EEUU logrará que haya guerra comercial gracias a las políticas de Trump

El secretario de comercio de Estados Unidos, Wilbur Ross, soltó la bomba el viernes: la Unión Europea, Canadá y Méjico sufrirán aranceles si exportan su acero y aluminio a la potencia económica. Se pone fin a la exención temporal que disfrutaban.

Donald Trump se ha propuesto arruinar relaciones comerciales incluso con sus aliados. A partir del 1 de junio, ni la Unión Europea ni los países del NAFTA/TLCAN (Canadá y Méjico) se libran del 25% de aranceles al acero y al 10% para el aluminio. ¿La excusa? La seguridad nacional, y el presidente está amparado por una ley de los años 60.

Hasta entonces, la UE y los aliados norteamericanos se estaban beneficiando de una excención temporal de esos aranceles. Donald Trump cree que con políticas neoproteccionistas (absurdas en un mundo globalizado) puede levantar empleos, especialmente en estados deprimidos económicamente donde tanta gente ha creído en él.

Es cierto que Trump puede crear empleos así, pero también es cierto que puede destruir otros tantos y tener al final una destrucción neta de empleo. El acero y el aluminio son el principio, los aliados comerciales no aceptan el movimiento unilateral y van a responder. Y no solo eso, aún pueden caer aranceles a los automóviles.

Este es uno de los coches americanos más prometedores para Europa... a menos que la UE responda a los aranceles a modo de revancha

La industria norteamericana del motor ya no es lo que era, concretamente la de Estados Unidos, y es un país que importa más coches de los que exporta. Varios fabricantes japoneses, coreanos y europeos han establecido fábricas en América para surtir al mercado local y depender menos de los barcos, pero siguen llegando coches a puerto.

Si se impone un arancel del 25% a los coches, que es 10 veces más del arancel actual, las consecuencias para Europa no serán nada suaves. La UE exportó a EEUU en 2017 37.000 millones de euros en automóviles y 15.500 millones de euros en componentes. Todo eso subiría de precio en EEUU, por lo que serían productos menos atractivos y se perderían ventas.

Según el Instituto Ifo de Múnich, se perderían en Europa 8.528 millones de euros al año en facturación, o lo que es lo mismo, el 0,06% del PIB de la eurozona. En cuanto a empleos, hablamos de un impacto de ¡130.000 trabajadores! En la industria del automóvil no solo cuentan los que curran en las fábricas, también la industria auxiliar, logística, etc.

Los sedanes Premium que vienen de Europa serán de los más perjudicados si se imponen aranceles

Según el Instituto de Viena para Estudios de Economía Internacional Comparada (WIIW), 600.000 empleos dependen del negocio del sector del automóvil con Estados Unidos. Quien más lo sufriría sería Alemania, después Reino Unido, así como Italia. Países como el nuestro lo encajarían mejor, ya que la exposición es menor.

Alemania perdería el 0,16% de su PIB, más de 5.000 millones de euros al año, según los datos Ifo y WIIW, 60.000 empleados en ese país podrían perder su trabajo. Podría darse el caso de que un BMW Serie 3 hecho en Alemania costase más que un X3 equivalente fabricado en Spartanburg (Carolina del Sur).

En el caso de España, el 1,59% de la producción nacional se exportó a Estados Unidos en 2017, 36.764 vehículos. Eso supone unos 600 millones de euros. Afectaría más a la industria de componentes, que exportó el año pasado 808 millones de euros, es decir el 4% de su facturación, de acuerdo a Sernauto.

La comisaria europea de Comercio, Cecilia Malmström, declaró: "No estamos en una guerra comercial, pero podría haber una. Deberíamos concentrarnos en las causas como el exceso de capacidad, en vez de pensar en una escalada de tensiones."

Pocos economistas defienden las políticas comerciales de Trump, que no solo perjudican a sus competidores, también a sus aliados. Incluso miembros del Partido Republicano están en contra. Parte de la excusa es que China compite de forma desleal y pasa su mercancías a través de terceros países. La Organización Mundial del Comercio (WTO) tendrá que pronunciarse sobre este asunto.

La teoría económica moderna dice que el proteccionismo proporciona ventajas a corto plazo, pero provoca más problemas en el largo plazo. Se podrá comprender la gravedad del problema cuando los aliados de EEUU empiecen a inflar con aranceles productos que vengan de allí, porque de brazos cruzados no se van a quedar.

Jean Claude Juncker ya dejó caer en su día que la UE puede poner aranceles a 3.300 millones de dólares en mercancías, tales como el bourbon, las motocicletas de Harley Davidson o los vaqueros Levi's. También habrá que considerar los Tesla, Ford Mustang y Edge, casi toda la gama Jeep, los todocaminos BMW X medianos y grandes, etc.

Tasa tu coche. ¡¡Gratis y sin compromiso!!

El redactor te recomienda

Noticias relacionadas

Más leídas
Más comentadas

¿Qué te parece el nuevo diseño?

Tú opinión nos importa.

Un pequeño formulario con nombre opcional, e-mail opcional y el comentario.

×
Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto