¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
Autobild.es

Saab otra vez a un paso de la quiebra

1

A pedido de dos de sus proveedores, las cuentas del fabricante sueco se encuentran bajo investigación del gobierno con el fin de determinar si cuenta con avales para pagar sus deudas. Saab podría quebrar si no logra pagar.

Como es común en los últimos tiempos, las únicas noticias que recibimos de Saab no son para quitar una sonrisa ni mucho menos. La automotriz sueca se encuentra atravesando uno de los peores momentos de su historia, ya que no encuentra el auxilio económico que le permita dejar atrás los nubarrones que se apostaron sobre el techo de su sede en Trollhatan.

Lo último que supimos de la marca es que había decidono presentarse al Salón de Frankfurt dada la delicada situación financiera que atraviesa. Aventurarse a montar un stand en la feria alemana hubiera significado el desembolso de una buena cantidad de millones de dólares que la firma no solo no tiene en sus cuentas, sino que debe a sus proveedores y empleados.

Por si todo esto no fuera suficiente, el gobierno sueco acaba de informar que la Agencia Sueca de Ejecución de Deudas ha comenzado un proceso por el cual inspeccionará las cuentas bancarias de la automotriz, con el fin de establecer si cuenta con fondos para pagar las deudas que tiene pendiente con dos de sus proveedores, Kongsberg Automotive, fabricante noruego de butacas e Infotiv, un consultora sueca que ha sabido brindar servicios a Saab.

"No hemos hecho más que empezar por mirar que tipo de cuentas bancarias tiene Saab y que tipo de garantías pueden haber", dijo Tommy Barkman, un trabajador de la Agencia de Ejecución. Las deudas que Saab mantiene con estos dos proveedores ascienden a 434.770 euros, a los que hay que sumarle 554.220 que la firma deberá afrontar la próxima semana con otros tantos abastecedores.

Las autoridades suecas confirmaron que el proceso de recolección es probable que tome entre uno y tres meses, aunque en ese periodo de tiempo la automotriz puede detenerlo mediante el pago de sus obligaciones.Si eso no ocurriera, la Agencia Tributaria de suecia podría obligar a solicitar la quiebra.

Así las cosas, la única salida que parece quedarle a Saab es que sus nuevos socios chinos aporten el capital prometido para continuar produciendo, pero este tramite debe ser aprobado por las autoridad chinas y del Banco Europeo, un proceso que también lleva su tiempo y que no repera en urgencias económicas.

Noticias relacionadas

Saab otra vez a un paso de la quiebra
Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto