Mis favoritosAccesoVender coche
Autobild.es

General Motors da de baja a Pontiac

1

En el día de ayer General Motors dio por finalizado el contrato que la unía con los concesionarios Pontiac. De esta forma se concreta el cierra de la marca, que dejó modelos legendarios como el Trans Am y el Firebird.

El 1 de noviembre de 2010 será recordado dentro de la historia de la industria automotriz estadounidense por ser el día en que General Motors dio oficialmente por cerrada la marca Pontiac. La crisis económica de los últimos años, la quiebra de la empresa y la posterior reorganización para seguir operando llevaron a los nuevos directivos a tomar la decisión de dejar de lado algunas marcas del grupo, entre ellas, la que supo hacerse famosa por sus increíbles "muscle cars".

En realidad, el día en que General Motors terminó su acuerdo con los concesionarios para comercializar la marca fue el 31 de Octubre, con lo cual el día de hoy es el primero en 84 años en que Pontiac deja de existir como marca.

Pontiac comenzó a operar como una marca de General Motors en 1926, pero desde la introducción del Bonneville en 1957, la marca se hizo conocida por el rendimiento de sus coches y por ofrecer precios más asequibles que los de la competencia, Buik y Oldsmobile. A partir de este modelo, Pontiac comenzó a hacerse famosa entre los amantes de los coches de gran potencia y fue el modelo GTO, introducido en 1964, el que comenzó la leyenda. Este modelo montaba el motor 389 que ofrecía nada menos que 330 CV. A partir de su lanzamiento y del creciente éxito comercial, vendiendo 30.000 unidades durante ese año, otras marcas lanzaron coches similares, como el Buick Skylark, el Chevrolet Chevell, el Oldsmobile 442 y el Dodge Charger. Por su parte Ford lanzó el Mustang, del cual se vendieron 250.000 unidades en los primeros seis meses. La respuesta de General Motors fue la presentación del Camaro.

Sin embargo, el año de esplendor de Pontiac fue 1969, cuando presentó una edición especial del GTO denominada Trans Am. Este coche se convirtió en un verdadero éxito y su influencia llega hasta el día de hoy, ya que se pueden encontrar modelos de última generación que intentan copiar la estética del increíble deportivo. En 1970 Pontiac presentó el Firebird, modelo que llevaría a la marca al reconocimiento internacional a través de distintas presentaciones en películas y series de televisión (¿recuerdan a un tal Kitt, el coche fantástico?).

En la década del 70 y con la crisis del petróleo, Pontiac y todos los fabricantes de muscle cars entraron en una situación asfixiante. La escasez de combustible y las limitaciones ambientales jugaron en contra de los intereses de la marca, que a pesar de todo, pudo pasar el temporal. Hacia la década del 80 las ventas de la marca mejoraron y en 1982 se presentó la tercera generación del Firebird.

A pesar de todos estos años de gloria, la marca volvió a ser castigada por una nueva crisis relacionada con el petróleo y sus modelos volvieron a quedar rezagados respecto a lo que el público necesitaba. Así, se despide una de las marcas más emblemáticas de la historia del motor americano y, porque no decirlo, del mundo también.

Fuente: CBC News

Noticias relacionadas

General Motors da de baja a Pontiac
Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto