¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
Autobild.es

Biocombustibles de segunda generación prometen innumerables beneficios

1

La importancia de encontrar un combustible alternativo a los ya conocidos es hoy una necesidad incuestionable, por lo que Estados Unidos se ha puesto en marcha de lo que es un plan con visión de futuro. Al parecer el presidente Obama esta empecinado en mejorar el país.

Sin duda que más allá del tema de la crisis económica mundial, todo el mundo desde siempre ha intentado ahorrar la mayor cantidad de dinero en los gastos diarios, la compra de bienes raíces, arriendo, y así también en la adquisición y uso de un determinado vehículo que sea de su agrado, por ello es clásico el pensar que cada usuario antes de escoger su próximo coche pregunta cuál es el rendimiento del vehículo y qué consumo tiene en ciudad y carretera. De la problemática anteriormente señalada surgieron coches económicos y también normativas que regulaban las emisiones contaminantes de los coches que circulan actualmente, con esto llego a la mente de muchos la idea de los Biocombustibles, los cuales tienen más sorpresas de las que cualquier persona puede imaginarse.

Si se hiciera una encuesta en la que la pregunta principal fuera ¿crees que los biocombustibles son el futuro en el parque automotriz mundial? Seguramente la respuesta sería unánime, pues todos piensan que efectivamente el biocombustible en sentido genérico es mejor que la gasolina que deriva del petróleo, mas lo complicado está en que esto no podría estar más lejos de la verdad, para ello bastará con analizar el efecto que provoca el conocido Etanol, biocombustible utilizado en diversas partes del mundo, en Brasil proveniente de la caña de azúcar, de la remolacha en Europa y del maíz en Estados Unidos. Según los estudios realizados al respecto, se asegura que el Etanol es tan dañino o más que la gasolina convencional, ello pues se comprobó que los cultivos a base de biocombustibles ayudan al aumento del calentamiento global, así mismo es sabido que las selvas del sudeste asiático sufren debido a los llamados biocarburantes. Conforme los expertos, el etanol es el peor de los biocarburantes.

Con todo ¿siguen siendo buena opción los biocombustibles? Por supuesto que sí, sin embargo hay que aclarar que para ello se necesitan nuevos biocombustibles, precisamente los que llamamos de segunda generación. La idea es entender que el Etanol no es propiamente el peor de los biocombustibles conocidos, pues si adoptamos una nueva forma de generar este biocombustible, como por ejemplo con subproductos de la cerveza o por gusanos de mar, obtendremos lo que se conoce hoy como Etanol Celulósico o "Celluline", lo cual constituye precisamente un biocombustible de segunda generación.

La mencionada Celluline o Etanol Celulósico es el biocarburante de segunda generación más conocido hoy en día, su nombre precisamente proviene del origen del biocombustible en cuestión, y es que se fabrica a partir de la lignocelulosa, ésta a su vez está compuesta por lignina y celulosa. La Lignina es la madera, corresponde a un péptido que se encuentra presente en paredes celulares de organismos propios del reino "plantae", así como también de las "Dinophytas" del reino Alveolates. Finalmente la lignina se forma a su vez por la extracción irreversible del agua presente en los azúcares, cuestión que más tarde será requerida para la creación del Etanol Celulósico.

Noticias relacionadas

Biocombustibles de segunda generación prometen innumerables beneficios
Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto