¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    Mazda descubre la tecnología de sus nuevos motores para sorprender a los Premium

    Mazda descubre la tecnología de sus nuevos motores para sorprender a los Premium
    Nuevos propulsores de gasolina y diésel de seis cilindros de MazdaMazda
    Fran Romero
    Fran Romero4 min. lectura

    La presentación del reciente nuevo Mazda CX-60 ha puesto de manifiesto la intención de la marca de Hiroshima de acercarse más a los Premium, y desmarcarse de los generalistas. La firma tiene un largo camino, pero ya ha puesto las primeras piedras con una nueva generación de motores dando cuenta de su tecnología.

    Mazda siempre ha sido uno de los fabricantes japoneses que ha destacado por encima de la competencia del país del sol naciente. La firma con sede en Hiroshima se ha considerado como una Premium, pero la realidad es que queda muy lejos de las alemanas que dominan el mercado en esta categoría. Desde hace unos meses, los responsables de la japonesa aspiran a desmarcarse y despuntar más, por lo que el nuevo CX-60 es el primer modelo de esta nueva estrategia.

    Pero hay más. La marca presentó los nuevos propulsores de gasolina y diésel que se montarán en los futuros modelos que llegarán en los próximos años, y de los que apenas conocíamos datos hasta la revelación del nuevo SUV equipado con tecnología híbrida enchufable. En el tintero para el mercado europeo, Mazda tiene previsto el lanzamiento del CX-80, un SUV de siete plazas que veremos en 2023, propulsado por la misma tecnología electrificada, pero también con potentes bloques propios de gama alta.

    Mazda CX-60
    El nuevo Mazda CX-60, un SUV híbrido enchufable de última generación

    Mazda desarrolla nuevos sistemas de propulsión y transmisión

    Dos bloques en arquitectura de seis cilindros en línea de 3.3 litros en el caso del diésel «e-SkyActiv-D», y de 3.0 litros en el gasolina «e-SkyActiv-X». En común, los dos disponen de la solución propia con un sistema de 48 Voltios, una tecnología que los nipones denominan «M Hybrid Boost» con la que reducen el consumo de combustible y, al mismo tiempo, también permiten dispone de un pequeño extra de potencia para determinadas circunstancias. Por ejemplo, en la fase de aceleración y solo por unos segundos.

    El fabricante ha asegurado que el rendimiento en consumos y emisiones de los dos bloques de seis cilindros están al nivel de un cuatro cilindros. Aunque el de gasolina es completamente nuevo, el diésel es en realidad una evolución del bloque de cuatro cilindros y 2.2 litros, pero sometido a una profunda revisión. Tanto, que hasta las cámaras de combustión son completamente nuevas y novedosas, con una forma ovoide para repartir mejor la mezcla de aire y combustible.

    Los dos propulsores, que también se ofrecerán en la nueva generación del Mazda6 que será novedad en 2023 y del que por ahora no hay ninguna foto espía, se asociarán a una nueva caja de cambios automática de 8 velocidades. Esta transmisión también es novedad, pues los japoneses han tirado de ingenio, no solo por apostar por un sistema de embrague multidisco, en lugar de un convertidor de par, sino porque han logrado que la transmisión sea más estrecha, lo que se percibirá en el interior con un túnel central menos voluminoso.