¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
    Autobild.es

    El Citroën DS5 prepara un restyling

    El Citroën DS5 llegó al mercado en el año 2012, siendo el tercer modelo del catálogo DS de la marca francesa y su apuesta más diferenciada. Nuestros fotógrafos espía han cazado una mula de pruebas de este modelo con el frontal camuflado. Todo hace pensar que estamos un restyling para el DS5.

    En 2012 Citroën presentó el tercer modelo de la gama premium DS, el Citroën DS5. Este modelo es el único de los tres que no deriva de un modelo Citroën ya existentes y que destaca por un cuidado interior y mucho equipamiento, además de un diseño rompedor. Por concepción es un modelo sin rival en el segmento.

    A juzgar por las fotografías que nos envías nuestros fotógrafos, la firma francesa parece estar preparando un restyling del que actualmente es su buque insignia. En las imágenes solo se ve camuflaje en el frontal, aunque también sería posible que el Citroën DS5 recibiese cambios en otras zonas y que todavía no se estén probando.

    Con el camuflaje todavía es difícil apreciar los cambios y los elementos que se ven no aportan nada nuevo. Los antinieblas y los intermitentes situados bajo los faros parecen no aportar nada nuevo al diseño del coche. En cambio, las diferencias estéticas podrían situarse en la parrilla frontal, que si que parece que será rediseñada, con la matrícula en una posición más baja y un nuevo diseño para la parrilla y probablemente, los chevrones de la marca.

    En esta unidad de pruebas vemos además que hay algo raro en la zaga. Se trata de los anagramas situados a los lados. A la izquierda tenemos Citroën escrito en chino, mientras que a la derecha se ubica el logotipo de DS5, algo que el modelo europeo no incorpora, ya que el número 5 va junto al anagrama DS del centro del portón. Este es un detalle poco significativo, propio de una mula de pruebas como esta.

    En España el DS5 es un modelo que ha conseguido encontrar su público. Sus matriculaciones no son elevadas, ya que desde comienzos de 2014 se han matriculado 704 unidades (+1,9% respecto a 2013), lo que lo sitúa como el modelo menos vendido de Citroën por detrás de los C-Zero, C8 y C1. Aún así es fácil verlos por nuestras calles.

    Fotos: Baldauf / Romero