Mis favoritosAccesoVender coche
Autobild.es

Las medidas anticontaminación son necesarias (no solo en Madrid)

Mañana se activa el escenario 2 del protocolo anticontaminación de Madrid, que impide la circulación de los vehículos sin distintivo ambientan en la M-30 y en su perímetro interior. Como cada vez que esto sucede, las protestas aumentan, pero se enturbia el debate: esto es necesario.

España es un país que ha dado grandes deportistas, como Rafael Nadal, Joana Pastrana, Fernando Alonso, Carolina Marín, Miguel Induráin, Toni Bou, Pau Gasol... pero también ha sido cuna de pensadores: Séneca, Ortega y Gasset... y un ejército de opinadores de barra de bar. Lo siento, hay que admitirlo, hay demasiado opinador que no sabe de lo que habla.

La contaminación viene de las calefacciones, de las granjas, de las centrales térmicas (en Madrid no hay ni una), de los OVNIs, de los fumadores... pero no se quiere ver el impacto del transporte por carretera, y concretamente, el de los vehículos privados. Es difícil ver la contribución de cada persona, el problema siempre es de los demás.

Por otro lado, la contaminación se compone de varios gases: óxidos de nitrógeno (NOx), partículas (PM), ozono troposférico, óxidos de azufre (SOx)... ¡y no se pueden mezclar alegremente como el alcohol en un botellón de adolescentes! Además, el famoso dióxido de carbono (CO2) es un gas de efecto invernadero, pero no es un contaminante como tal. Quien mezcla los gases sin ton ni son exhibe su nulo conocimiento en química.

Resulta totalmente comprensible el cabreo de quien tiene que alterar sus hábitos en caso de alta contaminación en Madrid, pero hay que ir al meollo de la cuestión. Si las emisiones de CO2 son excesivas, se agrava el cambio climático. Si son excesivas las otras, se agrava el impacto en la salud de las personas. En Madrid hablamos de millones de personas, no solo los que viven en la capital.

La Ley 34/2007, de 15 de noviembre, de Calidad del Aire y Protección de la Atmósfera establece que los municipios con una población superior a 100.000 habitantes tienen que adoptar planes y programas para cumplir con los objetivos de calidad del aire. Madrid es una de esas poblaciones, y la capital está cumpliendo la ley: debe medir la contaminación, avisar a la población cuando sube, y establecer medidas para combatirla.

La Comunidad de Madrid (autonomia), poco sospechosa de estar gobernada por Ahora Madrid y Manuela Carmena, maneja estos datos:

  • el 71% de las emisiones totales de óxidos de nitrógeno (NOx) en la Comunidad de Madrid provienen del sector del transporte por carretera, de las cuales:
    • el 56,1% viene de los turismos privados, y de todos ellos, los diésel aportan el 98% de las emisiones
    • los autobuses aportan el 16,4%
    • los taxis aportan el 14,8%
    • y el resto de vehículos ligeros (motos, triciclos...) el 12,7%. Aquí se incluyen las furgonetas, el 5,1% de la comunidad

Pregunta: ¿qué gas es el que activa los distintos escenarios del protocolo anticontaminación de Madrid? Los óxidos de nitrógeno (NOx). Según la Agencia Europea de Medio Ambiente (AEMA), hasta 40.000 españoles mueren cada año a consecuencia del exceso de contaminación. ¿Empieza a quedar claro, o todavía no?

Segun la Escuela Técnica Superior de Ingenieros Industriales de la UPM, el tráfico rodado aporta el 48%-55% de la contaminación por NOx y PM en Madrid

Los vehículos sin distintivo ambiental son fundamentalmente diésel, matriculados antes del 2006, aunque también se han metido injustamente en el saco los modelos que cumplían la normativa Euro 4 antes de esa fecha. Prácticamente ninguno de esos coches tiene filtros antipartículas, y sus emisiones de óxidos de nitrógeno son enormes. Enlácese esto con lo comentado anteriormente.

No se trata de ninguna conspiración de "comunistas", ni "bolcheviques", ni "estalinistas". Si estuviese en la alcaldía de Madrid cualquier otra persona, de cualquier otro partido político, tendría que tomar exactamente las mismas medidas que Ahora Madrid, o más duras, o aumentar el presupuesto municipal para pagar sanciones por exceso de contaminación. Los costes sanitarios se pagan un poco más a escote, ya que la sanidad depende de la Comunidad de Madrid y no de la propia ciudad.

Una verdad incómoda: emisiones homologadas (en rojo) versus emisiones reales (en gris) de óxidos de nitrógeno hasta Euro 6b

El Dieselgate ha servido para que despierten muchas conciencias y la opinión pública empiece a comprender el impacto de las emisiones de los motores diésel -sobre todo los más antiguos- en la salud de la gente, pero algunos llevábamos tiempo dando la voz de alarma. Tampoco hay que despreciar las emisiones de los motores de gasolina, siendo los más perjudiciales los Euro 5 y Euro 6 sin filtro de partículas, inyección directa y turbocomprimidos.

Los madrileños capitalinos inhalan en partículas pequeñas cada día el equivalente a 2-3 cigarrillos

Las partículas (PM) también han de preocuparnos, sobre todo las que son más pequeñas (PM 2,5), que se captan por la respiración y entran al torrente sanguíneo. Se supone que los gasolina y diésel Euro 6 -con pegatina "C"- están empatados al nivel de partículas que pueden emitir. Sin embargo, las partículas no vienen fundamentalmente del transporte (~13%), sino de las emisiones de los edificios (aquí van las calefacciones), el 56%. Estas pequeñas asesinas son fundamentalmente cancerígenas.

Lo que está pasando en Madrid se acabará trasladando a poblaciones de más de 100.000 habitantes que tengan elevados niveles de contaminación. Cuando se apruebe la Ley de Cambio Climático y Transición Energética, hasta los municipios de más de 50.000 habitantes o más tendrán que implantar medidas. Suman 138 municipios y viven en ellos 23,6 millones de personas.

Reportaje sobre la contaminación de Madrid (los datos son de 2017, pero no cambia lo sustancial)

"¿Y qué puedo hacer yo?"

Pequeños hábitos pueden reducir la contribución individual al problema, sin necesidad de medidas radicales. Estas son algunas:

  • Evita el uso del coche privado para desplazamientos cortos o con cobertura adecuada del transporte público, o distancias razonables a pie, bicicleta, patinete...
  • Conduce pensando en la eficiencia: velocidad constante -y legal-, usar el pedal del freno lo mínimo posible, aceleraciones suaves, mantener los neumáticos a la presión adecuada, preocuparse mínimamente del mantenimiento del motor... Cuanto menos se pisa el acelerador y menos se usa el freno, mejor se hace.
  • En casa, una temperatura de 21 ºC para la calefacción es suficiente para estar cómodo, no hace falta ir en ropa interior en invierno. Como complemento, comprobar el correcto aislamiento de la casa, pues reduce mucho el consumo en calefacción. Aumenta la proporción de agua caliente en la ducha y ve bajando la temperatura del calentador (así evitas enfriar lo que acabas de calentar).
  • En la medida de lo posible, comparte trayectos con amigos, familiares, compañeros de trabajo... y en viajes de media y larga distancia usa aplicaciones como Blablacar o Amovens (cuanto más contamina un vehículo, relativamente, es cuando no lleva pasajeros).
  • Reduce tus consumos y residuos, reutiliza y recicla.
  • Controla el consumo eléctrico en casa, evitando prolongados stand-by, exceso de luces encendidas, uso responsable de los electrodomésticos...
  • En general, hay que concienciarse sobre las actividades diarias que contaminan, y hacer lo posible para evitar dicho impacto.

Seguramente si estos pequeños gestos se convirtiesen en rutina para decenas de millones de personas, no habría que tomar medidas impopulares, pero es lo que hay. Si los ciudadanos, por su cuenta, no hacen lo suficiente, entonces deben intervenir las autoridades. Es lo que está pasando en Madrid, y es lo que pasará en más ciudades españolas, pero también en unas cuantas europeas.

Noticias relacionadas

Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto