¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
    Autobild.es

    Uber anuncia sus objetivos de electrificación total antes de 2040

    Tesla Model SUber

    El gran aumento de la actividad de Uber en los últimos años, ya sea compitiendo con los taxis o con los vehículo de alquiler con conductor (VTC), está teniendo un peaje medioambiental. La compañía, consciente de ello, ha anunciado su descarbonización en menos de 20 años.

    Cuando una empresa tan grande hace un anuncio tan importante, es que las cosas están cambiando. Uber tiene planes para que todos los vehículos de su plataforma sean eléctricos en 2040, aunque en Estados Unidos, Canadá y Europa ocurrirá antes, en 2030. Sigue así la tendencia hacia la descarbonización corporativa.

    Justo antes del estallido mundial de la pandemia de coronavirus y los confinamientos masivos, Uber contaba con cinco millones de conductores trabajando para la plataforma. Los vehículos eléctricos son minoritarios en su flota actualmente, pero quieren invertir los números rápidamente.

    Uber va a destinar 800 millones de dólares hasta 2025 para ayudar a los conductores a que cambien sus vehículos por otros que sean eléctricos. En EEUU, Canadá y la UE eso es más fácil porque hay apoyo de las autoridades para acelerar la transición hacia la electromovilidad. Otros mercados necesitarán más tiempo.

    Tomando como referencia los datos de Estados Unidos y Canadá, solo el 0,15% de la distancia recorrida por la flota fue con vehículos de propulsión eléctrica. Casi 10 veces más se hizo con híbridos e híbridos enchufables (12%), dado que son más económicos de adquirir y son competitivos en el coste por milla -aunque más caros-.

    Los beneficios de pasarse a lo eléctrico se notará especialmente en las ciudades, donde Uber se ha convertido en un pequeño problema. Es cierto que su actividad puede reducir el uso de vehículos privados, pero también hay que contar los traslados de los chóferes entre cliente y cliente.

    Pero Uber está preparando acuerdos con grandes fabricantes para obtener ventajas a la hora de comprar vehículos de forma masiva, reduciendo el precio para los conductores en compra o leasing/renting. Ya tiene un acuerdo con General Motors y otro con Renault. Otros vendrán más adelante.

    Lyft, a diferencia de su rival, también quiere llegar a una flota de emisiones cero en Norteamérica en 2030 pero no contribuirá económicamente al cambio de la flota. Uber sí, porque va a bonificar a los conductores que usen vehículos eléctricos. Veamos qué es eso de Uber Green.

    Se trata de un servicio diferenciado que se va a poner en marcha en 15 ciudades norteamericanas -ya disponible en Europa-, siendo 65 en todo el mundo a finales de año. Bajo esta modalidad, los clientes se aseguran viajar en un eléctrico o un híbrido, pagando un pequeño suplemento, y como recompensa obtienen más puntos, el triple que en un UberX (modalidad básica con chófer profesional).

    Los conductores recibirán por cada trayecto completado 1,5 dólares (1 del cliente y 0,5 de Uber) extra si usan Uber Green

    Además, Uber está trabajando con distintos operadores de recarga para facilitar a sus conductores tener las baterías bien cargadas cuando no tengan órdenes de trabajo. Incluso se plantean la idea -no exitosa hasta el momento- de baterías de quita y pon con robots, más rápido todavía que recargar.

    El grupo medioambiental Transport & Environment (en español Federación Europea de Transporte y Medio Ambiente) se encuentra satisfecho por el cambio de actitud de Uber, pero estarán vigilando que esos objetivos que se han anunciado se cumplan. El año pasado hizo presión con una campaña para concienciar sobre las emisiones que estaba provocando Uber.

    Uber ofrecerá el 50% de sus trayectos sin emisiones en capitales europeas para 2025, pero T&E presionará para que sea el 100%. Solo con electrificar la mitad de la flota se ahorrarán 500.000 toneladas de CO2 al año, equivalentes a retirar de la circulación 275.000 vehículos particulares.

    En la UE la electromovilidad está siendo acelerada por los objetivos de emisiones de CO2 para los fabricantes. El 40% de las ventas en 2030 deberán ser de vehículos sin emisiones, y en 2035 se venderá el último vehículo de combustión interna. Visto así, aunque Uber no quisiera, tendría que transicionar hacia vehículos más limpios. La duda evidente es si serán conducidos por humanos o por inteligencias artificiales.

    Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto