¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    El BMW Z4 Roadster cesará producción en 2025, claves de un adiós esperado

    El BMW Z4 Roadster cesará producción en 2025, claves de un adiós esperado
    El BMW Z4 Roadster dirá adiós en 2025
    Fran Romero
    Fran Romero4 min. lectura

    El roadster de los bávaros tiene los días contados. Uno de los pocos supervivientes del mercado con esta carrocería, el BMW Z4 dirá adiós al final de su ciclo de vida comercial en 2025. Los de Múnich se quitarán un modelo de encima que, en su tercera generación, no está teniendo el éxito que se esperaba.

    Se sabía desde un principio pero BMW se tiró a la piscina medio llena con una generación completamente nueva del Z4 Roadster. Un modelo muy de nicho, y prácticamente uno de los pocos supervivientes que quedan en este exclusivo mercado. La idea era competir con el Porsche 718 Boxster y no dejarlo a solas con todo el mercado para el deportivo, al mismo tiempo que aportar un importante extra de caché.

    La firma bávara decidió meterse de lleno en el proyecto junto con Toyota. Los japoneses querían recuperar el espíritu del Supra, por lo que se presentó la oportunidad perfecta para ambos fabricantes compartiendo todo el coste del desarrollo y con una condición clara: el germano no tendría versión coupé y el japonés prescindiría de un roadster.

    BMW Z4 Roadster
    La tercer generación del BMW Z4 Roadster se estrenó en 2018, pero no da frutos

    Las claves de la desaparición del BMW Z4 Roadster

    BMW casi tiró la casa por la ventana para el desarrollo de este modelo, con un diseño más elegante en el frente y más deportivo por detrás, pero no ha logrado su objetivo de conquistar a muchos miles de clientes. De hecho, el próximo año 2023 se lanzará una actualización de medio ciclo de vida y será más que ligera. Tanto que no recibirá ni el nuevo cuadro de instrumentos digital que se está imponiendo en los nuevos modelos de la marca.

    En este sentido, Porsche ha estado muy tranquila, porque no se le ha acercado al 718 Boxster, que ha sido exprimido al máximo con diferentes opciones, algunas más radicales. En gran medida, porque los de la división deportiva apenas han alcanzado el primer nivel con la versión «M40i» que luce los genes de M Performance. Esta ha sido una de las claves por las que el Z4 no ha podido medirse de tú a tú con el rival de la marca de Stuttgart.

    Su única posibilidad de sobrevivir es convertirse en eléctrico y está descartado de antemano. Sabemos que ni se les ha pasado por la cabeza. El Z4 saldrá de producción cuando termine su ciclo de vida comercial a mediados de 2025. Un modelo del que sienten cierta indiferencia, ya que no aporta volumen y que, quizás tenga que agradecer el recibir mejoras el próximo año, porque no habría sido extraño que hubiesen recortado el ciclo de vida en dos años y prescindir de él lo antes posible. Pero hay que seguir al Boxster, aunque sea desde lejos, y hasta que Porsche lance su sustituto.