¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    Diseñado por Jason CastriotaEl Saab 9-3 que pudo ser y no fue

    El Saab 9-3 que pudo ser y no fue
    6
    Francisco López
    Francisco López

    Con Saab ya durmiendo el sueño de los justos tras su desaparición, el que iba a ser el nuevo Saab 9-3 se quedó a las puertas de nacer. Diseñado por Jason Castriota, estas imágenes nos enseñan el que podría haber sido el Saab 9-3 2013, el primer modelo de la marca sueca después de su separación de General Motors.

    La desaparición de Saab no fue por esperada menos dolorosa. Después de ser vendida por General Motors parecía que podía haber un resquicio de vida más allá del gigante norteamericano, pero los problemas de solvencia llevaron al traste los planes de resurrección de la marca. Y buena parte de las posibilidades de éxito pasaban por este nuevo modelo, el Saab 9-3 2013.

    Diseñado partiendo completamente de cero por Jason Castriota, el por entonces nuevo diseñador jefe de la marca, se apartaba del clásico formato berlina para adoptar una nueva carrocería de cinco puertas. De tradicional poco tenía este diseño, y aunque se seguían reconociendo las clásicas señas de identidad de la marca sueca, como su frontal, por fin Saab estaba dispuesta a tomar más riesgos.

    Todo estaba preparado para su presentación, durante el Salón de Ginebra 2012. El diseño de Castriota estaba listo, como demuestran estas imágenes a ordenador, y su base técnica también, con base Phoenix y motores de 1.6 litros y 2.0 litros "prestados". Desafortunadamente, no pudo ser, y la grave situación de Saab terminó en bancarrota unos meses antes de su puesta de largo, dejando a la marca sueca en estado de liquidación y sin posibilidades reales de volver al mercado.

    ¿Habría sido este Saab 9-3 el modelo salvador de la marca? Hubiera sido muy difícil, dada la situación que arrastraba Saab desde tiempo atrás, pero no cabe duda que hubiera sido un buen y digno intento. Su línea lateral, afilada trasera con anchos pasos de rueda o su reconocible frontal, así como las ya clásicas llantas de aleación en forma de turbina, daban fe de que los suecos estaban dispuestos a morir matando y a, por lo menos, intentarlo.

    Fuente: Saabforum.nl

    El Saab 9-3 que pudo ser y no fue