Motor.es

Gasolina y gasóleo a precios de 2021, ¿gracias al tope al petróleo ruso?

Afortunadamente, 2022 está cerrando con los precios de los combustibles más bajos del año, acercándose o bajando de los precios previos a la invasión de Ucrania por parte de Rusia. El tope al petróleo ruso está en vigor desde el 5 de diciembre.

Gasolina y gasóleo a precios de 2021, ¿gracias al tope al petróleo ruso?

6 min. lectura

Publicado: 11/12/2022 20:30

Se acerca el final del año, para olvidar en lo económico, y se habla mucho de qué ocurrirá con el descuento de 20 céntimos por litro que puso en marcha el Gobierno en abril. Fieles a su habitual forma de hacer las cosas, seguramente no sabremos si la medida se extiende hasta el último momento.

Este descuento no es más que un alivio fiscal sobre los conductores, ya que en un contexto inflacionario la recaudación por IVA es más alta, así que, en realidad, la medida no tiene coste para las arcas públicas, solo es una recaudación menos óptima. ¿Están bajando los precios ante la inminencia del final del descuento?

Probablemente, no. Los márgenes del sector de la distribución de productos derivados del petróleo no permiten bajar alegremente los precios en 20 céntimos por litro, y mucho menos con la excusa de hacer una transición suave desde los precios con descuento a los sin descuento que podría haber el 1 de enero de 2023.

Calcula ahora el precio de tu seguro de coche

¡Infórmate!

Fotografía: Depositphotos.com

En cambio, es más fácil explicar la bajada de los precios con lo que está cayendo el barril de petróleo internacional. Sin que hubiese hecho efecto el tope al petróleo ruso, el barril Brent y WTI ya estaba bajando de precios ante la reducción de consumo achacable a la política «Cero COVID» de China, el temor de que la Reserva Federal de EEUU eleve tipos de interés, incertidumbre económica, etc.

El tope al petróleo ruso entró en vigor el 5 de diciembre, tras ponerse de acuerdo el Consejo de la Unión Europeas en un precio máximo de 60 dólares por barril. Esto se hace a través de las compañías de seguros, que no podrán cubrir las naves que transporten petróleo ruso comprado a un precio superior.

Eso sí, aquellos barcos que compraron y cargaron petróleo en Rusia antes del 5 de diciembre están amparados por un régimen transitorio, tienen 45 días para descargar el petróleo en destino sin que esto les afecte. Después, les afectará. El 19 de enero es el último día para descargar ese petróleo al precio original.

Fotografía: Pexels.com

Respecto a los productos refinados del petróleo con destino a terceros países, el tope entrará en vigor dentro de dos meses, el 5 de febrero de 2023. En otras palabras, eso aplicará a gasolina, gasóleo y otros productos que salgan de puertos rusos ya refinados.

La Unión Europea ha buscado de esta forma pegar un hachazo a los beneficios de la Federación Rusia por exportación de petróleo (el gas ya se había dejado de exportar por los gasoductor Nord Stream 1 y 2, este último sin entrar en servicio) y que tenga menos medios económicos para financiar una invasión que se le ha hecho muy cuesta arriba.

El Consejo de la UE cree que esta medida «servirá para estabilizar los precios mundiales de la energía y al mismo tiempo atenuar las consecuencias negativas en el suministro energético de terceros países». Rusia amenaza con bombear menos petróleo, pero eso desde luego no tiene un sentido económico, la presión le saldría demasiado cara.

Fotografía: Pixabay

Estando la gasolina o el gasóleo ya refinados y en puntos de vista minoristas coqueteando con precios de 1,50 euros el litro o inferiores, la medida de descuento de 20 céntimos solo tendría sentido por motivos políticos, para que la población esté distraída de asuntillos como la amenaza a la separación de poderes o hacer un Código Penal a la carta de ciertos colectivos que han cometido -y dicen que cometerán- delitos en diferentes epígrafes. Alemania ya eliminó el descuento y Francia lo rebajó.

En definitiva, el efecto del tope de precio al petróleo ruso de momento es incierto, puede ayudar a que siga bajando, a menos que la OPEP+ vuelva a cerrar el grifo de barriles para que el barril remonte. También puede tener efectos no deseados a corto plazo. En cualquier caso, todos aquellos que han estado aguantando sin llenar depósitos por problemas económicos deberían aprovechar.

Por último, recordaros que el tope al petróleo ruso tiene una cláusula de urgencia, y citamos textualmente: «permite transportar petróleo que supere el tope de precios o prestar asistencia técnica, servicios de intermediación, financiación o asistencia financiera en relación con el transporte, cuando sea necesario para la prevención o mitigación urgentes de un acontecimiento que pueda tener repercusiones graves e importantes en la salud y la seguridad humanas o en el medio ambiente, o en respuesta a catástrofes naturales». Ojo con esa letra pequeña.

Fuente: Consejo de la UE

Pixel