¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
Autobild.es

Saab vende sus instalaciones para seguir operando

1

La firma sueca necesita con urgencia fondos para seguir operando. Ante esto el gobierno autorizó la venta de sus instalaciones, que serán alquiladas por la automotriz, al magnate ruso Vladimir Antonov.

Los problemas que está teniendo Saab en las últimas semanas, que incluyen falta de pago a sus proveedores y en consecuencia, la paralización de la línea de producción, obligaron al gobierno sueco a tomar medidas para permitir que la automotriz continúe trabajando con normalidad.

En realidad, estos inconvenientes tienen una sola causa, y es la falta de liquidez y la imposibilidad de pagar en tiempo y forma a sus proveedores, que acordaron cortar el suministro de elementos hasta tanto, la firma garantice sus pagos.

Ante este panorama, el gobierno sueco decidió dar lugar, en cierta forma, a la oferta realizada por el magnate ruso Vladimir Antonov, quien pretendía hacerse de la compañía para administrarla según sus planes. Lo de dar lugar en cierta forma, tiene que ver con que el gobierno sueco autorizó a que Saab venda sus activos, que incluyen sus oficinas comerciales y su planta de Trollhatten, a Antonov, para que este se los alquile a la automotriz. El acuerdo se habría sellado por un suma inicial de 30 millones de euros, pero en realidad, esa sería solo una parte menor de lo que Antonov deberá pagar por las instalaciones.

Mientras tanto, Spyker, quien compró Saab a General Motors en Febrero del año pasado, admitió que las negociaciones sobre la transacción aun continúan. "El resultado de las discusiones aun no está determinado y todavía falta la aprobación del Banco Europeo de Inversiones", dijo en un comunicado de prensa.

Esto esa así porque el Gobierno Sueco actuó como garante de Saab en un crédito de 400 millones de euros que el Banco Europeo de Inversiones realizó a comienzos del año pasado, cuando Spyker concretó la compra de la automotriz sueca.

Además, el Gobierno impuso determinadas condiciones para aprobar la transacción y estas tienen que ver con que la operación se tendría que llevar a cabo a un precio de mercado y que el pago se haga efectivo a través de un banco que no tuviera vínculos con Antonov.

Estos condicionamientos tienen que ver con que el magnate ruso fue desafectado del rescate de la marca en 2010 cuando los medios de prensa financieros comenzaron a hacer preguntas acerca de los vínculos con el lavado de dinero y el crimen organizado.

Noticias relacionadas

Saab vende sus instalaciones para seguir operando
Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto