¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
    Autobild.es

    ¿Merece la pena el Active Suspension Control del Peugeot 508?

    Peugeot 508 fastbackGrupo PSA

    Desde su lanzamiento, el nuevo Peugeot 508 (segunda generación) ha venido con dos sistemas de suspensión. Por un lado tiene el clásico esquema de muelles y amortiguadores fijos, y determinadas versiones pueden equipar una suspensión pilotada -Active Suspension Control- de tarado variable.

    Al igual que los actuales 3008 y 5008, el 508 está basado en la plataforma EMP2, de motores transversales delanteros y tracción delantera. Peugeot quiso en estos modelos un balance sano entre el confort y las prestaciones, cada uno lleva un ajuste específico a su tamaño, peso, centro de gravedad, etc. Solo el chasis del nuevo 508 rebajó en 70 kg a su predecesor.

    En el caso concreto del Peugeot 508, dispone de una suspensión de dureza variable denominada Active Suspension Control o simplemente suspensión pilotada. Dicho sistema trabaja en selector de modos de conducción, de forma que se puede elegir distintos comportamientos del mismo coche, según se desee.

    Desde el lanzamiento, la suspensión pilotada viene de serie en los 508 GT, así como en los gasolina PureTech (180 EAT8 y 225 EAT8). Es un elemento extra en los acabados Allure y GT Line para los diésel 2.0 BlueHDi (160 y 180 CV), así como la version híbrida enchufable HYBRID 225 e-EAT8. En nuestra prueba del Peugeot 508 GT PureTech 225 S&S EAT8 os hablamos de ella.

    Para el compañero Javier Gomara, el 508 GT se muestra como un coche noble, de conducción predecible y poco dado a los sustos, capaz de aguantar una conducción deportiva y exigente con el pedal derecho. No obstante, no es un campo en el que el 508 se sienta tan cómodo como una berlina con ínfulas más deportivas. A algunos conductores les parecerá un poco blandito.

    Los más exigentes preferirán esperar al 508 PSE, una versión más dinámica

    El conductor puede elegir tres ajustes para la suspensión pilotada con el botón «DRIVE MODE»:

    • Modo CONFORT: el sistema reduce la frecuencia de movimientos percibidos por los ocupantes, lo que aumenta el confort circulando por asfaltos de mala calidad o carreteras secundarias
    • Modo NORMAL: es un punto medio entre un tardo de suspensión menos informativo y otro más informativo, el recomendado para la conducción diaria
    • Modo SPORT: los amortiguadores se oponen más al movimiento, sujetando más la carrocería y trasladando más imperfecciones del firme. En una buena carretera el coche aparenta balancear menos y es más dinámico

    Esta suspensión pilotada no se comparte con otros fabricantes y se fabrica exclusivamente para Peugeot. Es un complemento al tren trasero multibrazo para ofrecer una conducción más dinámica en aquellas versiones que más se presten a una conducción exigente.

    Tal y como está estructurada la gama, la suspensión pilotada trabajará con llantas de 17, 18 o 19 pulgadas (estas últimas exclusivas de los GT), las versiones básicas vienen de serie con llantas de 16 pulgadas. Si nos decantamos por la suspensión pilotada en los diésel o el híbrido hay que sumar 1.000 euros a la factura final.

    Hasta la fecha no se conocen problemas asociados a esta suspensión, dado que es un modelo muy reciente. Una corta tirada de unidades fabricadas entre diciembre de 2019 y enero de 2020 (bastidores VF3******KY217909 a VF3******KY220484) fueron llamadas a revisión en febrero para comprobar los tornillos de fijación del eje trasero, sin importar si llevan la suspensión pilotada o no.

    En definitiva, es un elemento de equipamiento interesante para aquellos que tengan mayor variedad en las rutas que hagan, o que prefieran puntualmente sentir menos la carretera o disfrutar de un tacto un poco más nítido de lo que sucede debajo de las ruedas. El precio es muy razonable y alejado de lo que cuestan suspensiones más sofisticadas.

    Subejes delantero y trasero del Peugeot 508 en versión GT

    Huelga decir que la dureza variable no implica que la suspensión modifique su recorrido ni la altura del coche, a diferencia de otros sistemas más complejos. Simplemente se regula la resistencia al movimiento de los amortiguadores mediante un mecanismo controlado electrónicamente. Peugeot no ha explicado los pormenores.

    El 508 combina McPherson en el eje delantero con una suspensión trasera multibrazo

    En el caso de que la suspensión pilotada no sea suficientemente dura para nuestro gusto, y exijamos un tarado más firme -perdiendo la posibilidad de regular el tarado en marcha-, una posible opción serían los Bilstein B6, con referencias para el 508, sirviendo para cualquier motorización y las dos carrocerías, y compatibles con los muelles originales.

    Como alternativa a los muelles originales podemos optar por sustitución directa, como los Eibach Pro-Kit, que reducen la altura de la suspensión y hacen que el conjunto sea más dinámico en general, eso sí, a expensas de una merma del confort: los amortiguadores tienen menor recorrido efectivo. Incluso equipanto ambos componentes externos no cuentan como reforma de importancia en la ITV.

    Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto