¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
    Autobild.es

    ¿Cuánto cuesta pintar un coche en España? Guía de precios completa

    ¿Cuánto te va a costar pintar el coche? Estos son los precios aproximados

    Pintar un coche no es barato, pero el presupuesto será bien distinto si lo hacemos en un lugar u otro, en función del acabado que escojamos y también según el tamaño de nuestro vehículo. Pero ¿cuánto nos va a costar, más o menos?.

    La pintura del coche es, sin duda, una de las partes más importantes para su estética. Cuando tenemos algún tipo de roce habrá que pasar por el taller de pintura, probablemente, pero solo para hacer algunos 'retoques'. Sin embargo, si el desgaste ha sido severo, o si queremos cambiar el color, entonces habrá que pintar el coche por completo. Y el coste no es el mismo.

    Si estamos pensando en pintar el coche, debemos saber que el precio dependerá, y mucho, en función del tipo de pintura que escojamos para la carrocería de nuestro vehículo, la comunidad autónoma donde vayamos a llevar el proceso, el color y la durabilidad de la misma. Ahora bien, hay una serie de precios de referencia que podemos tener en cuenta.

    Solo deberías acudir a talleres especializados, pintar el coche es una tarea realmente compleja.

    ¿Cuánto cuesta pintar un coche en España? Depende de algunos factores

    La pintura del coche no es pintura, y punto. Antes de aplicarla hay que tratar la carrocería, y durante su aplicación hay que llevar a cabo un proceso complejo para evitar que se 'instalen' en la superficie partículas de polvo, por ejemplo. Por eso, el pintor se vestirá de forma especial y se tendrá que hacer en instalaciones que eviten la entrada de pequeñas partículas. Es por eso que se tarda algún tiempo, y que el precio no es en absoluto bajo.

    En cualquier caso, como referencia, deberíamos saber que pintar la carrocería completa de nuestro coche puede costarnos hasta un máximo de 2.000 euros, aproximadamente, en un vehículo de tamaño medio y en la comunidad autónoma más cara. Sin embargo, un precio intermedio sería de entorno a 1.200 euros en Madrid, por ejemplo, mientras que en otras partes de España nos costará menos de 800 euros.

    Depende de dónde vivas, te costará más caro o más barato pintar el coche.

    De qué depende el precio de pintar un coche por completo.

    Depende, como comentábamos al principio, tanto del tipo de pintura como del color. No será el mismo precio si escogemos una pintura metalizada, por ejemplo, que si nos decantamos por un acabado mate o, por supuesto, si nuestra opción escogida es un vinilo líquido. Hay muchas opciones y, a partir de esto, la durabilidad también es un factor importante que afecta de forma directa sobre el precio.

    Tampoco nos va a costar lo mismo si nuestro coche es un utilitario que si estamos hablando de un C SUV. Cuanto más grande sea la carrocería del vehículo, el precio de pintar el coche será mayor. Por la sencilla razón de que el tiempo empleado será más alto y, por otro lado, que la cantidad de pintura también será superior. Además, si nuestro coche es especialmente grande, quizá no puedan pintarlo en cualquier taller.

    Si solo vas a pintar algunas piezas, el presupuesto será más ajustado.

    No es lo mismo pintar un coche entero que una simple reparación

    Si solo le vamos a hacer una reparación a nuestro vehículo, y no necesitamos pintar el coche entero, el precio será mucho más bajo. Hay piezas especialmente caras, como el capó o el techo, que nos llevarán a un desembolso de en torno a 250 euros si optamos por pinturas metalizadas; sin embargo, las pinturas sólidas son más baratas, y lo que más nos costará será una pintura perlada.

    Como referencia, para la carrocería al completo, la diferencia entre una pintura perlada -más cara- y una metalizada puede estar en 300 euros aproximadamente, y optar por un acabado sólido nos llevará a ahorrar en torno a 100 euros. Y esto, como avanzábamos, es tan solo la diferencia entre un acabado de pintura y otro, mientras que el resto de factores harán variar aún más el presupuesto final de pintar el coche.

    En coches grandes, y en acabados perlados, el precio de pintar un coche se dispara.

    No vayas a pintar tu coche en cualquier taller, solo en sitios especializados

    Ciertos tipos de arreglos para nuestro vehículo no tienen demasiada complicación, pero pintar el coche sí que es un proceso bastante complejo. Por eso, lo mejor que podemos recomendar es que acudas siempre a talleres especializados en pintura. Que te darán un presupuesto algo más caro, pero que te garantizarán que el acabado sea perfecto y la durabilidad de la pintura sea máxima.

    Durante el proceso no habrá solo que pintar, sino que retirar piezas del vehículo, lijar la carrocería, aplicar una capa de imprimación y después aplicar múltiples capas de pintura. Además, sobre la pintura del coche, que ya se haya aplicado en la carrocería, habrá que aplicar una última capa de barniz, o de laca, que proteja la carrocería y haga que la pintura esté perfecta durante más tiempo y ante cualquier peligro al que se exponga.

    Si lo que estábamos pensando hacer es pintar nosotros mismos nuestro coche, mala idea. A no ser que optemos por una solución que se ha puesto de moda durante los últimos años, que es el vinilo. Y en este sentido, hay dos formatos en los que podemos encontrarlo, y con una forma de aplicación muy distinta.

    El vinilo es una opción más barata y que nos dará más versatilidad.

    Vinilar el coche como alternativa a pintar la carrocería y todas sus piezas

    El vinilo es una buena idea porque, en realidad, es plástico y se aplica sobre la pintura del vehículo. Es más fácil de aplicar, es bastante más barato que la pintura y, además, nos permitirá cambiar de color con relativa facilidad y dejando el original debajo. Esto quiere decir, por otro lado, que estaremos protegiendo la pintura original mientras estemos usando el vinilo.

    El vinilo se puede comprar en formato líquido, que se aplica con una pistola tipo spray, o se puede comprar en adhesivo en láminas. El primero nos obligará a tapar piezas con cinta de carrocero, o parecido, mientras que el adhesivo en láminas se puede aplicar de forma más sencilla y, cuando esté bien aplicado, recortar con un cúter las zonas que no deben tener vinilo.

    Hay diferencias importantes en la aplicación porque el vinilo líquido se tendrá que secar, y pueden quedarse motas de polvo en él, mientras que el vinilo en láminas nos obligará a utilizar una pistola de calor para evitar las 'burbujas' y conseguir que se pegue de manera uniforme en toda la carrocería de nuestro vehículo.