¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
Autobild.es

Amazon está interesada en la start-up de vehículos autónomos Zoox

El gigante del comercio electrónico ve interesante el vehículo autónomo porque permitiría ahorrar mucho coste en personal, llevando los paquetes directamente al hogar de sus clientes. Se especula que podría acabar adquiriendo Zoox, una empresa fundada en 2014 para producir "robotaxis".

Mientras la industria del motor sigue metida en varios frentes a la vez para entrar de pleno en el Siglo XXI, empresas tecnológicas por todo el mundo buscan su hueco en el negocio de la movilidad, que no de vender automóviles. Una de ellas se llama Zoox y se fundó en el 2014.

La empresa desarrolló un software de conducción autónoma que está bastante maduro a fecha de hoy, y pasó de crear simples prototipos a equiparse en vehículos reales que han rodado por Estados Unidos sin nadie agarrando el volante. Esperaban tener un vehículo listo este año para dar servicios de taxi.

Cuentan medios como Forbes y Wall Street Journal que el gigante del comercio electrónico Amazon está interesado en absorber la empresa de movilidad e integrarla dentro de su ecosistema de reparto. Así sería posible en algún momento ahorrar mucho dinero en costes laborales y optimizar su logística.

En este vídeo podemos ver cómo se conduce un vehículo autónomo en una intersección de cuatro vías al doble de velocidad real

Como podemos ver en el vídeo superior, el software de Zoox puede moverse en un entorno real donde hay vehículos, peatones, intersecciones, semáforos, pasos de cebra... Las pruebas siguen haciéndose con conductores listos para agarrar el volante en cualquier momento por razones legales.

Zoox fue valorada por 3.200 millones de dólares hace dos años, después de haber logrado 1.000 millones de financiación. De acuerdo a las fuentes citadas por estos medios, Amazon buscaría ahorrarse un buen "pico" y adquirir Zoox por bastante menos, unos 1.000 millones de dólares.

De esta forma, los inversores apenas recuperarían el dinero que invirtieron en su momento

Zoox no ha dado una respuesta definida a las especulaciones periodísticas, y Amazon tampoco se ha pronunciado. Desde luego no sería la primera vez que una empresa grande se come a una pequeña, sobre todo si tiene relación con los vehículos autónomos. Sí sabemos que puede haber más postores.

De acuerdo al analista Asad Hussain de la firma Pitchbook, citado por Forbes, el valor justo por la compañía sería de unos 1.100 millones de dólares, lo cual es un recorte del 65,6% respecto a la valoración que se hizo en 2018, cuando faltaban dos años para que estuviese listo un vehículo que ya pudiese trabajar.

La empresa fue fundada por el australiano Tim Kentley-Klay, artista y diseñador, y un ingeniero informático salido de Stanford, Jesee Levinson. Se da la circunstancia de que Kentley-Klay fue despedido por el Consejo de Administración por discrepar sobre los objetivos financieros y empresariales de Zoox tras la valoración de 3.200 millones en 2018.

Se comenta que existe la posibilidad de que Zoox no haya conseguido asegurarse más financiación, por lo que se ha puesto sobre la mesa la capacidad de vender. Amazon tiene músculo financiero de sobra para comprar la empresa con "calderilla" y financiar futuros desarrollos sin problema, y para su propio beneficio.

Robots Kiva en acción en un centro logístico de Amazon

Hasta la fecha Amazon ha hecho pruebas piloto con un robot de reparto urbano automático, el Scout, para la llamada "última milla", así como con drones, posibilidad a la que se dio bombo en 2013 y que no ha pasado de ahí. El objetivo es el mismo, evitarse repartidores.

Analistas de Bloomberg calculan que Amazon se gastará en el plazo de cinco años 60.000 millones de dólares anuales en costes de envío, siendo muy importante en los mismos la parte de personal. Y Amazon es una empresa que conoce de sobra las ventajas de la tecnología en su operativa diaria.

Sin ir muy lejos, Amazon adquirió en 2012 la empresa de robótica Kiva Systems, pagó por ella 775 millones de dólares. En cualquier centro logístico de Amazon la labor de los robots es fundamental para llevar miles de referencias a los operarios del almacén al empaquetado, etiquetado y paso a vehículos para reparto.

Fuente: Forbes

Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto