¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
Autobild.es
  • Iso Rivolta Grifo 90: la desconocida historia del último Iso fabricado

Iso Rivolta Grifo 90: la desconocida historia del último Iso fabricado

9

La biografía del último Iso Grifo fabricado es una historia que comenzó con el intento fallido de resucitar la marca, extinta desde los años setenta, y que continuó casi dos décadas después tras la sorprendente aparición de un prototipo que estuvo cerca de 15 años desaparecido.

Modelo a escala del Iso Rivolta Grifo 90, presentado en 1991.

Iso Rivolta es otra de esas grandes pequeñas marcas italianas que dejaron su pequeña huella en el mundo del motor. Clausurada en 1974, pasó a la historia por fabricar algunos interesante modelos (y deportivos) así como modelos de competición, y aunque nunca llegó alcanzar el estatus que merecieron sus productos, en las últimas décadas ha obtenido reconocimiento de especialistas y coleccionistas.

Fundada inicialmente en 1939 como una compañía dedicada a la fabricación de refrigeradores, tras la Segunda Guerra Mundial se trasladó a Bresso, un municipio de Milán, donde adquirió su nombre definitivo, Iso Autoveicoli S.p.A, ya como fabricante de vehículos. Entre sus modelos, el más legendario no se corresponde con un deportivo, sino un utilitario, el icónico Isetta, que empleaba el motor de una moto que también fabricaba la compañía, la Iso Moto 200, y que fue fabricado bajo licencia por varias compañías, incluida BMW.

A partir de los años sesenta Iso se distinguió por fabricar deportivos y modelos destinados a circuito, pero en 1974 caía en bancarrota y se cerraba la compañía tras haber fabricado menos de 2.000 deportivos. En los siguientes años hubo varios intentos de resucitar la marca, que con el tiempo fue ganando peso entre los coleccionistas, y a finales de los años ochenta tuvo lugar la última de las iniciativas, cuando Piero Rivolta, hijo del fundador y director de la marca desde 1966, se asoció con un fabricante de autobuses y obtuvo la financiación necesaria para lanzar un nuevo modelo deportivo.

Iso Grifo Series I coupé.

De entre los modelos clásicos de Iso el más representativo fue el Grifo, un Gran Turismo producido entre 1965 y 1974 en dos series que contaba con grandes mecánica de ocho cilindros de origen General Motors y hasta 7.4 litros, y que pasaba por ser rival de los GTs más representativos de Ferrari y Maserati de la época. A finales de los años ochenta, Rivolta trataba de resucitar precisamente este modelo con la misma receta, bastidor y estilo italianos combinados con un enorme y potente motor V8 norteamericano. Para ello contaba con la colaboración de grandes nombres de la industria, Marcello Gandini para el diseño, Dallara para el bastidor y Callaway para el motor V8 de origen Corvette.

El resultado fue un espectacular concept de estridente color amarillo (color de moda en aquella época entre los deportivos) presentado internacionalmente en 1991. El biplaza contaba con un potente motor V8 central-delantero, una estilizada silueta con faros ocultos tras una tapa escamoteable (no eran faros retráctiles) y un cuidado y confortable habitáculo. Aunque el proyecto estaba ya muy avanzado, el vehículo que presentaron a los medios realmente era solo un modelo a escala y a la postre, el último superviviente conocido del proyecto, pues poco después, una nueva crisis provocó que desapareciera la financiación y por tanto, también el proyecto al completo.

No se sabe exactamente como, pero tras la finalización del proyecto, el modelo a escala real terminó desapareciendo y no resurgió hasta décadas más tarde y por casualidad, que es cuando realmente da comienzo esta historia.

El prototipo es fácilmente reconocible por sus llantas de color plateado.

En el último capítulo de la serie “The Iso Rivolta Chronicles”, producida por Italian Garage, encontramos la historia del espectacular Iso Grifo 90, el modelo real creado a partir del modelo a escala presentado a inicios de los años noventa y que nunca llegó a materializarse en un modelo de producción.

Tal y como cuenta el propio protagonista en el vídeo, el empresario Federico Bonomelli descubrió por casualidad el modelo a escala a finales de la década pasada, cuando en respuesta a una llamada del propio Piero Rivolta ayudó a recoger una serie de materiales que estaban en poder del carrocero Zagato. Entre estas pertenencias de Rivolta hallaron el prototipo, fabricado sobre una base de madera. Tras quedar prendados de su diseño, se decidió en colaboración con unos pocos a llevar a producción el vehículo, en una corta serie limitada.

En aquel momento descubrían también la última versión no presentada del modelo, modificada por Zagato pero que tampoco llegó a ver la luz. Sin embargo, Bonomelli se decidía por reproducir el diseño original presentado en 1991, mucho más anguloso pero más equilibrado que la propuesta de Zagato, que desdibujaba mayormente las líneas del deportivo, aunque respetaba sus volúmenes principales.

Versión de Zagato del Iso Grifo 90.

Tras comprar a Rivolta el modelo a escala, Bonomelli y los suyos comenzaron el proyecto contactando a los principales protagonistas del modelo original, como Marcello Gandini o el propio Piero Rivolta, que se mostraron encantados de la idea. En vistas de simplificar el trabajo, se decidieron por emplear la base de un vehículo ya existente, en lugar de financiar el carísimo desarrollo y homologación de un bastidor desde cero con todos sus elementos, por lo que se decidieron por un Chevrolet Corvette C5 Z06, que no solo contaba con una mecánica similar a la planeada originalmente sino que respetaba en gran medida la receta original del modelo, diseño italiano con mecánica estadounidense.

El ejemplar donante fue comprado en los Estados Unidos por eBay en 2007, y sobre él comenzaron los trabajos, que culminaron en 2010 con la presentación en el evento Villa d’Este del modelo definitivo, ya plenamente funcional.

El resultado es prácticamente un calco del modelo a escala original presentado casi 20 años antes, con la salvedad de ligeros detalles diferenciadores en el exterior, como la terminación de las salidas de escape o las nuevas llantas y neumáticos, ahora de 5 radios de color negro sobre un aro plateado en lugar de las llantas plateadas originales. En el interior encontramos una modificación del salpicadero procedente del Corvette C5, que en algunas zonas es fácilmente reconocible, como en las salidas de ventilación.

El ejemplar único del Iso Rivolta Grifo 90.

Finalmente solo se produjo una unidad, ya que al igual que su antecesor, nacía justo en plena recesión, por lo que los responsables de la iniciativa tuvieron que conformarse con la mera materialización del modelo, que en su documentación oficial cuenta como fabricante GM-Mako Shark, debido a su procedencia General Motors y al nombre de la empresa italiana que realizó el bastidor, mientras que el nombre completo del modelo es Iso Rivolta Grifo 90.

Este modelo único permanece aún en posesión de la familia Bonomelli y cuenta con un V8 LS6 elevado a 496 CV (490 hp) que le permite alcanzar los 100 km/h desde cero en solo 3.6 segundos con una velocidad máxima en torno de los 300 km/h, y que conserva todos los elementos técnicos importantes del Corvette donante, como el ABS o el control de tracción.

Fuente: Italian Garage

Noticias relacionadas

Iso Rivolta Grifo 90: la desconocida historia del último Iso fabricado
Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto