¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
    Autobild.es

    El retrovisor: Lotus-Renault

    8

    La temporada 2011 empezó bien en los primeros tests de pretemporada, con Kubica y Petrov mostrando que el coche de esa temporada iba a ser fuerte. Pero pocos días después y antes de. los siguientes tests, la noticia del accidente de Kubica y su K.O. para 2011 iba a ser anunciado. A partir de ahí, la temporada ha ido de más a menos.

    La temporada empezó muy bien para el equipo. Y así, el 3 de febrero de 2011 Robert Kubica debutaba con el nuevo Renault R31 a finales de la primera semana de entrenamientos de pretemporada logrando el mejor tiempo. El coche había llegado con unos escapes innovadores y muchos ya consideraron que sería un coche a batir esa temporada.

    Pero tres días después, nadie se esperaba que Robert Kubica, que se encontraba pilotando en un evento de rally como piloto invitado iba a tener un accidente tan grave que sus fases pasaron porque su vida corría peligro, por perder la mano, para finalmente pasar satisfactoriamente las operaciones a las que se había sometido. Aunque la mayor suerte fue que el piloto polaco saliera con vida del accidente, ya que el golpe y los quitamiedos atravesando el coche podían haber traído consecuencias fatales.

    Así que Renault tuvo que ponerse manos a la obra, en medio de las preparaciones de temporada, para encontrar a un piloto que sustituyera a su piloto estrella. Hubo bastantes candidatos que estaban interesados, entre ellos también Jacques Villeneuve. Pero finalmente el premio gordo se lo llevó Nick Heidfeld.

    Desde entonces, todo había ido cuesta abajo para Renault. El único logro que consiguieron fue un podio de Petrov en la carrera inugural, y dos semanas más tarde en Malasia otro de Heidfeld, pero eso fue todo.

    Y es que después de que aparecieran los sopladores difusores, siguiendo los pasos de Red Bull, todos los equipos empezaron a pasar por encima de Renault. La ventaja de su sistema se había perdido, ya que tampoco podía seguir desarrollándose. Al menos, durante algunas carreras pudieron brindarnos con salidas rapidísimas por parte del R31, que era la mayor ventaja de su sistema.

    Y es que el diseño de su sistema tenía ventajas, sí, pero también algunos inconvenientes, ya que los escapes salían delante de los pontones y en la zona trasera. Los riesgos son claros: los gases calientes que salen de los escapes tenían que recorrer un largo camino hacia atrás, como pudimos ver, por ejemplo, en el Gran Premio de España, cuando el coche de Heidfeld salía en llamas en España y en Hungría.

    Y hablando de Heidfeld, el alemán perdió su asiento a mediados de temporada, después de ver la temporada decepcionante que estaba realizando al lado de Petrov, y hasta fue abiertamente criticado por Eric Boullier, quien se esperaba más del piloto alemán. No tardaron mucho en encontrar un sustituto, y el agraciado fue Bruno Senna, que ya en los tests de pretemporada se estaba disputando el asiento con Heidfeld tras la noticia del accidente de Kubica, y se quedó con el puesto de piloto de pruebas.

    Pero la falta de rendimiento del monoplaza, la falta de liquidez económica, hicieron que cada carrera que pasaba fuera más complicada de clasificar tan siquiera entre los diez primeros.

    El resultado a finales de temporada: los dos pilotos fuera. Para 2012 el equipo, que se denomina ya solo Lotus, contará con Kimi Raikkönen y Romain Grosjean, con quienes esperan mejorar los resultados.

    El retrovisor: Lotus-Renault
    Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto