Evita los golpes de calor en niños y mascotas a bordo de un coche

  • Cada verano vuelve a ocurrir lo mismo, un adulto se deja a bordo de un coche o furgoneta un ser muy vulnerable como un niño o una mascota.
  • El cuestión de minutos, el calor interior sube hasta niveles incompatibles con la vida.

Aunque la película no cambia de un verano a otro, de vez en cuando recibimos noticias de un grave descuido: niños, mascotas, dependientes o ancianos que se quedan encerrados en el habitáculo de un vehículo y sufren un golpe de calor. Puede ser una simple imprudencia (descuido) o negligencia (haciéndolo adrede, sin darle importancia).

Los servicios de emergencia son muy claros al respecto de dejar un niño dentro de un coche, aunque sea por un minuto, si no está funcionando el aire acondicionado. No se puede hacer, independientemente del tiempo, existe un gran riesgo de golpe de calor.

A diferencia de los adultos, los niños pequeños no son capaces de defenderse del calor de la forma que lo haría un adulto. Eso les hace aguantar mucho menos tiempo en las mismas condiciones. ¿Y cuánto puede aguantar un adulto? Veámoslo con un ejemplo:

Os presentamos a Tyrann Mathieu, jugador profesional de fútbol americano. Es, por tanto, un hombre con buena forma física, y está en la flor de la juventud. En este vídeo realizado por la protectora de animales PETA, comprobamos cuánto tiempo aguanta dentro de un SUV cerrado con una temperatura exterior de 32 ºC (90 ºF). No resiste ni 10 minutos.

En ese tiempo la temperatura del habitáculo roza los 48 grados (120 ºF) y Mathieu se baja del coche al sentir que no puede más. Si estuviese atado y amarrado sin poder salir, habría tenido graves complicaciones poco después. Ahora pensemos el efecto que puede causar en un niño pequeño. Pasa algo parecido con las mascotas.

En el caso de los perros, como no pueden sudar, exhalan aire caliente por la boca. Este medio de refrigeración natural poco puede hacer en un ambiente caldeado. En pocos minutos el animal sufre un golpe de calor y puede morir. Dejar las ventanillas parcialmente abiertas alivia mucho la situación, pero no lo toméis como un consejo.

Si nos topamos con un vehículo en el que está encerrado un animal o una persona vulnerable, legalmente hablando, lo único que podemos hacer es llamar a los servicios de emergencia. Circula por ahí el bulo de que se puede romper una ventanilla si previamente se ha hecho una fotografía en base al artículo 54 del Código Penal. No, no dice eso, ni se le parece. Es un bulo.

La teoría dice que hay que esperar al retorno del dueño o a que se persone un policía, agente de protección civil, bombero... El sentido común puede dictar otra cosa, pero eso queda relegado a la cuenta y riesgo de cada uno. Puede que el dueño no quiera denunciar por daños si con ello se salva a un ser querido, pero puede denunciar con todo su derecho.

En cualquier caso, hay que llamar a emergencias

En cambio, si somos nosotros los que hemos tenido el descuido, lo primero es tratar de enfriar a la víctima rápidamente y llamar a emergencias. El Colegio Oficial de enfermeros y enfermeras de Barcelona distribuye esta infografía con el modo de proceder:

Siempre existe la posibilidad del descuido: bajar del coche y dejar a bordo a alguien. Una forma muy elemental de evitar eso es dejar las llaves electrónicas (en modelos "manos libres") en la parte trasera; de esa forma quedamos "obligados" a mirar atrás. Otra forma sería con algún dispositivo de proximidad o alarmas personales que pitan cuando dos sensores se alejan.

El sentido común es muy claro, no dejar nadie a bordo, pero se trata de minimizar riesgos

Colocando a la mascota o infante en la posición trasera derecha (visible por el retrovisor) también reduce la posibilidad de descuido fatal. En pocos minutos puede morir, incluso a la sombra. Tampoco es justificable dejar encerrado a nadie en un aparcamiento techado, es un peligroso juego de trileros en el que es muy fácil perder. Algunas alarmas de coche sonarán inmediatamente si hay alguien a bordo.

Incluso en el tiempo que se tarda en acercarse a un parquímetro, extender el tique y dejarlo en el salpicadero el tiempo juega en nuestra contra. Si se viaja con un menor o una mascota, ya deben tenerse previstos los accesorios correspondientes: sillita o carrito para niños o dependientes, para animales correa, bozal (que permita jadear) o transportín. El único tiempo seguro para dejar a un ser vivo en un vehículo cerrado es cero.

Tasa tu coche. ¡¡Gratis y sin compromiso!!

El redactor te recomienda

Noticias relacionadas

Más leídas
Más comentadas

¿Qué te parece el nuevo diseño?

Tú opinión nos importa.

Un pequeño formulario con nombre opcional, e-mail opcional y el comentario.

×