¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir

El nuevo Bentley Flying Spur Speed explota las prestaciones del motor W12

El nuevo Bentley Flying Spur Speed explota las prestaciones del motor W12
11
Bentley Flying Spur SpeedBentley
Fran Romero
Fran Romero5 min. lectura

Más de año y medio ha tardado la marca británica de lujo propiedad del grupo Volkswagen en completar la oferta de su berlina. El nuevo Bentley Flying Spur Speed pone la guinda a una gama de versiones con un potente motor W12 bajo el capó, ofreciendo un alto nivel de comodidad y unas prestaciones explosivas.

Hace año y medio que la marca británico implantó novedades a bordo del Bentley Flying Spur. La marca con sede en Crewe consideró necesario dotar a la lujosa berlina de un paquete de mejoras centradas especialmente en el equipamiento, y más concretamente en aspectos clave para los clientes más exquisitos, como son la personalización, tecnología, artesanía y confort.

El lujoso Bentley Flying Spur Speed, considerado por el fabricante como el sustituto temporal del extinto Mulsanne, fue uno de los primeros modelos de la marca en abanderar la tecnología de electrificación, introduciendo en la oferta de motores una opción de propulsión híbrida enchufable. Un PHEV que ya ofrece unas grandes prestaciones pero que no tiene el mismo caché que una verdadera versión deportiva, un plus que tampoco llega a ofrecer el acabado especial «Black Line». Ahora, el fabricante ha presentado la guinda de la gama del Bentley Flying Spur.

Bentley Flying Spur Speed
El interior del Bentley Flying Spur Speed es abrumador en tecnología, lujo y deportividad

El nuevo Bentley Flying Spur Speed supera la deportividad del S

La explosiva berlina británica presenta la imagen propia de este apellido especial, con unas grandes llantas de aleación de 22 pulgadas, además del acabado en negro brillante de la parrilla, las rejillas de las tomas de aire, los bordes de la superficie acristalada, faros delanteros y pilotos traseros, manijas de las puertas y hasta los embellecedores ovalados de los escapes. Solo la carrocería, disponible en 15 colores y el baño rojo de las pinzas de los frenos, ponen la nota discordante, al igual que el spoiler de carbono en el labio frontal.

Por dentro, la atmósfera es realmente lujosa, con una tapicería de cuero y Alcantara de color gris con un acolchado de diamante, costuras decorativas y ribetes y cinturones de seguridad en el mismo color exterior. Además, los pedales deportivos de aluminio son únicos, el del freno con la insignia de la marca, mientras que el emblema de la versión está presente en el salpicadero y en los listones de los umbrales de las puertas.

Lujo absoluto pero lo interesante está bajo el capó delantero. El nuevo Bentley Flying Spur Speed da una vuelta de tuerca a un motor que abandonó la producción el pasado mes de mayo, si bien no afectó a las unidades con el sello de Mulliner, ahora con un importante extra de potencia máxima, que alcanza unos brutales 635 CV. Suficiente para unas prestaciones de vértigo en una berlina con más de dos toneladas de peso, detalladas a continuación, y que lleva al suelo a través de un cambio automático de 8 velocidades con dos modos de funcionamiento.

ND: Dato no disponible / Cifras y valores homologados según el ciclo WLTP

Los «Confort» y «Sport» se encargan de distribuir el par motor entre los dos ejes, pues cuenta con tracción total con vectorización del par, dirección activa en el eje trasero y el sistema anti-balanceo de la carrocería «Bentley Dynamic Ride» que, gracias a la tecnología de 48 Voltios y a unas barras estabilizadoras electrificadas, mantienen el cuerpo casi sin inclinaciones, con un confort muy elevado a pesar de pisar el acelerador con suma presión en las curvas más cerradas.

El nuevo Bentley Flying Spur Speed explota las prestaciones del motor W12