¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
    Autobild.es

    Un informe alemán demuestra la eficacia de medir las emisiones en el escape

    Detalle de prueba de emisiones de CO2 en coches a través del escape, una prueba efectiva en Alemania

    Evitar los escándalos por emisiones en la Unión Europea se convirtió en una máxima, y en constante evolución. Una de las formas de verificarlas es mediante la lectura del sistema de tratamiento de gases, a través de la conexión OBD. Un informe de la asociación de fabricantes de Alemania revela la efectividad de la medición a través del escape.

    En Alemania, la medición de los gases de escape se realizaba solamente a través de la conexión de datos OBD, desde la función de lectura del sistema de tratamiento de gases, por lo que los valores arrojados podrían haber sido objeto de modificación o de una avería en el sistema. El Gobierno alemán instauró, desde el 1 de enero de 2018, la prueba de emisiones de escape desde el tubo de escape.

    Una segunda prueba de verificación para los alemanes, obligatoria en España desde hace años, y que, por segundo año consecutivo, la asociación de fabricantes de vehículos de motor de Alemania ha confirmado como una herramienta fundamental por su efectividad. El simple hecho de insertar una sonda para medir las emisiones de CO2 ha detectado menos defectos en las pruebas realizadas durante el pasado año 2019.

    Desde la toma de datos OBD se pueden leer datos de las emisiones de CO2 de los coches

    Hasta 2018, en Alemania, la prueba de emisiones de CO2 se limitaba a la información de la toma de datos OBD

    El informe apunta que los talleres alemanes realizaron nada menos que 12,2 millones de pruebas de emisiones en turismos, vehículos comerciales y motos, y que en 11,4 millones de los analizados no se encontró fallo alguno ni desviación de emisiones. Solo se encontraron fallos en 770.000 vehículos, frente a los 1.460.000 que arrojaron deficiencias durante 2018, lo que supone una reducción del 5,5%.

    Los alemanes, tan concienzudos, también han puesto números a los fallos detectados, ascendiendo a 1.390.000 fallos de diferente índole y consideración. Y de los casi 800.000 vehículos afectados, se repararon nada menos que 381.000 unidades, por lo que superaron la inspección obligatoria correspondiente.

    Jürgen Karpinski, presidente de la Asociación Central de la Industria Alemana de Automóviles, ha indicado que «Con las estadísticas disponibles, los beneficios de las pruebas de emisiones quedan claramente demostrados. Por segunda vez consecutiva, la reintroducción obligatoria de la medición del tubo de escape ha demostrado su eficacia, una consecuencia de nuestra experiencia con el escándalo de los gases de escape de los últimos años y una importante contribución a la protección del medio ambiente».

    Fuente: KFZ