¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir

Las matrículas digitales ya son legales en California, adiós a las tradicionales

Las matrículas digitales ya son legales en California, adiós a las tradicionales
Así es la primera matrícula digital para coches, que ya es legal en CalifoniaReviver
Fran Romero
Fran Romero4 min. lectura

California, uno de los paraísos de la más avanzada tecnología y de las startup, ha dado un importante paso adelante hace tan solo unos semanas. El estado americano ha legalizado las matrículas digitales de coches, un nuevo gadget que destierra las tradicionales placas metálicas, que podrán ser utilizadas por particulares y empresas aunque no exentas de condiciones.

La tecnología avanza a verdadero paso de gigante, pero no las normativas que regulan ciertas materias relacionadas con los coches. Para legalizar ciertos aspectos y tecnologías, se realizan profundos estudios y se debate con expertos sobre su idoneidad y permisividad que siempre tiene algunas cuestiones importantes que tratar encima de la mesa.

El estado de la Costa Oeste, paraíso por excelencia de startups especializadas en avanzadas tecnologías, ha sido el primero de Estados Unidos en legalizar las matrículas digitales para los coches. A finales del pasado mes de septiembre, el gobernador de California firmaba la ley «AB 984», que considera legales las matrículas electrónicas -también en Arizona y Michigan, y solo en vehículos comerciales en Texas- rezando en el texto como «una alternativa legal a la placa de metal tradicional», explican fuentes americanas.

Prueba BMW Serie 2 Coupé
Las matrículas tradicionales ya tienen los días contados en California

Las matrículas digitales llegarán a Europa

Es el gran reconocimiento a un proyecto piloto que inició la única empresa que tiene licencia para la producción de estas matrículas electrónicas bautizadas como «RPlate». Los de Reviver arrancaron unas pruebas en 2018 con 175.000 matrículas digitales en uso, tras conocer que el estado de California buscaba una alternativa a las tradicionales matrículas metálicas desde 2013. Su proyecto presentaba una pantalla monocromática de tinta electrónica protegida por una película especial seis veces más dura que el cristal, dotada de capacidades especiales.

Aunque su cometido es mostrar solamente la matrícula del vehículo, también puede reproducir otros mensajes como avisos de peligro. Incluso, puede disponer de tecnología Bluetooth alimentándose de una pequeña batería que tiene una vida útil de cinco años, a través de la cual puede enviar mensajes a dispositivos móviles como avisos de robo. El proveedor ya se puede encargar de que la matrícula funcione perfectamente, pues un mal funcionamiento será objeto de infracción.

Las matrículas digitales no son gratis, generan costes

Lo que no se ha aclarado es para quién, si para el propietario del vehículo, que debe velar por su funcionamiento correcto y si no recurrir al proveedor, o directamente al fabricante. El Gobierno californiano prohíbe tajantemente incluir una función de seguimiento GPS en el caso de particulares, pero lo permite en los vehículos de flota, lo que ha generado un importante debate sobre la protección de datos. Además, para los vehículos de empresa también puede estar retroiluminada.

Las matrículas actuales solo han de ser sustituidas cuando sufren daños, pero no generan más costes para los propietarios. En California, no salen gratis: los melómanos particulares que gustan de estar a la última en tecnología y lucir matrícula digital tendrán que desembolsar $19,95 al mes durante 48 meses o suscribir un contrato de cuatro años abonando $215,40. Al cambio actual y trasladando el mismo modelo a Europa, nos costaría poco más de 19,35 Euros al mes o casi 220 Euros al año.