GP Gran Bretaña Memorias de Gran Bretaña 1998: ganar sin ver la bandera a cuadros

Hay multitud de maneras de ganar una carrera en Fórmula 1, pero una de las más extrañas que hemos visto se produjo en Silverstone, en 1998. Un alocado gran premio en lluvia que dejó accidentes, coches de seguridad, sanciones y un desenlace tan atípico que el ganador no vio la bandera a cuadros.


Mika Hakkinen (Mclaren) llegaba a la novena prueba del año, la de Gran Bretaña, en el liderato con seis puntos de diferencia sobre Michael Schumacher (Ferrari), y aunque el alemán venía de conseguir dos triunfos consecutivos, el finlandés le superó en clasificación y se llevó la pole. La carrera del domingo fue sobre lluvia, y pese a la presión inicial de Schumacher, Hakkinen comenzó a escaparse. Poco a poco Coulthard, que era tercero con el otro Mclaren, empezó a acercarse a Michael hasta que le adelantó. La lluvia aumentó y comenzaron a llegar las primeras paradas y también los abandonos.

Continuaron pasando las vueltas y Coulthard, intentando acercarse a su compañero para arrebatarle el primer puesto, se salió, teniendo que abandonar. Schumacher heredó su segundo puesto, rodando con neumáticos intermedios pese a que el estado de la pista era muy malo. Los abandonos seguían produciéndose. Llovía cada vez más y Hakkinen hizo un trompo, pero por suerte pudo volver a pista por la hierba. Sin embargo, un accidente de otro piloto le hizo perder su ventaja con la salida del coche de seguridad. Entre Hakkinen y Schumacher estaba Fisichella, pero cuando el safety car abandonó la pista, Michael recuperó su segunda posición.

Hakkinen se salió poco después en Becketts, poniéndole a Schumacher la victoria en bandeja, aunque aún quedaban cosas por suceder. El alemán se dirigía hacia su tercera carrera consecutiva ganando, pero comenzaron a llegar rumores de que podía ser sancionado por haber adelantado a Alexander Wurz antes de pasar la línea de meta en la vuelta en la que el safety car volvía al pit-lane, por lo que se encontraban aún en periodo de coche de seguridad. Con un reglamento dudoso, no se sabía cuál era la sanción que Schumacher tenía que cumplir. Le fue anunciado un stop and go ¡a falta de dos vueltas! pero Ferrari no sabía si debía cumplirlo en pista o se le añadirían diez segundos a su tiempo final.


En la última vuelta, ante sorpresa de todos, Schumacher encaró la calle de boxes y, atravesando la línea de meta desde el pit-lane, llegó al box de Ferrari, donde cumplió su sanción. Volvió a pista y por el ritmo que llevaba (pese a que la carrera estaba terminada) se puede imaginar que no conocía cuál era el resultado. Hakkinen había visto la bandera a cuadros, pero no era el ganador. Lo que había ocurrido es que, al encontrarse los boxes una vez pasada la línea de meta, Schumacher había logrado el triunfo sin pasar por recta de meta. Los comentaristas no entendieron quién ganaba hasta que, tras unos momentos de dudas, el rótulo de televisión marcaba a Michael Schumacher como 'winner'. La parte ferrarista de la afición comenzó a celebrar sin que el alemán supiera que los diez puntos del triunfo se los llevaba él.

Michael aparcó su Ferrari en el pit-lane negando con la cabeza, frustrado por haber perdido la oportunidad de ganar. Pero fue su hermano, Ralf Schumacher, que había sido sexto con el Jordan, el primero que se acercó a su coche a felicitarle. En el vídeo se puede ver a Schumacher preguntando si era él el ganador, mientras un Hakkinen hundido, tal vez recordando el error que le hizo salirse de pista, lamentaba la derrota.

Sin comprender aún bien lo sucedido, Schumacher subió al podio como vencedor. Cuando acabó la ceremonia, Mclaren protestó, y al tiempo de Schumacher se le añadieron diez segundos que no cambiaron nada. El alemán se había colocado a solo dos puntos de Hakkinen en el campeonato, pero el finlandés se llevaría, al final del año, el Mundial. Era la primera corona de Mika, mientras que Michael había ganado dos con Benetton. En 1999 ambos volvieron a ser rivales, pero un terrible accidente en el mismo escenario, Silverstone, le hizo perderse seis carreras por lesión y eso permitió que Hakkinen se convirtiera en bicampeón, empatándole.

Aquí os dejamos el vídeo del final de carrera, uno de los más extraños que se recuerdan. El ejemplo de cómo ganar sin ver la bandera a cuadros.


Tasa tu coche. ¡¡Gratis y sin compromiso!!

El redactor te recomienda

Noticias relacionadas

Más leídas
Más comentadas

¿Qué te parece el nuevo diseño?

Tú opinión nos importa.

Un pequeño formulario con nombre opcional, e-mail opcional y el comentario.

×
Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto