¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
    Autobild.es

    Ford deslumbra con el Shelby GT500 2011.

    4

    Anticipando su presentación en el próximo Salón de Chicago, Ford nos enseña el nuevo Shelby GT500 2011, la versión más poderosa del Mustang que llega con 550 CV de potencia, consumo reducido y menos peso.

    Cuando un vehículo de Ford lleva consigo el nombre de Shelby, no caben dudas que estamos ante un Mustang. Pero lo más emocionante de esto es que, seguramente, estaremos ante el Mustang más poderosos de todos los que se hayan construidos. Esto será así hasta la próxima generación, que nos sorprenderá con más potencia y tecnología.

    En esta ocasión el GT500 2011 ha sido modificado básicamente en su corazón. El motor de 5.0 litros que monta el Mustang de producción ha sido modificado considerablemente en su concepción, transformándolo ahora en un propulsor con bloque de aluminio de 5.4 litros. Así, además de aumentar su capacidad cúbica y su potencia, el motor deja en el camino unos valiosísimos 46 Kg, un lastre fundamental para un modelo que busca sacar provecho de todo su equipamiento. Según informa la casa del ovalo, la sustitución de las camisas de hierro fundido que se suelen montar en los motores de aluminio por un recubrimiento compuesto que contiene nanoparticulas "ofrece un mejor rendimiento y durabilidad, además de los beneficios que se obtienen de reducir la fricción entre los anillos de los pistones y los cilindros. Además, mejora la transferencias de calor debido al aumento de la superficie de contacto".

    Claro que los técnicos de Shelby y Ford no se han quedados con estas mejores y complementaron el trabajo hecho en el motor con moificaciones en el sistema de dirección asistida, cobertura para el polvo en los frenos, agregó una nueva pedalera, redujo la altura (11 milímetros en la delantera y 8 milímetros detrás) y creó un nuevo sistema de salida de escape.

    Todo esto sería suficiente para que cualquier mortal se sienta satisfecho en su necesidad de velocidad, pero como sabemos todos aquellos que amamos el motor, en materia de potencia nunca es suficiente. Para los que buscan el extremo, Ford creó una versión firmada por el SVT (Special Vehicle Team) de la compañía que agrega resortes de suspensión más rígidos, una mayor relación del eje trasero y ruedas con llantas de bajo peso con neumáticos Goodyear Eagle F1 Supercar G desarrolladas en conjunto por las dos compañías especialmente para el modelo. Así, la versión más radical del modelo es tres segundos más rápida por vuelta en pruebas de 3.7 kilómetros.

    Fuente: Ford

    Ford deslumbra con el Shelby GT500 2011.