¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
    Autobild.es

    El asistente de voz Alexa de Amazon llega a los camiones de Volvo

    Camión Volvo FMVolvo Trucks

    Poco a poco, los asistentes de voz van llegando a los automóviles para hacer la vida más sencilla y realizar actividades propias de los copilotos. Volvo es el primer fabricante de camiones de gran tonelaje que integra el asistente Alexa.

    La lista de vehículos que integran asistentes de voz está aumentando, es una tecnología que aporta mucho valor y seguridad a la conducción, permitiendo realizar algunas rutinas sin que sea necesario apartar las manos del volante ni la vista de la carretera para nada. Alexa es el asistente de voz de Amazon.

    Hoy día hay turismos de muchas marcas que ya integran Alexa a bordo, principalmente modelos a partir de 2018. En realidad, este asistente puede instalarse en cualquier vehículo, independientemente de su edad, con el dispositivo Echo Auto. En el caso de camiones de gran tonelaje, Volvo tiene la primicia con una solución integrada de fábrica.

    Los primeros camiones que recibirán esta prestación serán los Volvo FH y FH16 (cabeza tractora alta), FM (cabeza tractora multifunción) y FMX (construcción) a partir de primavera de 2021. Los mercados de lanzamiento serán Alemania, Austria, España, Francia, Irlanda, Italia, y Reino Unido.

    De izquierda a derecha: Volvo FM, FH y FH16, y FMX

    Estos cuatro modelos de Volvo estrenaron este septiembre un paquete tecnológico para aumentar la seguridad y la productividad de los conductores. La integración de Alexa les permitirá realizar varias rutinas sin que eso afecte a su seguridad, manteniéndolos «conectados, entretenidos y productivos», asegura Volvo.

    La integración básica permite a los camioneros preguntar por una dirección, hacer llamadas telefónicas, escuchar las noticias, seleccionar emisoras de radio, acceder a audiolibros, preguntar el pronóstico del tiempo, anotar elementos en la lista de la compra... incluso es posible distraerse con algún juego de preguntas y respuestas.

    Respecto a un copiloto humano convencional supone una capa adicional de seguridad, ya que la gran mayoría de los conductores de cuatro ruedas o más tienen la peligrosa costumbre de conectar visualmente con el interlocutor, es decir, retirar la vista de la carretera. En este caso, no hay hacia dónde mirar.

    Si el camión integra el paquete de navegación de Volvo Trucks, la integración de Alexa permite buscar también rutas y no tener que programar nada manualmente. No solo eso, es posible incluso apagar la calefacción de casa, encender las luces de la entrada o dar avisos a otro dispositivo Alexa del hogar (requiere dispositivos compatibles, obviamente).

    La popularización de los asistentes de voz permitirá ir poco a poco eliminando esas lamentables imágenes del helicóptero de la DGT sorprendiendo a conductores leyendo un libro o manipulando un teléfono móvil en marcha. A nivel normativo no hay limitación alguna al uso de un asistente de voz ni se penaliza su uso.

    En la nota de prensa no se aclara si los camiones FH, FH16, FM y FMX son retrocompatibles con Alexa desde septiembre de 2020 o solo a partir de la producción de primavera. Lo razonable sería pensar que a partir de 2021 es posible realizar la integración en camiones ya matriculados mediante una simple actualización de software.

    Cómo funciona el asistente de voz Alexa

    En los dispositivos de accionamiento «manos libres» un micrófono está pendiente constantemente de una orden de activación, que en este caso es «Alexa». Cualquier cosa que se diga a continuación se grabará, se codificará y se mandará a la nube. A partir de ahí, vuelve a la fase anterior y no envía audio nuevo.

    Allí, serán servidores especializados los que transcribirán la orden y verán si pueden hacer algo con ella, bien de forma nativa o mediante alguna «skill». Así llama Amazon a las distintas aplicaciones que amplían la funcionalidad básica. La acción se realiza en la nube y el altavoz devuelve una respuesta, y eso puede incluir alguna pregunta adicional.

    Las grabaciones de voz y las transcripciones se almacenan por defecto 30 días en la nube. Según Amazon, esto permite mejorar la experiencia de uso -básicamente, Alexa acierta más- y acceder al historial de órdenes. El usuario tiene el control de qué quiere mantener en la nube, los dispositivos Alexa en sí no almacenan ninguna información.