¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    5 maneras de reducir contaminación en Madrid

    Javier Costas
    Javier Costas

    Reducir la contaminación en Madrid pasa por reducir el tráfico, pero eso limita la movilidad de millones de personas. Se está intentando encontrar un punto medio en el que se pueda compatibilizar el derecho a la salud con el de la movilidad, reconocidos ambos por la Constitución Española de 1978.

    Fotografía: Miriam Pérez (Flickr) CC BY ND

    La capital ha reducido sensiblemente su contaminación durante el año pasado, de acuerdo a un informe de la ONG Ecologistas en Acción, partiendo de los datos del Ayuntamiento. La ciudad dispone de 24 estaciones que miden la calidad del aire. Aún queda mucho por hacer, y durante 2016 se comprobó el impacto de algunas medidas inéditas, como cerrar la ciudad a parte del tráfico.

    Según los datos recogidos, 9 de las estaciones superaron el límite legal anual de 40 microgramos/metro cúbico de dióxido de nitrógeno (NO2), y de ellas, 4 rebasaron el límite horario, es decir, más de 18 horas completas con 200 μg/m³ de este contaminante. La mayoría de estos gases se deben a los motores diésel, y debido a la picaresca de los fabricantes, no ha bajado todo lo que debería su cantidad incluso en modelos nuevos.

    Esto puede ir cambiando poco a poco con medidas que ya han demostrado su eficacia, veamos algunas:

    Citroën C-Zero de emov

    La revolución de los coches compartidos

    Los servicios de alquiler por minutos de Car2Go y emov están acercando a los madrileños la utilización de coches eléctricos, durante el tiempo que necesitan, sin preocuparse por las plazas de aparcamiento ni de los parquímetros. Con sus distintivos "cero emisiones" pueden aparcar en cualquier plaza azul o verde sin pagar, y moverse por la ciudad incluso en episodios de alta contaminación.

    Este sistema de transporte es similar en planteamiento al de las bicicletas de BiciMAD, pero con turismos. Los smart fortwo ev y Citroën C-Zero de estos servicios son muy compactos y se aparcan con facilidad, aptos para dos o cuatro ocupantes. De momento no está permitido estacionarlos fuera de la M-30. El número de interesados en estos servicios es alto, emov recibió 50.000 altas en tres semanas.

    Un autobús puede acomodar a todos los pasajeros que caben en 15 coches, ocupando el espacio de 3 de ellos

    Transporte público gratuito

    En los escenarios 3 y 4 de alta contaminación, que limitan la circulación dentro de la almendra central y la propia M-30, la ciudad sufragará con sus presupuestos el refuerzo de líneas de autobús, sin coste para los viajeros. De esta forma se quiere incentivar el transporte público y facilitar las cosas a quien ese día no puede usar su coche.

    El suburbano y los trenes de Cercanías no serán gratuitos, aunque pueden recibir refuerzos en frecuencias para hacer frente a un volumen de viajeros que normalmente no utiliza sus servicios. Con una ciudad muy despejada de coches, los autobuses son mucho más rápidos y eficientes en la prestación de su servicio.

    Evitar la picaresca de las matrículas

    Cuando se restringe la circulación al 50% de las matrículas, los que tengan par o impar podrán moverse o no, según el día de la semana. Se tienen que poner en marcha mecanismos para evitar que haya gente que compre un segundo coche para burlar esa prohibición, es preferible que tenga un solo vehículo pero que sea de bajas emisiones, convertidos a gas, híbridos o eléctricos.

    Estos días se está anunciando una oferta, decenas de vehículos matriculados para que el cliente pueda escoger a placer un impar o un par, ya que matriculando un coche nuevo no se puede elegir número. Estas prácticas no ayudan a reducir la contaminación, aunque afortunadamente no es algo al alcance de cualquiera.

    Futuros emplazamientos de aparcamientos disuasorios en Madrid

    Más aparcamientos disuasorios

    En julio del año pasado se anunció la construcción de 12 aparcamientos disuasorios, a un coste de utilización muy bajo o nulo, cerca de nudos de transporte público. Supondrá una inversión de 140 millones de euros en dos fases, en la primera se van a crear 7.142 plazas, y en la segunda, 2.428 plazas. El Ayuntamiento de Madrid trabajará con la CAM, Ministerio de Fomento y el sistema de transporte público para agilizar todo el proceso.

    Las ubicaciones de estos aparcamientos serán las siguientes: Aviación Española (A-5), Canillejas (A-2), Colonia Jardín (M-502/M-511), Estadio Olímpico (A-2), Fuente de la Mora (M-40), Paco de Lucía (M-40), Pitis (M-40), San Cristobal (A-4), Santa Eugenia (A-3), Valdebebas (M-11), Villaverde Alto (A-42) y Villaverde Bajo Cruce (A-4). No estarán a tiempo para este año.

    Ya no servirá únicamente el criterio de ocupación, habrá días que las pegatinas sean más útiles

    Carriles Bus VAO

    Después llevar años en funcionamiento el carril (en realidad son dos) Bus VAO, destinado a vehículos de alta ocupación, la medida se va a extender a la A-2 y la A-5, pero con una obra mucho menos costosa, aprovechando la infraestructura existente. Con carriles de señalización variable se beneficiará a los autobuses, para hacer el transporte público más atractivo y sacar coches de los atascos.

    Por otro lado, el Bus VAO de la A-6 podrá ser utilizado en determinadas circunstancias por los vehículos de menores emisiones. Actualmente se puede usar por modelos de emisión 0 (eléctricos e híbridos enchufables) aunque no vayan dos personas, pero se va a extender a híbridos normales, a gas, o incluso los gasolina o diésel más limpios. Si se incluyen estos últimos la medida no será tan eficaz, porque beneficiará a quienes puedan comprarse un coche más moderno.