¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
    Autobild.es

    Los centros comerciales serán más peligrosos: adiós al Segway PT

    Hace 20 años, un sistema de movilidad personal y eléctrico llegaba con el fin de revolucionar las ciudades. Gracias a él, los vehículos dejarían de usarse en las urbes. Sin embargo su elevado precio unido a cierto halo de peligrosidad que se ganó con los años, hizo que nunca acabara de despegar. Ahora la propia Segway anuncia que dejará de fabricar el Segway PT para dedicarse a otros negocios.

    Estamos en 2001. Si eras capaz de escuchar música desde un CD en tu coche, eras alguien con suerte. No existían palabras como ecofriendly, la gasolina estaba relativamente barata, todo el mundo empezaba a comprar un diésel y todavía morían más de 4.000 personas en accidente de tráfico todos los años.

    Contra todo pronóstico, surgía una empresa con un vehículo innovador y revolucionario, un patinete con dos ruedas en sentido transversal, con un manillar para sujetarse, motor eléctrico, y que era capaz de sostenerse por él mismo gracias a un sistema giroscópico y un cerebro electrónico. Era además rápido, superando holgadamente los 20 km/h, y tenía una autonomía más que decente, casi 40 km.

    Dean Kamen fue el artífice del Segway PT, cuya palabra no deja de ser curiosa. El término Segway es una contracción de los términos ingleses «segue» y «way», que significan literalmente «transición ininterrumpida (segue) por un camino (way)». Una traducción menos literal podría ser «camino sin interrupciones». Por otro lado, las siglas PT son Personal Transport.

    Tras ser dado a conocer en 2011, fue lanzado comercialmente en 2002. La intención era vender más de 50.000 unidades el primer año. Pero los costes de desarrollo disparaban el precio final, convirtiéndose en un juguete para ricos. Por menos de la mitad ya podías comprar un scooter. La realidad fue dura, muy dura y en dos años solamente vendieron 6.000 unidades.

    No había posibilidad de hacer algo porque no se podía vender más barato (recordad que hablamos de tecnología eléctrica para la movilidad de hace 15 años). Además, el hecho de que George W. Bush sufriese un accidente con un Segway en 2003 no ayudó a la compañía de Bedford, New Hampshire.

    En 2005, la compañía cambiaba de manos y en 2009 se hacía con ella el británico Jimi Heselden. La mala suerte quiso que falleciese usando uno de los Segway, tras precipitarse por un barranco. Que el Presidente de Estados Unidos sufra un accidente es malo, pero que el dueño de una empresa se mate con su vehículo es la pesadilla de cualquier departamento de marketing.

    Con unas ventas mínimas, aunque ayudadas por un uso más profesional y no solamente para ocio, de nuevo en 2015 fue portada pero porque un cámara montado en uno de ellos atropelló nada menos que a Usain Bolt mientras celebraba su victoria.

    Ese mismo año, la compañía china Ninebot (propiedad en parte de Xiaomi) compró la compañía. Curiosamente, Segway había denunciado a Ninebot un año antes por violar la patente del sistema de equilibrio y usarlo en sus propios patines eléctricos y hoverboard.

    Demasiado rápido para ir por la aceras, y demasiado lento para ir por las calles, el Segway PT nunca encontró ni su mercado ni su hueco. El año pasado supuso únicamente un 1,5% de la facturación total de la empresa y, por ello, dejará de fabricarse y obligará a despedir a algo más de 20 personas.

    Aunque bien es cierto que el cierre de la fábrica americana es más un «hasta luego» que un «adiós». Es probable que en unos meses la producción se reanude en China. Por otro lado, y ya hablando de Segway España, el distribuidor seguirá ofreciendo los servicios de alquiler de larga duración a empresas de Seguridad, policía, logística... gracias a una flota de más de 150 unidades y que incluye también el servicio técnico oficial.

    En total se han fabricado cuatro generaciones del Segway PT. El primero estuvo a la venta de 2001 a 2006. Ese año se introduce la segunda generación, el Segway i2 PT y el modelo todoterreno, el Segway x2 PT. Como novedad, contaban con tecnología LeanSteer y controlador inalámbrico.

    En 2014, Segway lanzaba las versiones especiales para policías y empresas de seguridad, los Segway i2 SE Patroller y x2 SE patroller además de una versión más robusta, el Segway SE-3 Patroller de tres ruedas. La última novedad la introdujo en 2018, con el Segway KickScooter ES4 Pro, más ligero y resistente además de estar pensado para un uso profesional gracias a su doble batería. Pero que no deja de ser un patinete eléctrico normal.

    Para hacernos una idea, el Segway i2 SE cuesta 8.820,90 euros. El modelo usado en tours turísticos ya se va a 9.425,90 euros, y si pasamos a las versiones profesionales, las de seguridad son 10.454 euros y las policiales, 11.059 euros. Mención aparte para el SE-3 Patroller, que cuesta la friolera de casi 22.000 euros.

    Ahora Segway se enfocará en el negocio de scooters compartidos, mientras que será Ninebot quien seguirá desarrollando productos de movilidad personal.

    Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto