¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
    Autobild.es

    ¿Notas el pedal de embrague duro? Posibles averías e información clave

    El desgaste del embrague es normal, pero presta atención a sus posibles averías.

    Si notas el pedal de embrague duro, es posible que estés ante una avería del sistema. Antes de seguir circulando y poder acabar sufriendo una avería más grave, es recomendable que prestes atención al síntoma y la posible causa y, en algunos casos, acudas al taller.

    El embrague de tu coche debería tener siempre el mismo 'tacto'. Si este cambia, es posible que estés ante una avería por desgaste o por mal uso. Ahora bien, el tacto puede llegar a alterarse de diferentes modos, y el caso que nos ocupa es que notemos el embrague duro. Es decir, que requiere de más fuerza de la habitual para su accionamiento.

    Este cambio lo notaremos en el pedal- Si está el embrague duro, efectivamente nos costará algo más de lo habitual su uso. Es decir, que tendremos que aplicar más fuerza de la que de normal aplicaríamos para conseguir que el pedal del embrague llegue al fondo. Y esto, como avanzábamos, puede estar alertándonos de una serie de averías.

    ¿Por qué noto el embrague duro en mi coche? Estas son las posibles averías...

    Si está el embrague duro, y requiere más presión de la habitual para su accionamiento, es posible que tengamos algún tipo de problema con el selector. Si este es el origen del problema, su solución podría ser tan sencilla como lubricar el componente, o limpiar esta pieza de forma correcta, y veremos que todo vuelve a funcionar de la forma habitual. No obstante, hay casos en los que se tiene que sustituir el selector por desgaste o una avería más importante.

    Un embrague debería durar tanto como aguante el coche, pero no siempre es así.

    Sin embargo, en caso de que notemos el embrague algo más duro de lo habitual, es posible que también estemos teniendo problemas con el disco del embrague. El desgaste sobre el mismo puede provocar que el pedal tenga una respuesta anómala, requiriendo de más presión que cuando el funcionamiento de esta pieza, y su estado, son los correctos. Y la única solución, si este es el origen del problema, es proceder a la sustitución.

    A qué debes prestar atención

    El embrague debería tener una vida útil larga, muy larga. De hecho, no son pocos los coches que mantienen su embrague de origen durante toda su vida, a pesar de que este sistema vaya desgastándose a lo largo del tiempo. En cualquier caso, debemos prestar atención a otros factores y cambios para detectar posibles problemas con el embrague con anticipación.

    De este modo, si detectamos anomalías de manera anticipada, podemos aplicar la solución que corresponda y evitar averías mayores. Que no solo pueden dejarnos tirados en cualquier momento, sino que además implicarán un gasto mayor y, por supuesto, plazos más largos en los que nos quedaremos sin nuestro vehículo.

    Presta atención a los olores; el embrague quemado tiene un olor muy característico, y puede deberse a la fricción de algunos de sus elementos, por ejemplo. Si detectamos un olor extraño, del embrague, es recomendable parar en un lugar seguro, parar el motor y dejar que la temperatura vuelva a normalizarse antes de emprender de nuevo nuestra marcha, prestando siempre atención a que haya dejado de oler de esta manera.

    Si notas el pedal de embrague duro, puede que sea un síntoma de una avería.

    Si el embrague se avería, además de notar el pedal duro, también podemos percibir ruidos extraños. El cambio entre velocidades debería ser suave y silencioso, pero hay ocasiones en las que se dan ruidos extraños por averías en componentes como el mando de transmisión, la rótula de la horquilla de embrague, el collarín y otros. Este tipo de averías, y otras, podemos notarlos por problemas al cambiar de marcha, por ejemplo, o sencillamente porque el embrague patina.

    ¿Qué hago si noto el embrague duro?

    Para evitar averías mayores, conociendo ahora que un embrague duro es un síntoma de avería o desgaste de alguna de las piezas del sistema, lo mejor es acudir a un taller para que revisen las partes que corresponda. Aunque podemos anticipar algunas de las averías más frecuentes, con estos síntomas, no hay nada como una inspección detallada para dar con el origen de esta anomalía.

    Y es conveniente acudir al taller a la mayor brevedad posible. Porque con estos, como con otros síntomas de componentes relacionados y no relacionados, es fundamental detectar el problema a tiempo si no queremos que afecte a otros sistemas del vehículo.

    Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto