¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
    Autobild.es

    La conducción autónoma de Google se enfrenta al tráfico urbano en ciudad

    Google continúa desarrollando el coche autónomo, y ahora va un paso más allá, mostrándonos cómo ya es posible adaptarse al tráfico urbano con total seguridad. La conducción autónoma de Google ya es capaz de reconocer centenares de objetos de forma simultánea, como coches aparcados en doble fila o peatones cruzando, y también se adapta a los semáforos.

    La conducción autónoma de Google continúa evolucionando y mejorando, y aunque todavía falten años, o décadas, para ello, el coche sin conductor está un poco más cerca. Al menos eso podríamos pensar, tras conocer cómo se comporta el coche autónomo de Google en las calles de Mountain View (California), la sede del gigante tecnológico.

    Obviamente, un coche autónomo no se enfrenta a las mismas dificultades en simples maniobras a baja velocidad, o en circuito cerrado, que en la jungla del tráfico urbano. En ciudad, podemos encontrarnos con peatones que cruzan, motos que nos adelantan, coches y furgonetas aparcados en doble fila, etcétera. Y eso sin tener en cuenta el tráfico congestionado, la señalización vertical o los semáforos, que representan otra dificultad añadida.

    Recientemente, el coche autónomo de Google se ha enfrentado a todas estas pruebas de fuego, conduciendo por la ciudad, en los alrededores de San Francisco. Estas pruebas han incluido miles de millas recorridas en este entorno, con resultados más que positivos. Ahora, el sistema de conducción inteligente de Google es capaz de detectar cientos de objetos simultáneamente, tanto en movimiento como en parado.

    Según Google, el coche autónomo será en el futuro más seguro que la conducción humana, siendo capaz de predecir gracias a sus modelos de software situaciones en el tráfico incluso antes de que estas se produzcan, y reaccionando de forma acorde a ellas. Con esto deberían evitarse accidentes, además de proporcionar una conducción más sosegada y tranquila, sin estrés, distracciones ni cansancio.

    Hasta ahora, el coche autónomo de Google ha recorrido en los últimos años más de 700.000 millas de pruebas, algo más de un millón de kilómetros. Y aunque desde la propia Google reconocen que todavía tienen que resolver muchos problemas al respecto, la conducción autónoma está un paso más cerca de hacerse realidad. Google ha puesto fecha: año 2018. Entonces, podrías sentarte simplemente en tu coche e indicarle destino. El resto, correrá a cargo de la tecnología

    Fuente: Google Official Blog

    Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto