Nissan Qashqai+2 1.6 dCi 130 CV Tekna Sport 4x2 360º. TOMA DE CONTACTO. El camaleón

Foto 1
  • Foto 2
  • Foto 3
  • Foto 4
  • Foto 5
  • Foto 6
(22 fotos)

Ser el mejor en algo no es nada fácil. Lo primero por el mérito que tiene llegar a lo más alto y, en segundo lugar, por el esfuerzo que exige estar en la cima y que la competencia no traspase la línea que tú mismo has marcado. Pero en Nissan llevan muchos años haciendo coches (79 nada menos) y saben defender bien una posición de privilegio como la que tienen desde que crearon el segmento crossover, un auténtico éxito de ventas en el que el Qashqai es el rey. Y para que ésto no cambien, Nissan ha llevado a cabo algunos importantes cambios para actualizar su modelo estrella, con un nuevo motor y un sistema de visión periférica sin precedentes en su segmento. Arrancamos.

Toma de contacto

El del Qashqai es un caso muy curioso, es algo así como una navaja suiza dentro del mundo del automóvil. Vale para todo. Un viaje, el uso urbano, actividades deportivas, ¿que te vas a pasar el día en el campo? Pues perfecto. En realidad, el éxito de Nissan con este coche está en haber logrado ofrecer un vehículo capaz de adapatarse y mimetizarse perfectamente en cualquier circunstancia. Pero, además, con una política comercial acertadísima, de la que hablaremos más abajo.

Ahora sí

Solo es una opinión personal, pero reconozco que el diseño exterior del primer Qashqai no me gustaba. Todo lo contrario que con esta segunda generación, presentada hace un par de años y que, estéticamente, me resulta de lo más acertada. Si encima cuenta con las llantas de 18 pulgadas y acabado gris y negro de nuestro protagonista, pues la cosa ya gana muchos enteros.

Pero, en general, el Nissan Qashqai es un coche que gusta por su sencillez estética. Por ejemplo, comparado con su hermano pequeño, el Juke, el Qashqai tienen una imagen mucho más convencional. No tiene nada muy 'rocambolesco' pero, sin embargo, goza de una fuerte personalidad y estilo propio.

Algo fundamental dada la cantida de 'imitadores' que han surgido desde su aparición. El diseño frontal tiende hacia lo deportivo con los ángulos de los que gozan los faros. Por su parte, la trasera, elevada y sin florituras ofrece un portón de carga, de apertura vertical, que la ocupa casi por completo.

Un interior 'inteligente'

Cuando digo inteligente, evidentemente, no me refiero a que hayamos pasado un test de conocimientos al volante y a los asientos. Sino a que desde el primer momento en el que te sientas, en cualquiera de las plazas del Qashqai dices: “estoy bien”.

El conductor se encuentra cómodo, de hecho, esa posición elevada ha sido uno de los grandes argumentos de ventas entre el público femenino, quien valora enormemente el tener un ángulo de visión más alto y una mayor sensación de seguridad al volante.

Pero también los ocupantes gozan de un espacio aceptable. No es desmesuradamente amplio ni tampoco un derroche de lujo (cosa que no se ha pretendido), pero todo está bien acabado dadas sus características, todo está en su sitio y esas son sensaciones muy importantes que el cliente no siempre siente a bordo de un coche. Para que se hagan una idea, las marcas estudian y desarrollan tejidos especiales para las tapicerías de aquellos coches orientados al uso familiar, como los monovolúmenes, dada la certera probabilidad de que los niños las manchen. Es decir, que cuando te subes a un coche y la sensación general es confortable, es porque quien lo ha fabricado ha acertado con su apuesta.

Y el Qashqai de Nissan es uno de esos coches. Les repito, incluso con el tope de equipamiento y la tapicería de cuero no se llega a un nivel de refinamiento de coches que valen el doble de dinero (o incluso el nivel de su hermano mayor el Murano), pero eso no impide que estemos ante un vehículo en el que resulta tremendamente gratificante desplazarse.

Además, si lo necesitan, el Qashqai pasa a ser +2 con un par de plazas traseras plegables que nos dejan el maletero con 130 litros disponibles (450 con las cinco plazas y hasta 1.520 si se pliegan todas).

Pero hablando de novedades en el interior, la principal y, por la que Nissan convocó a los medios de comunicación a esta jornada de prueba, es el nuevo sistema de cámaras Around View Monitor, el cual ofrece una visión completa del entorno del Qashqai a través de cuatro cámaras colocadas en el frontal, el portón trasero y los espejos retrovisores.

En su segmento, no hay nada parecido y un servidor solo había probado sistemas similares en coches de más de 60.000 euros. Mi compañero Juan Carlos Grande nos habló en profundidad de su funcionamiento. Personalmente me pareció un sistema útil, aunque costó ligeramente descubrir cómo cambiar, voluntariamente, la vista destacada de la cámara.

Renunciando a los CV

La otra gran novedad con la que teníamos que tomar contacto el día de la presentación fue el nuevo motor 1.6 dCi de 130 CV de potencia. Un propulsor de origen Renault y que sustituye al anterior 2.0 de 150 CV como tope de la gama turbodiésel (el dos litros solo queda para la versión 4x4 con cambio automático). Puede que con la escalada de potencia en la que vive normalmente la industria del automóvil, sea complicado entener, en un primer momento, que el nuevo motor sea menos potente que al que sustituye. Pero si a esto añadimos que las prestaciones son casi las mismas y que se ha conseguido rebajar el consumo y las emisiones un 20 por ciento, pues entonces las dudas desaparecen rápidamente. Gracias, entre otras cosas, a la incorporación del sistema de parada y arranque automáticos del motor 'Stop&Start'.

Es un motor suave, al que le cuesta aparecer con potencia hasta aproximadamente las 1.700-1.800 rpm y que a partir de ahí empuja de forma razonable. No es un deportivo, pero el Qashqai se mueve de forma ágil. En este sentido, más que el propio motor, lo que este coche tiene soberbio es el chasis. Porque dadas sus características y dimensiones, tiene un comportamiento muchísimo más cercano al de un compacto que al de un SUV. Por inercias, tacto de la dirección, balanceos de la carrocería, la sensación es la de conducir, si se me permite el ejemplo, un Ford Focus, o un mismo Renault Mégane, y más tratándose de una versión 4x2 como la que nos ocupa. En esto, Nissan también ha marcado una importante diferencia con respecto a sus rivales. Y no solo contra los crossover, sino que a esos mismos compactos les está arrebatando una enorme cuota de mercado.

Hablamos de packs

Como decíamos al comienzo, además de hacer un producto excelente, Nissan ha sabido venderlo. Y si en otras marcas el cliente ve un precio base y luego acaba pagando un buen extra en materia de equipamiento, la política del Qashqai siempre ha sido la misma. La lista de opcionales es estricta para cosas muy concretas y los elementos de equipamiento van siempre incluidos dentro de cada uno de los niveles de acabado.

Es decir, no compensa comprar un Visia (básico) y gastar un dineral en equiparlo, porque la marca ya te ofrece los Acenta, Tekna Sport o Teckna Premium por encima, con casi todo lo que necesites en función de tus exigencias, incluidas las nuevas cámaras de visión periférica pasan al equipamiento con la denominación 360. Así que dada su capacidad de adaptación a cualquier cliente y circunstacia y su nueva “visión panorámica” hemos visto a bien apodarle “el camaleón”.

Pros y Contras

Pros

Versatilidad

Comportamiento

Consumo de combustible

Contras

Respuesta del motor hasta 1.700 rpm

Control de la pantalla multifunción

Conclusión:

Que en el pasado mes de enero, el Qashqai fuese el segundo coche más vendido en España, por detrás del C4 y superando a los Mégane, Ibiza, Focus, Golf, etc.... no es por casualidad. Es un coche atractivo, versátil y que va perfectamente por carretera. El nuevo motor 1.6 dCi peca de cierto vacío hasta las 1.700 rpm pero ofrece buenas prestaciones y excelentes consumos. También habría que mejorar el interfaz para el control del sistema multimeda, algo lioso entre las funciones táctiles y los botones.

Datos y equipamiento

DATOS Y EQUIPAMIENTO

Dimensiones
Longitud: 4.541 mm
Anchura: 1.780 mm
Altura: 1.645 mm
Distancia entre ejes: 2.765 mm
Maletero: 450 l
Depósito: 65 l
Peso en vacío: 1.685 kg

Motor
Tipo: Diésel, turboalimentado
Cilindrada: 1.598 cm3
Nº Cilindros: 4
Potencia máxima: 130 CV a 4.000 rpm
Par máximo: 320 Nm a 1.750 rpm
Consumo oficial combinado: 4,7 l/100km
Emisiones CO2: 123 g/km
Cambio: Manual 6 velocidades
Transmisión: Tracción delantera (4x2)

Prestaciones
Velocidad máxima: 189 km/h
Aceleración 0-100 km/h: 10,9 s

Equipamiento Tekna Sport
Cierre centralizado
ABS-BA-EBD
ESP
Airbags frontales, laterales y de cortina
Retrovisores eléctricos calefactados
Barras de techo
Cristales traseros oscurecidos
Faros antiniebla
Faros de activación automática
Manetas color carrocería
Retrovisores color carrocería, calefactados, regulables y abatibles
eléctricamente
Techo panorámico
Climatizador dual (conductor / acomp.)
Volante y pomo de palanca en piel
Guantera refrigerada
Asiento conductor ajustable en altura y con regulación lumbar
Nissan Connect (sistema de navegación 3D con pantalla táctil en color
de 5" y Bluetooth®)
Cámara de visión 360º (Opcional)
Llantas de aleación de 18" pintadas en negro y plata

Rivales

Aunque al Qashqai le han 'crecido los enanos' en todos estos años y ya cuenta con multitud de rivales. Es cierto que la versión +2, con siete plazas, es difícil encontrar una competencia directa que ofrezca, todo lo que ofrece el Qashqai en sí, y otros dos asientos. Estos son algunos ejemplos

Chevrolet Captiva 2.2VCDI 163 CV. Puede parecer que el nuevo propulsor del Nissan le ha hecho perder cierto terreno contra modelos más potentes compo el Captiva, cuyos motores turbodiésel superan ampliamente a los del Qashqai por potencia. También consumen bastante más y cuentan con 7 plazas. En cuanto a precios, están parejos. Aunque el Captiva tiende más al SUV que al Crossover.

Citroën C-Crosser 2.2 HDi 156 CV. Es más largo y más caro que el Qashqai. También ofrece siete plazas y tracción 4x2 y 4x4. El motor es más potente y la segunda fila de asientos permite su desplazamiento hasta 8 centímetros con los que el maletero (para cinco plazas) llega a los 510 litros.

Mitsubishi ASX 200 DI-D 150 CV. No tiene siete plazas, pero nació expresamente como alternativa al Qashqai de Nissan. Su motor turbodiésel más potente es éste 150 CV con un comportamiento más que brillante y que también dispone de un sistema de parada y arranque automáticos del motor. Por precios también se da la mano con el Qashqai, pero como decimos, no ofrece siete asientos.

¿Qué te parece el nuevo diseño?

Tú opinión nos importa.

Un pequeño formulario con nombre opcional, e-mail opcional y el comentario.

×