¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
    Autobild.es

    Bentley fabrica el último V8 de 6.75 litros tras 61 años en producción

    5
    Bentley V8 L-Series de 6.75 litrosBentley

    La firma británica ha anunciado que ha salido de la cadena de montaje el último motor del mítico V8 L-series de 6,.75 litros que ha empleado ininterrumpidamente durante 61 años. Las últimas unidades fabricadas de este icónico propulsor han sido destinadas a la edición limitada de despedida del Bentley Mulsanne.

    En tiempos en los que la norma son motores sobrealimentados de baja cilindrada y las mecánicas híbridas algo completamente habitual, el mítico V8 de 6.75 litros de Bentley es todo un dinosaurio y una auténtica rareza. De hecho, es el motor empleado en un modelo de producción más lóngevo de la historia, superando incluso a la familia V8 small block de General Motors.

    Esta semana Bentley ha celebrado la salida de la cadena de montaje de la última unidad que ha fabricado de su mítico bloque V8 L-Series, que desde hace décadas cuenta con una cilindrada de 6.75 litros, que para algunos es "seis y tres cuartos". Desde hace más de 60 años este motor ha propulsado a todos los modelos estandarte de la gama británica y ahora desaparecerá junto al Bentley Mulsanne. Según la firma de Crewe han sido ensamblados unos 36.000 bloques de esta serie.

    El Bentley Mulsanne 6.75 Edition by Mulliner será el último en montar este bloque.

    Este bloque nació en 1959 como sustituto del anterior 6 cilindros de la marca británica. Aunque inicialmente contaba con 6.2 litros de cilindrada, tras varias modificaciones adoptó en 1971 su poco habitual cubicaje de 6.75 litros actual. Como es bien sabido, desde entonces Bentley no ha modificado el desplazamiento de este propulsor, a pesar de que lo ha tratado de modernizar en los últimos años. Aunque lo más curioso es que sigue manteniendo el diámetro de los cilindros del bloque original desarrollado en los años cincuenta.

    En su última configuración, el V8 de 6.75 litros entregaba 530 CV (525 hp) y 1.100 Nm de par máximo, cifras más que suficientes para mover el elevado tonelaje del Bentley Mulsanne. Gracias a estas cifras, el Mulsanne es capaz de acelerar de 0 a 100 km/h en 4.9 segundos y lograr una velocidad máxima de 305 km/h en su versión Mulsanne Speed.

    El Bentley Mulsanne va a desaparecer del mercado y para ello la firma ha decidido lanzar la edición limitada Bentley Mulsanne 6.75 Edition by Mulliner. Esta versión especial de producción limitada está compuesta por los últimos 30 ejemplares que serán fabricados del modelo y por tanto, estarán dotados de las últimas unidades fabricadas del célebre V8 L-Series. Estas imágenes se corresponden al último motor ensamblado y al equipo de trabajo que lo monto artesanalmente.

    Bentley fabrica el último V8 de 6.75 litros tras 61 años en producción
    Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto