¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
    Autobild.es

    Mónaco y la lluvia coronan a Hamilton y dejan sin puntos a Fernando Alonso

    14

    Lewis Hamilton (McLaren) se adjudicó el accidentado Gran Premio de Mónaco, que debió finalizar a las dos horas de su comienzo sin que se hubieran completado las 80 vueltas de su circuito, por delante de Robert Kubica (BMW Sauber) y Felipe Massa (Ferrari), mientras que Kimi Räikkönen (Ferrari) cedió el liderato del Mundial de Fórmula 1, en beneficio de Hamilton, tras finalizar noveno.

    Fernando Alonso fue uno de los principales perjudicados de la ausencia de lluvia en el segundo tramo y debió conformarse con la décima posición, después de perder el alerón delantero de su R28 y de que el coche de seguridad hiciera presencia por dos veces.

    Y es que la carrera no pudo ser más accidentada debido al diluvio que cayó al inicio sobre el Principado. Una lluvia que condicionó sobremanera el Gran Premio y que lo convirtió en un sinfín de salidas, choques y entradas a boxes, lo que contribuyó a la máxima incertidumbre y espectáculo.

    Con Kovalainen clavado en la salida de calentamiento, el piloto asturiano ganó una nueva posición ante Nico Rosberg en la salida, lo que ya desde el comienzo le situó quinto por detrás de Robert Kubica. La conducción del BMW realentizaba el R28 en su intento de dar caza a Massa, Hamilton y Raikkonen, tres primeros clasificados, pero el agua trajo la locura y convirtió en papel mojado la estrategia previa: Button se tocaba con Heidfeld y Rosberg perdía el alerón tras un roce con Alonso, mientras Glock les acompañaba a 'boxes' tras hacer un trompo.

    Por delante, el buen comienzo de Hamilton se truncaba con el reventón de una rueda en la vuelta 6 y Alonso, después de tocar contra las protecciones, corría la misma suerte que su ex compañero. Ambos pilotos, sin embargo, se vieron favorecidos por la primera entrada del 'safety car' en pista, después de que Sebastien Bourdais (Toro Rosso) embistiera el Red Bull de David Coulthard.

    Alonso pierde su alerón delantero

    Con la carrera reagrupada, Alonso partía en séptima posición y con neumáticos de lluvia extrema, mientras que buena parte de sus adversarios optaban por lluvia convencional. El español aprovechó esta circunstancia para pasar a Mark Webber (Red Bull) y acechar con agresividad hasta que pagó su temeridad al tocar el BMW de Nick Heidfeld y el monoplaza de Webber rompía el alerón delantero de su R28.

    Alonso regresaba a la pista en penúltima posición, sólo por delante de Rosberg, al tiempo que Massa se pasaba de frenada y cedía ante Kubica. El asfalto comenzaba a secarse y los tiempos de la mayoría de pilotos comenzaba a mejorar después de un accidentado inicio que situó a Webber y Adrian Sutil (Force India), contra todo pronóstico, cuarto y quinto respectivamente.

    Las cosas volvían a su sitio en la lucha por el triunfo, que se decidiría entre Hamilton y Massa toda vez que Raikkonen, obligado a pasar por boxes por no tener las ruedas encajadas tres minutos antes de la salida y que completó una horrible carrera, conducía fuera de la disputa por el primer cajón.

    Ya con neumáticos de seco, Alonso comenzó a rodar entre los mejores tiempos del circuito mientras que los Ferrari, tras su paso por boxes, caían a la tercera y cuarta plaza en favor de Kubica.

    El 'Safety Car' reagrupa de nuevo la carrera

    El coche de seguridad regresó tras el accidente de Rosberg, fuera de carrera, lo que anulaba cualquier ventaja y reabría de nuevo el Gran Premio de Mónaco. Pero los accidentes no acabaron ahí ya que, a la primera salida del túnel tras la reanudación, Raikkonen perdía el control de su monoplaza y sacaba de la carrera a Sutil, que hasta entonces realizaba su mejor carrera como piloto de Fórmula 1.

    Hamilton salía lanzado en la reanudación para asegurar su triunfo en Mónaco, con Kubica segundo y Massa tercero, en un Gran Premio que finalizó a las dos horas de su comienzo sin que se hubieran completado las 80 vueltas del circuito.

    FERNANDO ALONSO

    Una carrera complicada para Fernando. La esperanza de la lluvia fue en vano, porque no trajo buena suerte a Fernando Alonso. Antes de la carrera, el aguacero dejó la pista completamente mojada, y el GP de Mónaco comenzó de esa manera. Todos con ruedas intermedias y con la incógnita de saber como sería conducir en esas condiciones sin control de tracción. Entre ellos, por supuesto, estaba Fernando.

    En la salida ganó dos posiciones. Una por el retraso de Kovalainen y otra adelantando a Rosberg en la misma salida. Era quinto. Pero el agua en pista era mucha, y en la vuelta 7, Fernando se salió de pista contra las defensas en la subida del Casino, y destruyó su rueda trasera derecha, teniendo que parar en boxes. Allí puso ruedas de agua, era mas veloz que los que tenía delante, pero no podía adelantar. Así fue que cuando intentó por enésima vez superar a Heidfeld, se tocó con el BMW del alemán y rompió el morro de su coche, debiendo visitar otra vez los boxes. Allí cargó gasolina y partió hacia una carrera en la que solo un milagro podía salvarle.

    Al final, la lluvia no llegó otra vez. Amenazó, pero Alonso la necesitaba para recuperar y poder exprimir a fondo sus neumáticos de lluvia. Por eso, se mantuvo con ellos hasta que cuando paró por segunda vez, cambió a los de seco, por más que la pista aún estuviese húmeda. Aguantó unas vueltas difíciles, pero luego esa elección se demostró correcta. Sin embargo, ya era tarde. El terreno perdido con las ruedas de lluvia mientras la pista se iba secando había sido mucho. Recuperar era imposible. Todo había salido mal. Había apostado y había perdido. Así lo contaba después de la carrera.

    “Cuando llueve todo puede pasar. Al principio todo pintaba bien, con Kovalainen retrasado y pasando a Rosberg en la salida, la cosa parecía que iba bien, pero llegué a la curva del Casino, y tuve aquaplaning, se me fue el coche, y me apoyé contra el guardaraíl. En esa misma vuelta salió el coche de seguridad, y cuando entré en boxes pensamos que era mejor poner los neumáticos de lluvia, porque el aquaplaning era mucho. Pero a partir de allí no cayó ni una gota, por lo que la pista se fue secando y todos empezamos a perder demasiado tiempo. Luego, con la desesperación, siendo más rápido, intenté pasar a Heidfeld en un sitio en donde no se puede pasar, ya que en Mónaco no hay sitios en donde poder adelantar, así que fue culpa mía. A partir de allí nada, a esperar un milagro”

    “Al inicio traté de mantenerme detrás de Kubica todo lo cerca que pude. Ellos iban a una estrategia de dos paradas y yo a una, así que si seguía allí, tenía posibilidades de adelantarles mas adelante. Pero luego Kubica se me fue alejando, y mas tarde tuve el toque contra las defensas y lo que contaba antes”

    “Cuando pusimos los neumáticos de lluvia pensábamos que iba a llover, pero eso no sucedió. Eso sí, si llegaba a llover, y alguien hacía aquaplaning en algún sitio, o si había un coche de seguridad en ese momento, me iba a encontrar tercero o cuarto, porque ya habíamos echado gasolina hasta el final. Son pequeños detalles los que ayudan o no, pero hay ocasiones, como la de hoy, en las que todo no te viene de cara”

    “Este año es así, está viniendo todo un poco complicado. Lo que tenemos que hacer ahora es hace buenas carreras, coger la mayor cantidad de puntos posibles y en carreras como la de hoy, donde las cosas no alen, puedes decir que no pasa nada, porque no luchamos por el campeonato. Ha sido un peor día para otros pilotos que sí están luchando por él, como Kimi, por ejemplo”.

    Fuente: Europa press / FernandoAlonso.com

    Mónaco y la lluvia coronan a Hamilton y dejan sin puntos a Fernando Alonso
    Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto