¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
Autobild.es
  • La OCU carga -otra vez- contra los microhíbridos con etiqueta ECO

La OCU carga -otra vez- contra los microhíbridos con etiqueta ECO

La Organización de Consumidores y Usuarios acaba de publicar un estudio en el que pone en tela de juicio la idoneidad de poner el distintivo ECO en los "microhíbridos" de 48 voltios al haber usado unos ejemplos sesgados para su comparación.

Sistema híbrido ligero de 48 voltios de Land Rover

Desde que los distintivos ambientales o pegatinas de la DGT han empezado a tener una utilidad real en algunas ciudades, discriminando al parque móvil por su tecnología de reducción de emisiones, los fabricantes han puesto manos a la obra para obtener ventajas comerciales, y no les culpo.

Ahora nos hemos familiarizado con los términos híbrido, microhíbrido, híbrido enchufable, híbrido autorrecargable, 100% eléctrico... denominaciones que son parcialmente confusas (aquí te enterarás mejor) y que están logrando marear al consumidor. De todas formas, se piden alternativas a los diésel ahora que están tan demonizados y que sus ventas se han desplomado.

Una de las soluciones técnicas que se están aplicando es la microhibridación de 48 voltios, es decir, un mayor aprovechamiento de la energía "sobrante" del motor para alimentar distintos sistemas eléctricos, ayudar al arranque y poder rodar más tiempo con el motor apagado. En realidad, un microhíbrido es un vehículo con motor convencional que para y arranca el motor aprovechando energía recuperada en las deceleraciones. En algunos "microhíbridos" hay aporte de par (por poco que sea), y lo correcto sería llamarlos semihíbridos.

Comparación entre vehículos C de gama media y motores de poca potencia con microhíbridos Premium de gran potencia. Imagen: OCU

Según la OCU, "los automóviles potentes con motor microhíbrido contaminan mucho más que la mayoría de los coches con el clásico motor de combustión". Y se han quedado tan anchos. Por ejemplo, comparan en Range Rover Evoque P300 con el Nissan Qashqai 1.5 dCi. Así, tal cual.

El Evoque P300 cuesta prácticamente el triple, tiene casi el triple de potencia, están comparando un gasolina turbo con un diésel poco prestacional, son vehículos de segmentos diferentes, y el Qashqai se vende con mucha diferencia más que el SUV inglés. En otras palabras, la comparación no hay por dónde cogerla.

El Evoque P300 hay que compararlo con un Evoque no híbrido con un motor térmico similar, y entonces llegaríamos a la conclusión de que el P300 contamina menos siendo híbrido que no siéndolo.

Además, la propia OCU lo admite: "consiguiendo un ahorro de aproximadamente un 10% de combustible, o lo que es lo mismo una reducción del 10% de emisiones contaminante de CO2, micropartículas y NOx." Otra perla, las micropartículas y NOx no tienen nada que ver con el CO2 ni el consumo.

Sistema híbrido ligero de 48 voltios de Audi

Las comparaciones hay que hacerlas entre manzanas y manzanas, o entre peras y peras, pero si comparamos manzanas con peras siempre van a salir diferencias

Otra comparación absurda, Audi Q8 50 TDI contra Dacia Sandero 1.0. El Audi tiene etiqueta ECO por tener sistema de 48 voltios, el Sandero tiene etiqueta C. Si alguien ha pensado que el cliente de un Q8 se decantaría por un Sandero por la etiqueta, si fuese al revés, fuma algo tan bueno que yo también quiero probarlo, debe colocar bastante.

Bromas aparte, es otra comparación carente de sentido. ¿Por qué no se compara el Sandero contra un "microhíbrido" de su mismo segmento? A lo mejor resulta que los "microhíbridos" no son tan malos cuando se hacen las comparaciones correctas. El Q8 50 TDI ha de compararse con SUV de su tamaño, a ser posible no híbridos y con una potencia similar. Empezarían a cuadrar las cosas.

Lo siento, este estudio sí que #NoCuela, son comparaciones sesgadas y absurdas, y no es la primera vez. Ya en un estudio previo dijeron que un Toyota Aygo 1.0 contamina menos que un Lexus LS 600h. Nos ha jorobado que sí, de la misma forma que un lanzador olímpico de martillo es un pésimo corredor de los 1.000 metros lisos, y al revés, un corredor igual se tira el martillo a los pies por no poder moverlo.

Modelos como el Suzuki Ignis 1.2 SHVS lleva el distintivo ECO por su condición de semihíbrido

El sistema de etiquetado de la DGT no es perfecto, desde luego, pero cuando un ECO contamina menos que un modelo totalmente equivalente que no es híbrido o no funciona con gas, entonces el etiquetado cumple con su función: elegir el vehículo ECO ahorra contaminación y -son dos cosas distintas- consume menos y -esto sí que está relacionado- emite menos CO2. La relación entre consumo y CO2 es lineal y directa, las emisiones de NOx y PM dependen de otros factores.

Tampoco hay que ir a atacar a los ECO cuando se trata de modelos caros y potentes. También hay "microhíbridos" de precios asequibles y potencias razonables, como los SHVS de Suzuki, que sí, contaminan menos y consumen menos que las versiones equivalentes con motor de gasolina sin hibridación ligera.

Si con ese estudio la OCU pretendía aportar claridad y orientar al consumidor, se ha lucido. Además, nos vamos a hartar de ver "microhíbridos" e híbridos hasta que los eléctricos puros puedan ser una alternativa real para la mayoría de la gente, no una minoría (como sucede hoy), y ya no haga falta depender de los motores que funcionan con energías fósiles. Faltan en torno a 10 años, toda la contaminación que se evite hasta entonces, bienvenida sea.

Fuente: OCU

Noticias relacionadas

Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto