¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    Comer mientras se conduce es más peligroso que hacerlo mientras se utiliza el móvil

    1

    Un estudio llevado a cabo por la Universidad de Leeds de Inglaterra demostró que comer o beber mientras se conduce puede ser mucho más riesgoso que hacerlo mientras se utiliza el móvil. El estudio midió el tiempo de reacción de los conductores mientras comían, bebían, hablaban por móvil o bajo los efectos del alcohol. También se hizo foco en los peligros de tomar el volante con una sola mano.

    Gracias a las campañas prevención de accidentes de transito en los últimos años pudimos comprobar, de manera científica, que la acción de conducir requiere de la máxima atención por parte de quien la realiza. A esta altura, todos estamos, o bien deberíamos, estar al tanto que mientras se conduce no es aconsejable utilizar el móvil. Mucho menos hacerlo con sueño o luego de haber bebido alcohol.

    Sin embargo, los peligros a la hora de conducir también pueden llegar por otro tipo de distracciones. Un estudio llevado a cabo por la Universidad de Leeds a pedido de las compañías de seguro demostró que el consumo de comestibles y la conducción puede traer más riesgos que utilizar el móvil o, incluso, hacerlo en estado de ebriedad.

    . Los investigadores encontraron que la reacción del conductor se incrementa un 44 por ciento si consume alimentos mientras conduce. Este porcentaje baja al 22 por ciento si lo que hace el conductor es beber de una botella o una lata.

    Al igual de muchos de los trabajos realizados anteriormente, el estudio, titulado "Dos manos son mejor que una" examinó el tiempo de reacción de los conductores utilizando un simulador. Los investigadores encontraron que la reacción del conductor se incrementa un 44 por ciento si consume alimentos mientras conduce. Este porcentaje baja al 22 por ciento si lo que hace el conductor es beber de una botella o una lata.

    En este punto, es interesante tener en cuenta que, en comparación, enviar mensajes de texto a través del móvil incrementa el tiempo de reacción en un 37 por ciento, mientras que conducir con un nivel de alcohol en sangre de 0,08 lo hace en un 12,5 por ciento.

    El trabajo realizado por los investigadores también dejó en claro que, ya sea mientras se come o se bebe, existen más posibilidades de salirse del carril. Cuando se bebe, las correcciones al volante se incrementaron un 18 por ciento para mantenerse dentro del carril. Esto se debe, ya sea para comer o para beber, a la carga cognitiva que requieren ambas acciones, ya que se demanda mayor atención visual para desenvolver un alimento o apuntar la botella a la boca, desviando la atención de la conducción.

    "Es ampliamente aceptado que la distracción de hablar por móvil incrementa los riesgos de una accidente", señaló la profesora Samantha Jamson. "Otras actividades que implican tomar el volante con una sola mano, tales como comer o beber, también causan distracción, particularmente cuando el conductor quita sus ojos del camino para alcanzar o separar los elementos", añadió.

    Otros datos surgidos de la investigación demuestran que, mientras la mayoría de los conductores estuvieron de acuerdo en que es una acción altamente peligrosa, el 17 por ciento cree que es una acción aceptable, mientras el 47 por ciento admitió hacerlo regularmente.

    Fuente: Left Lane

    Comer mientras se conduce es más peligroso que hacerlo mientras se utiliza el móvil