¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    Subaru Impreza XV develado en Ginebra.

    Subaru Impreza XV develado en Ginebra.
    4
    Nico Esteban
    Nico Esteban

    El crossover presentado por la casa japonesa no logra mostrar en su diseño la contundencia de sus propulsores. Con ampulosos accesorios estéticos, queda a mitad de camino entre un todo terreno y el sedán que le da vida.

    La compañía japonesa ha decidido presentar en el actual Salón de Ginebra una nueva versión del Impreza, ahora con algunas cualidades campestres que le abren las puertas a un nuevo segmento. Se trata del de los crossover compactos, aquellos modelos basados en sedanes que reciben las modificaciones necesarias para poder afrontar un andar más rudo que el de las ciudades, pero que no podrían soportar una verdadera prueba off-road.

    El Subaru Impreza XV cumple con todas las cualidades de este tipo de vehículos. Las modificaciones recibidas poco tiene que ve con la mecánica y sí con un maquillaje estético que refuerzan su imagen: nuevos paragolpes, molduras para los pasos de ruedas, barras en el techo, alerón de nuevo diseño y un difusor trasero en el paragolpes.

    Por su parte las suspensiones no han recibido modificaciones algunas, aunque el fabricante asegura que pueden brindar la comodidad necesaria para un viaje familiar, como una excelente respuesta a la hora de los sobresaltos. Respecto a la mecánica, podríamos decir que es el punto más fuerte del modelo, con dos opciones que no escatiman potencia y que le darán al modelo la respuesta necesaria en caso de exigirlos al máximo. Se trata de dos boxer (que otro sino) de 150 CV en versiones turbo diesel con filtro de partículas y un gasolina naturalmente aspirado. El primero de ellos viene relacionado a una caja manual de seis velocidades que ha sido especialmente desarrollada para este modelo. Por su parte, la versión gasolina monta una manual de cinco marchas con una reductora auxiliar que preserva la conducción en pendientes, a la vez que mantiene las condiciones de tracción.

    Los datos técnicos del modelo son amplios y podríamos escribir una gran cantidad de palabras al respecto, pero preferiría quedarme con la sensación que más allá de los desarrollos tecnológicos que nos puede brindar Subaru en cualquiera de sus modelos, el XV se siente como un proyecto que nació únicamente para cubrir la necesidad de estar presente en un segmento del mercado donde no existía un producto Subaru. Y si los clientes hacen propia esta sensación, poco podrá hacer la compañía para posicionar al modelo en los puestos más altos de ventas.

    Fuente: Subaru

    Temas relacionados

    Subaru Impreza XV develado en Ginebra.