¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
Autobild.es
  • China y Estados Unidos suben la escala de su guerra comercial

China y Estados Unidos suben la escala de su guerra comercial

Hace año y medio que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, empezó a cuestionar el equilibrio del comercio en tres grandes frentes: con China, con la Unión Europea, y con sus dos naciones fronterizas. El mayor pulso se lo está echando a China.

Washington D.C. y Pekín están cada vez más lejos de llegar a un acuerdo. Hubo una breve tregua en la escalada comercial entre los dos países, pero Donald Trump ha preferido aumentar el pulso contra los chinos en vez de calmar los ánimos.

El viernes supimos que China gravará con aranceles 75.000 millones de dólares en importaciones desde Estados Unidos, siendo a su vez esta escalada una respuesta a un incremento anunciado previamente por el país americano. Y Trump elevó la apuesta, una vez más.

Algunos bienes importados desde China pasarán del 10 al 15% de aranceles desde el 1 de septiembre, mientras que otros pasarán desde el 1 de octubre desde el 25% hasta el 30%. En total, quedan afectados 250.000 millones de dólares en bienes. ¿Quién va a salir perdiendo? En realidad, los dos.

Mercedes-Benz GLS

Una partida de bienes que va a sufrir un incremento de aranceles son los coches que se fabrican en Estados Unidos con rumbo a China, a partir del 15 de diciembre, y será un 25% de arancel. En 2018 los chinos importaron más de 190.000 vehículos, lo que supuso una caída del 35% respecto a 2017. Si se cuenta ese año, la caída ronda ya la mitad respecto a ahora.

Quienes más salen perdiendo, por volumen, son fabricantes alemanes afincados en Estados Unidos. De acuerdo a los datos de LMC Automotive, partieron hacia China en 2018 unos 45.000 BMW X5, casi 41.000 Mercedes-Benz GLE, 18.200 GLS, 11.900 X4, 10.400 X3, 9.200 X6... En definitiva, todo SUV y vehículos con incrementos de precio notables por su condición de coches de capricho Premium.

Otra notable perjudicada es Ford Company, que exportó 16.600 Lincoln MKC y 13.200 Ford Explorer. Se suman a la lista Fiat Chrysler, al exportar 10.200 Jeep Grand Cherokee, y Tesla, con 10.500 unidades. Los vehículos de bajo y medio precio de estas marcas para China se fabrican en el mismo país. Los componentes que lleguen desde EEUU costarán un 5% más que ahora.

Tesla Model X

Donald Trump ha pedido a las compañías estadounidenses que busquen alternativas a la producción en suelo chino para llegar a su mercado. Esto, que a primera vista puede parecer lo más eficiente desde el punto de vista de la economía, no tiene por qué serlo en la vida real. Y de hecho, no lo es.

Lo que Trump va a conseguir es que esos vehículos acaben siendo producidos en China para atender la demanda del mercado local, o reubicar producción incluso en Europa para mandar a China. Sin duda el impacto en la economía del país americano va a notarse mucho más por lo que los chinos les dejarán de comprar, y eso, dependiendo del bien, se nota más o menos rápido.

A las compañías automovilísticas las guerras comerciales no les gustan, tampoco le gustan a sus inversores, ya que todo esto ha tenido efectos perniciosos en la bolsa. Y por si todo esto fuera poco, Trump amenaza con más aranceles a productos europeos, y la Unión Europea ya tiene en la recámara una respuesta a un eventual incremento de aranceles desde el país de Trump.

Jeep Grand Cherokee

Trump cree que Estados Unidos puede sobrevivir sin China, pero está equivocado. Solo con que los chinos reduzcan la compra de vehículos que están lastrados con aranceles ya es suficiente para provocar un impacto en las fábricas, y en todas aquellas empresas que dependen de dicha producción.

Los fabricantes van a seguir eligiendo los lugares donde sea más eficiente producir, aunque luego haya que mandar los productos en barcos a varios miles de kilómetros. Eso sí, lo ideal suele ser que, allí donde está una fábrica, los clientes principales estén más cerca. Si tanto SUV alemán se fabrica en ese país es precisamente porque su clientela principal está allí, no en Alemania, Reino Unido, etc.

El crecimiento económico mundial se está viendo truncado por la guerra comercial que está emprendiendo el presidente Trump contra todos

El año que viene tocan elecciones presidenciales en Estados Unidos, si los votantes deciden revalidar el mandato de Trump la economía mundial tendrá que prepararse para una serie de perturbaciones adicionales, como si ya tuviese pocas.

Fuente: Bloomberg

Noticias relacionadas

Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto