¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    Mercedes ya aparca sus coches con conducción autónoma completa

    Mercedes-Benz ya aparca sus coches de forma completamente autónoma en su museo en Alemania. Gracias a la alianza con Bosch para el desarrollo de una tecnología que no requiere de conductor ni supervisión alguna.

    Bosch y Daimler acaban de dar un importante paso en su proyecto de conducción autónoma. La alianza entre ambas compañías ha alcanzado un hito al haber conseguido, para el Museo Mercedes-Benz ubicado en Stuttgart, el correspondiente permiso de las autoridades competentes de Baden-Württemberg para poder utilizar su nuevo sistema de estacionamiento automático.

    Esta tecnología funciona a través de una aplicación, controlada desde el teléfono inteligente, y es un aparcacoches automático que no requiere de un conductor de seguridad que supervise el funcionamiento del sistema. Por lo tanto, es la primera función de conducción autónoma de nivel 4 que ha sido aprobada para el uso diario.

    Conducción autónoma completa para el aparcamiento con nivel máximo de seguridad

    En este ámbito no existe un proceso de aprobación oficial. No lo hay aún para las tecnologías de conducción autónoma completas, sin conductor de supervisión. Por ello, la autoridad administrativa regional de Stuttgart, y el Ministerio de Transporte de Baden-Württemberg, llevaron a cabo la supervisión del proyecto junto a expertos del TÜV Rheinland.

    Se llevaron a cabo pruebas de seguridad integral que van más allá del proyecto piloto, evaluando cómo la tecnología es capaz de detectar peatones y otros automóviles y comprobando que es capaz de detenerse de manera inmediata y fiable cuando existen obstáculos en la trayectoria.

    ¿Cómo son capaces de aparcar de forma completamente autónoma, y sin supervisión de un conductor?

    Bosch y Daimler arrancaron el desarrollo de esta tecnología en 2015, y no fue hasta el verano de 2017 cuando se presentó al público por primera vez en el aparcamiento del Museo Mercedes-Benz en Stuttgart. Desde 2018 esta tecnología se estuvo mostrando, aún con ciertos controles y limitaciones, y desde ahora tienen la aprobación para uso diario sin conductor.

    La tecnología funciona desde que se llega al aparcamiento. Allí, el conductor puede abandonar al vehículo y, tocando la pantalla del teléfono inteligente, el coche se conduce a un espacio asignado y se aparca allí de forma completamente automática. Después, el vehículo se puede recuperar exactamente de la misma manera regresando por sí solo al punto de entrega.

    Esto es gracias a la interacción entre la infraestructura inteligente de garaje de aparcamiento de Bosch, con sensores que vigilan el carril de conducción y sus alrededores. La tecnología automotriz de Mercedes-Benz, por su parte, convierte estos comandos en maniobras de conducción. Y los coches son capaces incluso de subir y bajar pendientes para moverse por los varios pisos del aparcamiento.