¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    Comparemos la contaminación atmosférica de Madrid y China

    Javier Costas
    Javier Costas

    Mientras Madrid permanece con restricciones al tráfico permanentes (APR) y temporales (Gran Vía), muchos son los que se quejan por la limitación de velocidad por alta contaminación. ¿Hasta qué punto es necesario provocar esas molestias a los conductores? Sigue leyendo.

    La contaminación por smog fotoquímico, debido a los NOx, es visible por el ojo humano

    El pasado miércoles a medianoche se activó de nuevo el escenario 1 dentro del protocolo anticontaminación de Madrid. Es la fase más leve, donde se limitan a 70 km/h los accesos a la capital (interior de la M-40) así como la M-30. Esta medida intenta aliviar la contaminación por óxidos de nitrógeno (NOx).

    El escenario 1 se activa cuando hay dos horas de nivel de aviso o preaviso de NOx. Si dos estaciones de medición de la calidad del aire registran valores de 180-200 microgramos de NOx por metro cúbico de aire se llega a ese nivel.

    Si no se alivia por la metereología o por la reducción efectiva de emisiones por la menor velocidad media -que, en realidad, tiene un impacto muy pequeño- hay que pasar al escenario 2, donde se empiezan a producir limitaciones de circulación y estacionamiento.

    El escenario 2 se activa cuando se alcanzan los 400 microgramos durante tres horas seguidas, dentro de la misma zona, si informan tres estaciones de medición. Ese ese el nivel de alerta. Consulta nuestro artículo sobre los diferentes escenarios.

    Ahora pongamos esas cifras en perspectiva

    El valor límite anual para la protección de la salud humana es de 40 microgramos/m³ anual de NOx, y los 200 microgramos/m³ no pueden superarse más de 18 ocasiones al año. Por lo tanto, limitar el estacionamiento o la circulación en Madrid se hace en situaciones de necesidad, no es una conspiración del Ayuntamiento de Madrid para amargar a los conductores.

    En 2016 se ha alcanzado el escenario 2, pero no se ha llegado a limitar la circulación alterna de vehículos (excepciones aparte) porque no se ha llegado a un nivel tan alarmante. Si la contaminación por óxidos de nitrógeno es mala, no hablemos ya de las partículas.

    Mapa de la contaminación en China por partículas PM2,5 - En verde las zonas con el mismo nivel medio de contaminación que Madrid en 2015. Sí, podría ser peor

    Durante 2015, las partículas PM2,5 alcanzaron los 40 microgramos/m³ en la estación Escuelas Aguirre, y se alcanzaron máximos por encima de 25 microgramos/m³. El máximo admitido por directiva europea es de 25 microgramos/m³ de media anual, y pese a esos máximos, la media anual se mantuvo por debajo de la mitad de ese valor. ¿Qué pasaría a largo plazo, si en Madrid no se tomasen medidas? Veamos qué pasa al otro lado del mundo.

    Si nos vamos a China, entenderemos la dimensión del problema de otra forma. En Pekín, durante 2015, los niveles medios (no máximos) de partículas finas fueron de 83,2 microgramos/m³, es decir, siete veces más que Madrid. Shenzhen triplicó el nivel de Madrid y Shangái lo cuadruplicó. Hay muchas ciudades para mencionar, pero estas son de las más conocidas.

    En este país se ha alcanzado un récord de contaminación de 1.000 microgramos/m³ en Shijiazhuang. Según la OMS, una exposición prolongada de más de 10 microgramos/m³ son suficientes para sufrir enfermedades cardiopulmonares, así como cáncer de pulmón. Por lo tanto, Madrid también tiene un problema grave de contaminación por partículas finas, el valor medio supera esos 10 microgramos/m³.

    Tráfico en Madrid - Fotografía: José Antonio Morcillo Valenciano (Flickr) CC BY

    Afortunadamente Madrid no tiene tanta industria pesada como muchas ciudades chinas, ni tiene tanta población, ni se hace un uso tan intensivo del carbón. El principal problema se debe al tráfico rodado. En China se ha adoptado Euro 4 recientemente, en Madrid rige Euro 6. Si los chinos tuviesen la misma proporción de turismos diésel que Madrid, probablemente habrían muerto ahogados.

    Las medidas para limitar la contaminación, como impedir el aparcamiento o la circulación, ciertamente son incómodas, pero se han previsto como últimos recursos. Madrid depende mucho de la metereología para tener el aire limpio, eso si no hay éxodos vacacionales que alivien el impacto del tráfico. Poco se hace por perseguir a los que suprimen filtro de partículas (clientes, no talleres, que sí están más vigilados), pues atentan contra la salud pública.

    Los principales responsables de la contaminación por óxidos de nitrógeno son los diésel, y los que más partículas finas emiten son los diésel y algunos gasolina turboalimentados con inyección directa de última generación. El día que se acuse formalmente a los fabricantes de producir miles de muertes cada año en Europa por la contaminación de sus coches, estaremos ante un escándalo industrial de proporciones bíblicas.

    Fuente: Historias de China