¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    Mark Webber compra un Porsche 911 GT2 RS

    Mark Webber compra un Porsche 911 GT2 RS
    1
    Nico Esteban
    Nico Esteban

    El piloto australiano se ha quedado con uno de los 500 Porsche más extremos de toda la historia. Según la prensa especializada, Webber pagó la totalidad de los 260.000 euros que cuesta el coche.

    Uno de los beneficios de ser millonario, o de tener por lo menos un muy buen ingreso durante algunos años de nuestras carreras, nos permitirá comprarnos ese modelo que tanto deseamos. Aunque sea solo un capricho, quien no se sacaría el gusto por un súper deportivo de alta gama, de esos que no solo hacen girar la cabeza a la gente, sino de los que al entrar al circuito sabes que lo estáis llevando a su hábitat natural.

    Bueno, algo de eso es lo que ha hecho Mark Webber, que ha tenido la genial idea de aprovechar el dinero ganado en su extensa temporada en la Fórmula 1, pero especialmente lo acreditado en su último año, para hacerse de un Porsche 911 GT2 RS, una de las últimas maravillas creadas por la casa alemana y hasta el momento, el 911 más rápido y poderoso de todos los tiempos

    Según anuncia el sitio inglés Motor Authority, Webber pasó por la casa central de Porsche antes de Navidad y pagó la totalidad del costo del coche, que al momento de su lanzamiento fue cotizado en 262.000 euros.

    El Porsche 911 GT2 RS monta el clásico seis cilindros horizontal de la casa alemana, de 3.6 litros, pero en este caso, llevado al limite para alcanzar los 620 CV. Esto gracias a los dos turbos de geometría variable entregando 1.6 bares de presión. Así, el coche entrega unas prestaciones inigualables para cualquiera de sus hermanos: acelera de 0 a 100 en 3.5 segundos y alcanza una velocidad máxima de 330 Km/h.

    Todo esto no será un problema para Webber, acostumbrado a lidiar con coches igual de veloces y potentes.

    Fuente: Motor Authority

    Mark Webber compra un Porsche 911 GT2 RS