¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    La tecnología de la F1, al servicio de los hospitales

    La Fórmula 1 cuenta con numerosas tecnologías muy útiles para la medicina.

    Un dispositivo pionero para ayudar a los médicos y enfermeras a comunicarse claramente mientras usan equipo de protección personal (PPE) ha sido desarrollado y probado con éxito por académicos de Leicester en colaboración con ingenieros de Alpine F1.

    Los equipos de protección personal (EPI o EPP) cubren al personal médico que trata a los pacientes con COVID-19 y otras enfermedades infecciosas de pies a cabeza, lo que implica que tengan que gritar regularmente para ser escuchados. Esto no sólo es agotador, sino que puede causar errores de mala comunicación que podrían dañar a los pacientes.

    Tim Coats, profesor de medicina de emergencia y decano asociado de ciencia de datos clínicos en la Universidad de Leicester, así como consultor en medicina de emergencia en los hospitales de Leicester, ha creado MedicCom en colaboración con el grupo sin ánimo de lucro Project Pitlane.

    El diseño prototipo de MedicCom, respaldado por KTN y financiado por UK Research and Innovation (UKRI) e Innovate UK, utiliza un micrófono de garganta para captar y amplificar el sonido, lo que permite a los pacientes escuchar mejor al personal médico que los atiende.

    La misma función también permite que los médicos y las enfermeras se escuchen entre sí con mucha más claridad, mientras que una conexión Bluetooth se conecta a un teléfono móvil, lo que permite que el médico o la enfermera mantengan una conversación telefónica clara con los familiares del paciente.

    Un ejemplo más de la tecnología presente en la F1

    El profesor Coats afirma que «la buena comunicación tiene un efecto profundamente positivo en la atención al paciente y es por eso que comenzamos a trabajar en una solución. Trabajar con los ingenieros de F1 ha sido brillante. Hemos podido utilizar su experiencia en ingeniería eléctrica avanzada y sus instalaciones para la creación rápida de prototipos para producir en seis meses un dispositivo que normalmente llevaría años».

    Los dispositivos prototipo han sido evaluados positivamente por médicos de los hospitales de Leicester y por el Centro de Evaluación de Tecnología de Dispositivos Médicos en Birmingham. El equipo creador del diseño ahora está buscando fondos adicionales para implementar los dispositivos en todo el Sistema Nacional de Salud Británico (NHS).

    El dispositivo pasó del diseño al prototipo completamente funcional en seis meses gracias a las metodologías empleadas habitualmente en la industria de la F1. También se pudo reducir significativamente el tamaño del dispositivo gracias a una batería más compacta y componentes de placa de circuito livianos, además de un altavoz más pequeño y un mecanismo de sellado. Posteriormente, se produjeron nueve prototipos utilizando máquinas de prototipado rápido en la sede de Alpine F1 en Enstone, Oxfordshire.

    El Proyecto Pitlane, que une a los competidores en pista y al personal de la F1 y el automovilismo, se creó en marzo de 2020 para responder a la llamada del gobierno del Reino Unido para colaborar y producir suministros esenciales en la lucha contra el COVID-19. Se basa en la experiencia y la buena voluntad de toda la industria para ayudar a múltiples organizaciones con desafíos de ingeniería y entregar un producto o servicio final para el bien común.

    El asesor estratégico del equipo Alpine F1, Bob Bell, el exdirector de electrónica de Alpine, Jason Rees, y Andy Damerum de Red Bull Advanced Technologies, trabajaron en estrecha colaboración con el profesor Coats para comprender las necesidades de la profesión médica.

    Bob Bell aportó su experiencia al sistema a través del Proyecto Pitlane. «El Proyecto Pitlane ha continuado el trabajo que comenzó durante el desafío del respirador, esta vez ayudando a la Universidad de Leicester a desarrollar un nuevo dispositivo de comunicaciones médicas para ayudar a los médicos del NHS a usar PPE. Ha sido un placer trabajar tanto con la Universidad como con Innovate UK, y esperamos que conduzca a más colaboraciones fructíferas».

    Además del prototipo MedicCom, los ingenieros de F1 también han trabajado en el respirador de respuesta rápida BlueSky, mientras que Project Pitlane también cuenta con la experiencia necesaria para afrontar desafíos en torno a la gestión de programas, análisis (ciencia de materiales, optimización del rendimiento, análisis de datos), diseño e ingeniería de software y fabricación de prototipos.

    Fuente: Alpine F1 Team / Fotos: Alpine F1 Team