen planea también una gran fábrica, pero no estará lista en 2018.

La gigafactoría de Tesla ya está en servicio e irá aumentando el ritmo de producción para atender la demanda del Tesla Model 3, así como las baterías domésticas Powerwall. Cuando las primeras generaciones de coches eléctricos empiecen a terminar sus vidas útiles, sus baterías seguirán trabajando en usos diferentes.

En automoción las baterías se pueden usar de forma aceptable con un 80% de su capacidad. Eso implica que las baterías de un Leaf pasarán a tener de 24 kWh a 19,2 kWh. Sigue siendo energía suficiente para alimentar un chalé durante más de cuatro horas. Conclusión, no hay de qué preocuparse a medio y largo plazo.

Tasa tu coche. ¡¡Gratis y sin compromiso!!

El redactor te recomienda

Noticias relacionadas

Más leídas
Más comentadas

¿Qué te parece el nuevo diseño?

Tú opinión nos importa.

Un pequeño formulario con nombre opcional, e-mail opcional y el comentario.

×