Para elegir motosharing en Madrid usa la calculadora

Las cinco compañías que compiten en Madrid por el negocio del motosharing -Muving, eCooltra, Ioscoot, Movo y Coup- están ofreciendo precios más ajustados a la realidad de uso de sus clientes. En consecuencia, dependiendo del uso, unos servicios convienen más que otros.

A partir de mayo de 2017, cuando entró a funcionar en Madrid el servicio de alquiler de motos eléctricas por minutos -o motosharing- de eCooltra, esta modalidad de uso ha ido creciendo en la capital. Sin tener la tradición motera de Barcelona, la capital cuenta con casi 4.000 de estas motos disponibles para alquilarse a golpe de aplicación móvil.

La última empresa en llegar ha sido Coup, que llegó con 850 motos. Hay que sumar las 300 que Muving anunció añadir a las 600 que ya estaban en circulación, Ioscoot amplió su parque a 320 unidades, Movo piensa tener 1.000 antes de fin de año y eCooltra tiene 1.100. Hay dos motos por cada coche de alquiler por minutos con motor eléctrico.

La modalidad más frecuente de tarificación era por minutos, sin cuota mensual ni de alta, solo se paga por el tiempo que se usa la moto, y por el tiempo que permanezca bloqueada para que no la retire otro usuario. En el caso de una reserva justo antes de cogerla, lo habitual son unos minutos de cortesía.

Y llegó la "tarifa plana"

La última en llegar, Coup, cambió las reglas del juego: 3 euros por los primeros 20 minutos -equivale a 15 céntimos por minuto si se apuran- y 1 euro adicional por cada 10 minutos. Esta modalidad alivia un poco de presión psicológica al conductor, tardar menos apenas cambiará el precio del desplazamiento.

Movo ha contraatacado con una tarifa plana de 1,70 euros por los primeros 15 minutos -que si se apuran son menos de 12 céntimos por minuto- y 1 euro por cada 5 minutos adicionales. Cuando se lanzó la oferta era bien distinta: 22 céntimos por minuto y 12 céntimos por minuto en pausa.

Sin embargo, estas dos ofertas no mejoran los 10 céntimos por minuto de Ioscoot, en los que no hay franjas de tiempo, ni los 10 céntimos por minuto que se pueden lograr con Muving y eCooltra si se compran paquetes por minutos o se aprovechan ofertas de recomendar a amigos a cambio de minutos.

Estos servicios pueden aumentar mucho su popularidad a partir de noviembre, cuando entrará en vigor la gran zona APR, que cerrará parcialmente al tráfico un perímetro en el interior de la zona M-30 donde están las zonas más viejas de la ciudad. Serán un complemento del transporte público y de los taxis y VTC.

Lo recomendable es que cada usuario se haga la siguiente pregunta: ¿cómo suelen ser los desplazamientos en moto? ¿Esporádicos o habituales? De ser habituales, ¿qué tiempo se suele tardar? ¿Es necesario que tengan mejores prestaciones o basta con un ciclomotor? Según crece el número de unidades es más fácil elegir.

Para evitar tener que mirar en cada aplicación dónde hay motos disponibles se puede utilizar Free2move, que puede mostrar en el mapa las unidades disponibles de los distintos proveedores de bicicletas, motocicletas y coches de alquiler. Sincronizando las cuentas, hasta se puede realizar desde ahí la reserva, ahorrando bastante tiempo.

Dado que estar dado de alta en todas las plataformas no implica ningún sobrecoste, solo supone el inconveniente inicial de darse de alta y mandar las copias fotografiadas del carné de identidad y de conducir. Tampoco hay que pagar por el propio alta. Además, la mayoría de los servicios funcionan con la licencia de ciclomotor -AM- inherente a todo permiso, algunos requieren permiso A1 o B con 3 años de experiencia.

Eso sí, desde Motor.es recomendamos comprobar las condiciones del servicio y las penalizaciones que puede haber por agotar batería, que nos tengan que tramitar una multa, aparcar en una zona no habilitada -como un garaje- o la franquicia del seguro en caso de daños por nuestra culpa. Ahí las diferencias pueden abultarse un poco.

Moverse en transporte público puede seguir siendo más barato para los desplazamientos que duren más de unos pocos minutos, pero la comodidad es diferente y prácticamente se puede ir de puerta a puerta. Merece la pena la diferencia. Además, tampoco hace falta una destreza especial para llevar una moto eléctrica: acelerar y frenar, y un mínimo de equilibrio.

Tasa tu coche. ¡¡Gratis y sin compromiso!!

El redactor te recomienda

Noticias relacionadas

Más leídas
Más comentadas

¿Qué te parece el nuevo diseño?

Tú opinión nos importa.

Un pequeño formulario con nombre opcional, e-mail opcional y el comentario.

×
Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto