¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    Así es el GP de Turquía desde el punto de vista de los neumáticos

    Así es el GP de Turquía desde el punto de vista de los neumáticos
    Pirelli no ha arriesgado y se ha decidido por los compuestos más duros.Pirelli Motorsport
    David Plaza
    David Plaza5 min. lectura

    Istanbul Park vuelve al calendario de la Fórmula 1 con sus curvas rápidas y su alta exigencia para los neumáticos. Por ello, Pirelli ha decidido adoptar un enfoque muy conservador y ha seleccionado los neumáticos más duros de la gama.

    Para la primera visita de la Fórmula 1 al Istanbul Park desde 2011 (la temporada de debut de Pirelli en la F1 de la era moderna), la firma italiana ha elegido los tres compuestos más duros de la gama: C1 como duro (blanco), C2 como medio (amarillo) y C3 como blando (rojo).

    Por segunda vez este año, como fue el caso en Portugal, la asignación estándar de neumáticos se ha modificado ligeramente: los pilotos dispondrán de siete juegos de blandos, tres juegos de medios y tres juegos de duros. Normalmente, son ocho blandos, tres medios y dos duros, pero Turquía es tan exigente que se han suministrado más compuestos duros: la tensión de los neumáticos, así como la tracción, la carga aerodinámica y la fuerza lateral son muy altas.

    En ausencia de datos precisos sobre el nuevo asfalto, se ha hecho una elección más conservadora

    La curva 8 es famosa por su exigencia: un viraje a la izquierda de múltiples vértices muy larga que es bastante similar a la curva 3 en Sochi (a la que inspiró) y que genera una gran cantidad de energía a través de los neumáticos, particularmente los delanteros derechos.

    La superficie se ha vuelto a renovar muy recientemente y nadie sabe exactamente cómo será el nuevo asfalto. En ausencia de datos precisos sobre el nuevo asfalto, se ha hecho una elección más conservadora.

    Por último, pero no menos importante, no habrá ningún evento de apoyo durante el fin de semana, lo que significa que la pista podría estar muy ‘verde’ y sucia: especialmente el viernes.

    Características del circuito

    El Istanbul Park es uno de los mejores diseños de Hermann Tilke. Reúne una amplia gama de curvas de alta velocidad que exigen al máximo a los neumáticos. En el último Gran Premio celebrado aquí –hace nueve años–, Sebastian Vettel se llevó la victoria tras realizar cuatro paradas en boxes. En total se registraron 80 pit stops en aquella cita, que registró el mayor número de adelantamientos en una prueba sobre suelo seco desde 1983.

    La curva 8 es el punto de mayor exigencia para los neumáticos.

    La curva 1 es otro viraje a destacar y culmina tras una recta en subida que tiene algunas similitudes con el Eau Rouge de Spa. No en vano, a esta parte del trazado se la denomina, a menudo, ‘faux rouge’.

    Emplazado en el lado asiático de Estambul, el trazado no se ha utilizado en exceso desde 2011, lo que ha obligado a realizar algunas modificaciones para adaptarlo a los estándares de seguridad de la F1 actual. A nivel competitivo, recientemente ha sido protagonista del Mundial de Rallycross.

    Mario Isola - responsable de Pirelli en F1

    «Turquía se une a la lista de circuitos fascinantes del calendario 2020, y aunque se trata del regreso a una pista conocida, podemos afirmar a casi todos los niveles que el trazado es totalmente nuevo para nosotros, especialmente debido a la falta de experiencia con el nuevo asfalto».

    «Desde la perspectiva de los neumáticos, Istanbul Park supone un reto en cuanto a cargas energéticas, lo que nos ha invitado a acudir con nuestros compuestos más duros –al igual que en Portimao–, si bien el nuevo asfalto podría ser menos severo de lo que esperamos».

    Istanbul Park también exige mucha tracción a los neumáticos.

    «Como ha ocurrido en otras ocasiones esta temporada, la información recogida en los entrenamientos libres del viernes resultará crucial en términos de degradación y desgaste en una pista tan exigente».

    «Y hablar de Estambul obliga, cómo no, a mencionar su desafiante curva 8, que con probabilidad los monoplazas actuales abordarán a fondo, lo que elevará en consecuencia la exigencia sobre las gomas. No será, desde luego, una carrera fácil para ellas, por lo que dar con el nivel adecuado de gestión será esencial».

    Fuente: Pirelli Motorsport / Fotos: Pirelli Motorsport