¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    ¿Cómo funciona el freno motor? - Retención mecánica del coche

    El freno motor se conoce también como retención mecánica.

    El coche tiende a frenarse por sí solo cuando no aplicamos presión sobre el pedal del acelerador y tampoco sobre el freno. Esto es el freno motor o la retención mecánica y se produce por la presión de la propia transmisión.

    El freno motor, también conocido como retención mecánica, no es ningún componente o sistema del vehículo -como sí lo es el propio freno- sino un concepto que tiene que ver con la transmisión y que se utiliza para conducir de manera más eficiente y reducir el desgaste del freno mecánico. La anticipación mientras estamos conduciendo, para su utilización, es uno de los puntos clave.

    El freno motor es una relación entre la situación de la transmisión y el pedal del acelerador, tiene que ver con el sistema de inyección de combustible al motor. Si la caja de cambios, con su propia relación de marchas, ejerce una mayor presión que la velocidad del vehículo, entonces se produce una retención mecánica que es lo que se denomina freno motor.

    En ciudad se acentúa el uso del freno motor, así como en atascos.

    ¿Qué es, cómo funciona el freno motor y cuándo o cómo debe utilizarse?

    Durante la conducción, es posible que el vehículo tienda a frenarse por sí solo cuando no aplicamos presión sobre el pedal del acelerador y sin necesidad de pisar el pedal de freno. Esto ocurre por el régimen de revoluciones al que está funcionando el motor; a mayor régimen de revoluciones, menor protagonismo del freno motor por la relación de las marchas con respecto a los engranajes del motor y el pedal del acelerador de nuestro coche.

    El freno motor se da en vehículos con motor térmico; es decir, coches con motor diésel, gasolina o bifuel, así como los híbridos -que se basan, a fin de cuentas, en un motor térmico-. Y su utilización es clave para hacer una conducción eficiente, en tanto que se reducen las aceleraciones innecesarias y con ello se rebaja el consumo. Además, en híbridos eléctricos es una buena forma de recargar la batería eléctrica.

    También es importante aprovechar la retención de la mecánica; es decir, el freno motor, para prolongar la vida útil del sistema de frenos. En tanto que no se utilizan para reducir la velocidad del vehículo, las pastillas de freno aguantarán en buen estado durante más tiempo -o kilómetros- si se hace una conducción eficiente aprovechando el freno motor cuando sea posible.