Mis favoritosAccesoVender coche
Autobild.es

Los malos hábitos al volante más comunes entre los conductores

2

Todos los estudios sobre el tema apuntan a que, pasados unos años de la obtención del permiso de conducir, la alerta sobre los hábitos inculcados en la autoescuela baja de forma alarmante en los conductores.

No es algo exclusivo de los conductores españoles el olvidar los buenos hábitos estudiados en la autoescuela. Una vez que obtenemos el carné de conducir y pasamos uno o dos años (en algunos casos muchísimo menos) haciéndonos a la carretera, la sensación de seguridad que nosotros mismos nos creamos creyendo que controlaremos el coche hasta incumpliendo normas básicas hace que relajemos la atención a niveles alarmantes si darnos cuenta apenas del riesgo que corremos. No sólo eso, sino que con el paso del tiempo esa falsa sensación de seguridad se va acrecentando y obviamos los avisos. Esta confianza provoca muchas veces graves accidentes.

Algunos de los malos hábitos más graves son, también, los más generalizados. Hay que señalar como el primero el no respetar la distancia de seguridad en carretera, ya que en muchos casos es causa de choques en cadena. Como hace poco informamos, ya se están modificando las señales en carretera para conseguir que los conductores respeten esta medida en todo caso. Circular por el carril no indicado para ello en autopistas y autovías es otro de los grandes problemas, ya que se obstruye muchas veces el carril izquierdo dificultando la circulación e intimidando al conductor del carril derecho, que no tiene forma de saber si está siendo o no adelantado. Otro problema de este tipo de vías es el no respetar la prioridad de paso en las incorporaciones o salidas, causando muchos accidentes.

Pero la lista no termina aquí. Conducir con una sola mano, llevando la derecha apoyada en el cambio de marchas es algo de lo más usual, pero también de lo más peligroso. En esta posición, el dominio del volante en caso de un patinazo, por ejemplo, es mucho menos, y sin embargo llevar las manos en la posición correcta puede hacer que volvamos a tomar el control del coche y que la situación quede en un susto sin más consecuencias. Otro de los grandes problemas son las faltas a la hora de maniobrar. No señalar correctamente para prevención de los demás conductores, o no revisar todos los retrovisores y asegurarse de la posición de los demás en la carretera, puede tener consecuencias fatales. Y por último, aunque la lista sería interminable, no podemos obviar las distracciones como fumar, comer o beber, algo que parece tan extendido y que sin embargo, puede ser tan peligroso. Como veis, una conducción realmente segura es posible y está en nuestras manos conseguirla.

Noticias relacionadas

  • Comentario de Gonzamone
    29/08/2011 (09:48)

    Gonzamone

    "No lo comparto en absoluto. Una conducción "agil" requiere cambiar de marcha con frecuencia. Un coche con marchas "largas", exige una conducción muy distinta a un coche con marchas "cortas", si el terreno es accidentado. Otra cosa muy distinta, es conducir con una sola mano y utilizar la otra para fumar, hablar con el móvil, rascarse la barriga, o sacarla por la ventanilla, que a veces no sabes si es que tienen calor o te están haciendo una señal."

Los malos hábitos al volante más comunes entre los conductores
Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto