¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
Autobild.es
  • Menos ventas, más SUV y más gasolina = más recaudación en impuestos con WLTP

Menos ventas, más SUV y más gasolina = más recaudación en impuestos con WLTP

Después de varios años de caída en la recaudación, el impuesto que se paga con cada primera matriculación está en una clara senda alcista. Es la suma de varios factores: se compran más coches de gasolina, más caros, con mayor consumo, y con homologaciones más realistas (WLTP).

Los datos que ha difundido la Agencia Tributaria y recopilados por Europa Press no dejan lugar a dudas: el impuesto de matriculación (IM) no para de aumentar su recaudación, y solo en el mes de abril se disparó un 25% respecto al año anterior. En lo que va de 2019 (enero-abril) el IM ha recaudado un 33,8% más: 197,99 millones de euros.

Compramos cada vez más coches de gasolina y con un precio medio más alto, 17.583 euros (+3,8%) respecto al primer cuatrimestre de 2018. Por eso el IM medio ha pasado de 327 a 475 euros, un incremento del 45%. Sin embargo, el valor de los vehículos en el acumulado ha sido menor, 7.245 millones de euros frente a los 7.637 millones de euros del primer cuatrimestre de 2018 (-5,1%). ¿Por qué?

Desde septiembre de 2018, cuando entró en vigor el ciclo WLTP, las matriculaciones han caído todos los meses en el cómputo interanual. De hecho, en el primer cuatrimestre de 2019 se han matriculado 451.191 unidades, lo cual es un retroceso frente a las 456.279 unidades del primer cuatrimestre de 2018. En otras palabras, aunque se han vendido menos coches (-1,7%), estos han generado más impuestos.

Evolución de la recaudación del IM desde el mejor año de ventas (2007) hasta hoy

¿Qué ha pasado en los últimos años?

La gráfica de Europa Press Data arranca en 2007, el último año de vacas gordas del mercado español. Entonces se matricularon 1,6 millones de turismos y todoterrenos, siendo la gran mayoría diésel, y el mercado se desplomó en 2008. Había comenzado oficialmente la crisis.

Fue en 2012 cuando se vendieron tan pocos coches (casi 720.000) que se llegó a niveles de los años 80. Gracias a los planes PIVE el mercado se fue recuperando poco a poco

Además, en 2008 cambió mucho la forma de tributar. Previamente, los gasolina de menos de 1.600 cc y los diésel de menos de 2.000 cc pagaban el 7%, por encima el 12%. Desde el 1 de enero de 2008 el criterio fue el CO2 emitido por kilómetro, no la cilindrada, lo cual favorecía a todos los vehículos con emisiones iguales o inferiores a 120 gramos por kilómetro, que pasaban a estar exentos.

En esos primeros años los fabricantes se las buscaron y desearon para reducir la homologación de CO2 de sus coches, fue la época en la que empezaron a aparecer versiones diésel "ecológicas" a porrillo. De 120 a 160 g/km se paga el 4,75%, de 160 a 200 g/km el 9,75%, y por encima el 14,75%. En algunas CCAA, como Cataluña, el tipo máximo es el 16,75%. El impuesto está transferido a las CCAA desde 2008 también.

Las motorizaciones alternativas están alcanzando el 10% de cuota por el auge de los híbridos y modelos a gas, mientras que los diésel siguen en caída libre hasta casi la cuarta parte del mercado

Pero sigamos. Las homologaciones fueron bajando también, a nivel europeo, los fabricantes retorcieron el reglamento del ciclo NEDC al máximo, y se llegó a unas cifras que no se las creía nadie. El CO2/km es directamente proporcional al consumo, luego si se "venden" 120 g/km de CO2, eso son 4,5 l/100 km de gasóleo o 5,3 l/100 km de gasolina. El impuesto hizo que los españoles nos volviésemos aún más fans del motor diésel y la cuota llegó a ser de más del 70% en algunos meses.

La recaudación del impuesto fue bajando y bajando, hasta que la mayoría de los modelos estaban exentos, aunque su consumo real fuese muy superior. Al final el dueño se gastaba más en combustible que lo que se había ahorrado en impuestos. Algunos modelos consumían un 50% más de lo homologado, era escandaloso.

Los gasolina, normalmente, pagan un tramo de IM más alto que su equivalente diésel, ya que homologa más CO2/km debido a su mayor consumo de litros de carburante

En los últimos dos años los efectos colaterales del Dieselgate han hecho que el gasóleo pierda mucha reputación, y a mediados de 2018 oímos eso de que "el diésel tiene los días contados". Las matriculaciones de gasolina empezaron a subir mucho de peso, hasta el punto que los diésel ya caen del 30% de cuota , que es más o menos la proporción "sana" que debería tener el mercado sin contar motorizaciones alternativas. Los híbridos siguen ganando terreno, sobre todo los de gasolina y exentos del IM.

En la gráfica superior se aprecia un repunte enorme con una caída en el centro: fue el fruto del plan 2000E del PSOE, no se notó tanto el PIVE del PP. Esos planes lograron mantener estable la recaudación por el IM y se recuperó más dinero del que se invirtió

Además de eso, la fiebre de los todocaminos y los SUV implica que se compren coches con homologaciones de CO2 más altas respecto a los turismos equivalentes, lo cual es bueno para las arcas públicas. Además, el cambio a las homologaciones WLTP ha hecho que estas sean más realistas y que los consumidores paguen el impuesto en base al coche que realmente se están comprando. Avisamos de que esto pasaría. Eso resintió las matriculaciones.

Como se puede ver en la gráfica, el impuesto de matriculación está recaudando casi lo mismo que a mediados de 2011, ¡y se estaban vendiendo menos coches que ahora! Cuando se materialice el "impuesto al diésel" (que no es ni más ni menos que igualar el impuesto de hidrocarburos de gasolina y gasóleo de forma progresiva) más gente se comprará gasolina, y como cada vez habrá más SUV, veremos cómo la gráfica sigue subiendo. Eso será seguramente en 2020.

¿Y qué escapatoria hay?

Los modelos que salen de fábrica con GLP o GNC a veces bajan un tramo del IM porque con gas homologan menos CO2. Por otro lado, todos los eléctricos e híbridos enchufables no pagan IM porque homologan menos de 100 g/km (o directamente 0). Este impuesto solo se paga una vez, pero en esta legislatura no hay que descartar que el IVTM o "impuesto de circulación" tenga en cuenta el CO2 o las emisiones tóxicas.

Y ahí sí que va a subir la recaudación, como la espuma...

Fuente: Europa Press

Noticias relacionadas

Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto