¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
    Autobild.es

    Carlos Ghosn continúa elaborando su "vendetta" contra Nissan y Mitsubishi

    El que fuera ejecutivo todopoderoso en la Alianza Renault Nissan Mitsubishi está siendo todo un dolor de cabeza para sus antiguos empleadores, aunque también lo es para las autoridades japonesas. Es más, puede que veamos una película o miniserie de Ghosn.

    Al conde de Montecristo, Liam Neeson y Charles Bronson -entre otros especialistas en venganzas- les va a salir un competidor en la vida real, Carlos Ghosn. La rocambolesca historia que lleva ya un recorrido de 14 meses puede acabar en el cine y/o televisión, y todo con su beneplácito.

    Michael Ovitz, ex presidente de Disney (1995) y fundador de la agencia Creative Artists, ha sido fichado por el ex ejecutivo de triple nacionalidad -brasileña, francesa y libanesa- para gestionar aquellas ofertas que se hagan para hacer una obra derivada de su calvario judicial y posterior fuga. Podría haber millones de dólares en juego.

    Anteriormente se había barajado el nombre de John Lesher, que produjo "Birdman" (2014), ya que Ghosn se había reunido con él durante su arresto domiciliario en Tokio. El New York Times publicó que no se llegó a un acuerdo, pero Ghosn no ha estado perdiendo el tiempo ahora que tiene las manos menos atadas en Líbano desde su fuga.

    Fotografía de perfil de Carlos Ghosn en Twitter (@carlosghosn)

    A modo de resumen, Ghosn fue arrestado en Japón en noviembre de 2018 cuando aterrizó en un avión privado, acompañado de su mano derecha en Nissan. A lo largo de 2019 fue arrestado otras tres veces -para mantenerle en prisión provisional con cargos adicionales- pero accedió a la libertad condicional no una, sino dos veces (el cuarto arresto está entre una y otra).

    Aprovechando las debilidades de la vigilancia a la que era sometido, Ghosn se escapó de Japón el 30 de diciembre, se las arregló para subir a un avión privado que le llegó a Turquía, hizo escala, y apareció en Líbano, donde es muy difícil que acabe siendo extraditado a Japón. Y allí se está despachando a gusto. Su fuga se considera "de película".

    Para la película o miniserie que se haga, hay argumento. Michael Ovitz se encargará de hacer ese trabajo de gestión, dado su experiencia en la industria del entretenimiendo desde hace más de 30 años. En la cúspide de su carrera fue presidente de Disney, cargo en el que permaneció un año, fue cesado y recibió una pingüe indemnización (140 millones de dólares).

    El ex directivo de la Alianza no se resigna a jubilarse sin hacer caja. Era uno de los mejor pagados de la industria y los derechos por la historia de su fuga no son la única fuente de financiación de la que va a tirar. Uno de sus tres frentes judiciales está en Holanda, país en el que demandó a Nissan y Mitsubishi por despido improcedente.

    La Alianza tenía sendas sociedades de responsabilidad limitada (BV) en Holanda por las ventajas fiscales

    Hoy mismo se ha celebrado la primera vista del pleito. Los abogados de Ghosn han solicitado al juez que tengan acceso a los documentos internos de Nissan y Mitsubishi en los que se justifican los motivos del despido. Así, quieren demostrar que no solo se incumplió la normativa, sino que ambas empresas estaban al corriente de lo que Ghosn hacía a nivel financiero.

    La empresa Nissan Mitsubishi BV, afincada en Holanda, debía haber comunicado a Ghosn los motivos del despido antes de hacerlo efectivo, así como haberle presentado las pruebas que lo justificaran. Como -de acuerdo a su defensa- eso no ocurrió, pide una indemnización de 15 millones de euros. Si gana, matará dos pájaros de un tiro.

    No solo la parte de la fuga tiene miga, también las circunstancias anteriores a su arresto. Se supone que Ghosn fue denunciado a las autoridades japonesas -y despedido- por haber recibido pagos en "B" para inflar sus ganancias y por trasladar a la Alianza pérdidas de sus finanzas personales. Ghosn tiene otro punto de vista al respecto.

    El ex ejecutivo defiende que ha sido víctima de un complot por sus intenciones de convertir la Alianza en un fabricante como tal (fusión) y que el sector japonés no lo quería. También ha defendido que todo lo que cobraba era legal y, obviamente, tenían conocimiento de ello en la empresa. Una de las versiones no puede ser cierta.

    Ghosn está de momento a salvo de ser apresado por las autoridades japonesas para continuar el proceso contra él, del que difícilmente habría salido airoso. Además de ese frente y del holandés, tiene otro abierto en Francia. Sea como sea, Carlos Ghosn continuará proporcionando titulares durante una buena temporada.

    Fuente: Agencias

    Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto