¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    El vehículo autónomo policial perfecto: detiene, juzga, cobra y encarcela

    Una patente de Motorola describe al vehículo policial completo y definitivo. Este es un vehículo autónomo que opera a la vez como patrulla y como juzgado, todo en uno. Es lo más parecido al personaje del comic Juez Dredd que podemos ver en la vida real.

    El vehículo autónomo policial definitivo.

    No sabemos qué pensar de esta última patente de Motorola. Con un estilo más propio de una película de ciencia ficción, la compañía estadounidense ha registrado el diseño de un sistema que permite que un solo vehículo sea capaz de dar respuesta las necesidades de transporte, detención de sospechosos, juicios e incluso el cobro de multas, entre otras muchas funciones. Y todo ello in situ, en la calle, donde quiera que haya sido detectado el delito, la infracción o el sospechoso.

    La patente de Motorola se refiere realmente al sistema informático incluído en el vehículo, por lo que este es simplemente un accesorio, puede ser de cualquier tipología -no tiene porque ser un sedán- y aunque la patente especifica que es un vehículo totalmente autónomo, lo cierto es que no parece haber inconveniente en que sea un vehículo convencional con conductor.

    El sistema de Motorola cuenta con una serie de pantallas y sistemas de lectura en el interior que permite realizar a distancia toda una serie de trámites, desde presentar sus derechos al detenido hasta ponerle en contacto mediante videoconferencia con un abogado e incluso un abogado de oficio. En el caso que sea necesario, el vehículo podría incluso llevar al detenido a la cárcel por orden de un juez.

    Esquema del sistema incluído en el vehículo.

    Por lo que podemos ver en las descripciones de la patente y en los diversos bocetos presentados, el sistema incluye toda una infraestructura a nivel policial y judicial, de manera que cuando un agente de la ley ha pillado a un infractor, este puede llamar al vehículo en cuestión. Una vez llegado, el detenido sería presentado frente al sistema.

    El vehículo incluye elementos como un alcoholímetro, por lo que se puede tomar esta medida in situ, y varias pantallas ponen en contacto al detenido con un juez que podría incluso decretar mediante esta videoconferencia el ingreso en prisión del detenido. En el caso de haber alguna multa, el pago se podría realizar en el mismo vehículo. Todo en uno.

    A simple vista no parece tan complicado, aunque no creemos que esta sea realmente la solución para muchas ciudades ni que el sistema pueda asegurar que se salvaguarden los derechos de los ciudadanos. Si en un sistema presencial como el actual nos encontramos con múltiples problemas, en uno “a distancia” diseñado para ser el equivalente judicial de un reparto de pizza a domicilio tan solo podemos encontrarnos más problemas.

    Fuente: Gizmodo