Mis favoritosAccesoVender coche
Autobild.es

Volkswagen tendrá otra fábrica en Europa en 2022

De aquí a tres años Volkswagen aumentará en más de 300.000 unidades al año su capacidad productiva en Europa con una nueva planta cuya ubicación aún no se ha decidido. A medio plazo Volkswagen podría fabricar otras 760.000 unidades anuales.

Fábrica de Kvasiny (República Checa)

Volkswagen es, de largo, el fabricante más voluminoso de Europa. Las marcas generalistas -Volkswagen, Skoda y SEAT- viven un excelente momento comercial y las fábricas empiezan a saturarse en algunos casos. Sitios como Martorell (España), Mlada Boleslav y Kvasiny (República Checa) se acercan a sus máximos de capacidad de producción.

Eso significa que no se podrían vender todos los vehículos que demanden los concesionarios, afectando por tanto a las ventas. Solo las dos fábricas checas mencionadas produjeron en el año pasado 886.100 vehículos. Volkswagen necesita más capacidad de producción no solo ahora, con vistas a la ofensiva de eléctricos que viene.

Allá por noviembre el fabricante anunció que iba a abrir una nueva fábrica para tener mayor capacidad de producción a partir de 2022. No se va a montar en España, Reino Unido o Alemania. Se barajan sitios como Serbia, Turquía o Bulgaria, donde los costes laborales son contenidos y hay facilidad para introducir los productos en la Unión Europea, por no hablar de políticas locales de incentivos.

El próximo superventas eléctrico del Grupo será el ID.3, ya en fase de pre-serie

En la última reunión del consejo de administración de Volkswagen AG no solo se dio luz verde a una nueva fábrica de baterías cerca de Salzgitter (Baja Sajonia, Alemania), también a las conversaciones para montar la nueva fábrica. El fabricante no ha desvelado los países con los que está en negociaciones.

Bien Volkswagen podría haber aprovechado para "irse de compras" y valorar la reactivación de una de las múltiples fábricas que cerraron víctimas de la crisis económica desde 2008 en el Viejo Continente. Ninguna debe servir para los ambiciosos objetivos de Volkswagen, sobre todo en cuanto a capacidades y flexibilidad.

Por un lado, Volkswagen necesita fabricar mucho. Bernhard Maier, CEO de Skoda, adelantó en otoño que la nueva fábrica tendrá una capacidad de 350.000 unidades al año, con la posibilidad de montar una segunda planta en el mismo lugar para duplicar y alcanzar las 700.000 unidades. Ahí va un aviso para navegantes: las plantas menos competitivas pueden tener su futuro menos nítido.

SEAT Ateca FR

Por otro lado, Volkswagen necesita flexibilidad. De la misma cadena de producción deben salir distintos modelos de distintas marcas, con el nexo común de la plataforma, en función de las cambiantes situaciones del mercado. Se cree que la nueva planta podría absorber la producción de dos superventas, Skoda Karoq y SEAT Ateca, que son -en esencia- el mismo coche.

También hay que tener en cuenta que Volkswagen está reasignando varios modelos a sus distintas fábricas, unas ya tienen comprometidos modelos eléctricos de la familia ID. Por otro lado, hay algunos cuellos de botella para terminar algunos coches, teniendo que transportarlos a otro lugar para pintado y vuelta para completarlos.

Por ejemplo, unas 60.000 unidades del Fabia tienen que viajar al año desde la República Checa hasta Osnabruck (Alemania) para ser pintadas, ya que la cadena de pintura de Mlada Boleslav no tenía capacidad suficiente. Ese problema quedará solucionado con la apertura de un nuevo taller de pintura, que estará operativo del todo a finales de este año.

La plataforma MEB no solo servirá para el Grupo Volkswagen, también para otros fabricantes (bajo licencia)

La gama generalista del Grupo Volkswagen se va a articular básicamente en dos plataformas, MQB y MEB. La primera es de vehículos "convencionales", distintos tamaños de gasolina, diésel, gas natural, híbridos enchufables y eléctricos. La segunda está dedicada a modelos eléctricos y es la que se usará en la familia ID y sus primos Skoda y SEAT.

Tampoco hay que perder de vista el hecho de que Volkswagen y sus marcas están renovando sus gamas con cierta rapidez, y que los SUV/crossover están teniendo mucho éxito. Mientras tanto, sigue habiendo muchas incertidumbres al respecto del modelo de propiedad, legislación (relativa a emisiones) y en general cómo se comportará el mercado en los próximos años.

Con estos movimientos Volkswagen quieren adelantarse a todas estas incertidumbres y maximizar su eficiencia a un nivel que roza lo enfermizo. Los fabricantes que no vean venir todo esto tendrán muchos problemas en poco tiempo, y eso si no se desata otra crisis económica. Varios expertos ya están avisando que está otra crisis calentando en la banda antes de salir al terreno de juego.

Fuente: Automotive News Europe

Noticias relacionadas

Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto