¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
    Autobild.es

    Raro ejemplar del Bugatti EB110 GT con homologación USA a subasta

    17

    Un ejemplar muy especial del ya de por si raro Bugatti EB110 GT será llevado a subasta el próximo mes de enero en Scottsdale, Arizona. Esta unidad pasó varios años en el concesionario a la espera de encontrar dueño y cuenta con una configuración de color única.

    Bugatti EB110 GT 1993.

    El próximo mes de enero arrancará el calendario de grandes subastas del año con la cita de Scottsdale, Arizona, donde todas las grandes casas tienen ya su cita programada, con fantásticos lotes a la venta.

    Una de las piezas más llamativas de la oferta de RM Sotheby’s es este raro ejemplar del Bugatti EB110 GT, la versión de 550 caballos del deportivo fabricado por el proyecto Bugatti Automobili en Campogalliano, Modena. Esta unidad no solo cuenta con un estado de conservación perfecto y original, la numeración de chasis y mecánica es la que disponía cuando salía de la factoría italiana en 1993, sino que dispone de ciertas peculiaridades y además goza de un historial muy llamativo, incluyendo alguna anécdota histórica.

    Por su documentación, este bastidor fue encargado en octubre de 1993 y fue terminado a finales de ese mismo año. Su primer destino fue un concesionario de Alemania, donde debido a la crisis económica de mediados de la década de los noventa, el ejemplar languideció durante unos pocos años a la espera de un comprador. Su primer y único propietario hasta la fecha fue August Nüechter, quien se hizo con el en 1995.

    Protagonista de la sorprendete bancarrota de la compañía.

    Nüechter usó el modelo durante un tiempo y cuando ya había realizado 300 kilómetros, decidió realizar con él un viaje hasta la propia factoría en Italia -a 750 kms de su domicilio- para realizar la revisión de los primeros 1.000 kilómetros. Lamentablemente, el azar quiso que llegara a la factoría de Campogalliano la misma mañana que la compañía fue declarada en bancarrota, en uno de los procesos más inesperados y misteriosos de la historia de esta industria. Cuando Nüechter llegó a la planta en Campogalliano se encontró a los desolados y sorprendidos empleados en la puerta de la fábrica.

    No fue hasta tiempo después que se conocieron los detalles del cese de producción en Bugatti Automobili. Un día, sin previo aviso, llegaron las autoridades y se clausuraron las instalaciones, sacando a la calle los empleados. En esos informes se mencionaba que esto pilló de improvisto tanto a los trabajadores como a los pocos clientes que acudieron esa mañana a la planta. Nunca se supo cuantos clientes realmente acudieron ese día, pero Nüechter y su Bugatti EB110 de color negro fue uno de ellos. Una vez allí tuvo que improvisar con especialistas locales la revisión de su vehículo antes de regresar a Alemania.

    Ejemplar único

    Aunque debido al poco tiempo que Bugatti Automobili estuvo produciendo el modelo, del que se fabricaron menos de 140 unidades en sus dos versiones posibles, no llegó a contar con versiones o ediciones especiales, unos pocos ejemplares lograron distinguirse del resto por su configuración. Este ejemplar es el único conocido en esta combinación de color, carrocería en negro Nero metallic e interior en azul oscuro con asientos en piel gris.

    Contaba con un V12 de 3.5 litros y 4 turbos.

    August Nüechter usó el coche durante un tiempo y cuando se tuvo que trasladar a Estados Unidos a finales de los años noventa se lo llevó con el. Como el EB110 nunca se llegó a comercializar de manera oficial en ese mercado se vió obligado a recurrir a una empresa para poder homologarlo, J.K. Technologies, por lo que desde 2005 es uno de los escasos ejemplares del modelo que pueden rodar legalmente por carreteras estadounidenses. Incluso a día de hoy, hay muy pocas unidades homologadas en USA.

    Desde otoño de 2005 el ejemplar ha permanecido almacenado, aunque durante todo este tiempo ha sido preservado y perfectamente mantenido para mantenerlo en buen estado de uso. No ha sido hasta ahora que el modelo ha vuelto a salir a la luz, aunque primero ha sido llevado a revisión a uno de los más reputados especialistas del modelo, B. Engineering.

    Esta pequeña compañía italiana fue fundada tras la desaparición de Bugatti Automobili por responsables de la propia fábrica de Campogalliano. Estos expertos, que cuentan con los registros originales de la factoría, han autenticado el bastidor, motor y transmisión de este ejemplar, además de completar una revisión completa y darle una puesta a punto fechada en octubre de este mismo año.

    Aunque hoy casi ha sido olvidado fue todo un hito en su día.

    RM Sotheby’s sacará a subasta esta unidad el próximo mes de enero, y sus estimaciones le apuntan un valor entre los 750.000 y los 950.000 dólares.

    Comparativamente, el EB110 de 550 CV es considerablemente más económico que sus sucesores fabricados por el grupo Volkswagen, y a pesar de no contar con cifras tan astronómicas como estos, el EB110 supuso varios hitos de la industria en su día. No solo fue el deportivo más rápido del mundo (durante un corto período de tiempo) sino que fue el primer modelo de producción en contar con un bastidor monocasco realizado en fibra de carbono, además del primer superdeportivo (de producción regular) en contar con un motor de cuatro turbos y tracción total.

    Al contrario que otros muchos superdeportivos de potencia descomunal, el EB110 se desenvolvía realmente bien en circuito y su agilidad y calidad de fabricación impresionaron al mismísimo Ferdinand Piëch, en aquel entonces todavía siendo el mandamás del grupo VAG, lo que le llevó a comprar los derechos de la marca tras su bancarrota y comenzar el proyecto Veyron.

    Fotos: RM Sotheby's

    Raro ejemplar del Bugatti EB110 GT con homologación USA a subasta