¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
Autobild.es
  • Carlos Ghosn se enfrenta el martes a una audiencia pública en Japón

Carlos Ghosn se enfrenta el martes a una audiencia pública en Japón

El ejecutivo que sacó de la miseria a Nissan hace 20 años y ha llevado a tres fabricantes a la cúspide de ventas de automóviles en una simbiótica alianza vive sus horas más bajas. Está detenido en Japón y se enfrenta a cargos que le pueden llevar a la cárcel 10 años.

Corte del Distrito de Tokio - Fotografía: 663highland (Wikipedia) CC BY 2.5

Carlos Ghosn permanece bajo custodia de las autoridades japonesas desde que fuera detenido en el aeropuerto de Haneda (Tokio, Japón) el 19 de noviembre de 2018. La situación judicial del máximo ejecutivo de la Alianza Renault Nissan Mitsubishi -hasta entonces- se está complicando a marchas forzadas.

La Corte del Distrito de Tokio anunció el pasado viernes que el próximo martes habrá una audiencia pública, en la que Carlos Ghosn escuchará las acusaciones formales y los motivos por los que permanece arrestado preventivamente, y será escuchado por un juez. No se le ha visto en público desde hace casi dos meses.

La audiencia tendrá lugar a las 10:30 -hora local- es decir, las 2:30 en la Península en la madrugada del día 8. Hasta el día 11 de enero Ghosn puede ser retenido por las autoridades al entrar en efecto una tercera orden de arresto que ha seguido a las dos anteriores. Los cargos son graves y pueden llevarle a la cárcel 10 años.

Hace meses, un chivatazo interno puso en alerta a Nissan y se inició una investigación. Presuntamente, Carlos Ghosn ha recibido una retribución en "A", y otra en "B". En otras palabras, por un lado está su sueldo oficial, en la contabilidad, en conocimiento de las autoridades y los reguladores bursátiles, y por otro una parte "en negro", para así pagar menos impuestos y tener un sueldo menos escandaloso.

La cantidad defraudada se aproxima a la mitad de su salario "A"

Según cálculos de Bloomberg, en 2017 Carlos Ghosn se embolsó 8,5 millones de dólares por Renault, 6,5 millones por Nissan y 2 millones por Mitsubishi; en total, casi 17 millones de dólares. Cierto es que Ghosn genera mucho dinero a los tres fabricantes, pero sigue siendo una cifra bastante exagerada.

En teoría, Ghosn ha ocultado una retribución de 8.000 millones de yenes, que son unos 63 millones de euros. Una parte se presuntamente se habría ocultado entre 2011 y 2015 (primera acusación) y otra entre 2015 y 2018 (segunda acusación). En empresas cotizadas tan grandes resulta algo que los reguladores no pueden obviar. Nissan y Mitsubishi ya le han destituido de su cargo.

Renault confía todavía en la presunción de inocencia de Ghosn, pues simplemente está siendo acusado, no ha sido condenado en firme por ningún delito

La tercera acusación, que es por la que aún sigue detenido sin opción a fianza, es por haber desviado fondos de Nissan para tapar asuntos financieros personales. Ghosn perdió dinero en unas inversiones durante la crisis de Lehman Brothers en 2008, y de alguna forma consiguió atribuir presuntamente esas pérdidas a la empresa, 14,5 millones de euros.

¿Qué necesidad tiene unos de los principales ejecutivos del mundo del automóvil de cometer tales irregularidades, con el pastizal que gana?

La fiscalía considera que Ghosn ha causado daño contable a Nissan, cargo que conlleva una condena de hasta 10 años. Hasta el momento sabemos que Ghosn ha negado tales acusaciones y quiere defenderse. La ley japonesa permite los interrogatorios sin la presencia de abogados y largos periodos de detención preventiva.

Además, los fiscales le están presionando para que firme una confesión en japonés, un idioma que Ghosn no habla ni sabe leer. Lo ha confirmado su hijo Anthony en una entrevista al medio francés Le Journal du Dimanche, partiendo de lo que le han contado los abogados nipones de su padre. También ha comentado que Carlos Ghosn ha perdido 10 kilos desde que está detenido.

Nissan controla a Mitsubishi desde el escándalo de emisiones en Japón de dos modelos kei car, destapado por Nissan

En el sistema penal japonés es difícil para los reos defenderse, ya que las acusaciones se van conociendo paulatinamente, por lo que los abogados tienen dificultades para elaborar estrategias de defensa. Ghosn se resiste a firmar esa confesión y quiere defenderse en un juicio.

El ejecutivo solo tendrá 10 minutos para hablar, en los que expondrá su versión de los hechos. Su mano derecha, Greg Kelly, fue liberado el 25 de diciembre tras haber soltado una fianza de 70 millones de yenes, es decir, 557.000 euros. Está a la espera de juicio, y Nissan también ha prescindido de sus servicios por mala conducta.

Si Ghosn cae, indudablemente habrá efectos en la triple alianza de fabricantes. Los franceses aún confían en Ghosn y Thierry Bolloré está asumiendo temporalmente sus funciones. Si no están capitaneados por la misma persona, la situación es la siguiente: Renault tiene el 43,4% de Nissan, Nissan el 15% de Renault, y Nissan el 34% de Mitsubishi tras -paradójicamente- otro escándalo de mala conducta de los directivos anteriores.

Es una oportunidad de oro para Volkswagen para volver al primer puesto de fabricantes de automoción.

Noticias relacionadas

Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto